junio 21, 2010

RA, DIOS DEL SOL

El sol nos examina con su luz. El disco solar es el auténtico rostro u ojo de Dios, que nadie puede ver. El sudor nos hace partícipes de él.
La luz del Sol lo lee todo, la luz del sol es luz lectora.
La luz del Diablo es luz de neón.
La luz de neón no es inteligente.
El mundo está dividido en dos: rayos de luz y rayos de neón.
Cuando ya se cubra el Sol, no quedará más civilización, el último mono de la Tierra estará jugando con una piedra. Venus le vigilará y Júpiter se alejará.
Cuando el sol se apague nos enteraremos en la Tierra en ocho minutos.
Las tinieblas: blanca-muerte-nada.
Que Don Quijote venció al Molino o MUNDO al amanecer, después de desayunar.
En la Historia, atardece por El Escorial.
Y en la noche Don Quijote cabalga de nuevo sobre la estela de leche que van desprendiendo las Galaxias.
Tendrás que regalar tu sombra al que te roba el fuego o furor divino interior.
En la sombra están todos tus antepasados.
Que el diablo es el hombre del saco.
Y la luz negra se mete en las cloacas, ¡por donde van las ratas!
Y a pesar de lo que digas, mañana será otro día.
La luz del Espíritu Santo es de esencia almibarada.
La luz del Sol es una Verdad.
La sangre roja y caliente del toro brilla al sol.
El valiente da la sangre con honor.
El valor del oro es amarillo.
ORO, palabra innombrable que es del Diablo.
La luz blanca de la luna: el astronauta Don Quijote que miraba al techo de la nave, en la burbuja en la que le habían encerrado, claraboya del ayer, expresión del mañana. Y pide una oración: "que allí en el Cielo Escuro de la materia inerte les llegue la luz del sol, a los que no les llega". La misión "que les llegue".
Y el agua de la lluvia nos bautizará de nuevo, y aunque tú no quieras, mañana volverá a salir el sol.

(Hospital Ramón y Cajal, agosto 1993)

No hay comentarios:

Publicar un comentario