March 31, 2014

MUHAMMAD XI (1474)

Spanish BOABDIL (died 1527).

Last Nasrid sultan of Granada.

His reign (1482-92) was marked by incessant civil strife and the fall of Granada to Ferdinand and Isabella of Aragon and Castile, THE CATHOLIC KINGS.

Instigated by his mother, a jealous wife, Boabdil rebelled against his father, the sultan Abu al-Hasan Ali (called in Spanish sources Muley Hacén, or Alboacen) and with the aid of the Abencerrajes family seized the Alhambra in 1482 and was recognized as sultan.

Ab al-Hasan succeeded in recapturing the capital but was deposed by his brother az-Zaghall.

On Boabdil first military venture (1483) against the Castilians he was captured and to obtain his release signed the Pact of Córdoba promising to deliver to the Castilians that part of his domain that was in the control of az-Zaghall in return for their help in recovering the part that was held by Abu al-Hasan; the death of his father in 1485 enabled Boabdil to reoccupy the Alhambra.

In 1491 az-Zaghall, after stiff resistance, was forced to surrender the territory under his command (eastern Granada and the dictrict of Almería) to the Castilians and emigrated.

Boabdil holding only the town of Granada was now in a hopeless position. After a siege that began in 1491 he too surrended on Jan. 2, 1492 bringing an end to Muslim rule in Spain and the completion of the Christian Reconquista.

Boabdil was granted a small territory in the Alpujarras district of southern Spain.
In 1493 he went into exile in Morocco and entered the service of the Marinid ruler of Fés.
Called el rey chico (the little king) by the Castilians and al-zogoybi (the poor devil) by his own subjects. Boabdil emerges as a tragic figure, victimized by his ambitious mother and his own weak nature.

His life story, interwoven with legend, survives in folktales, such as those collected by Washington Irving in The Alhambra (1832).

ANNA CORA MOWATT (1847-74)

U.S. playwright and actress, author of the satirical play Fashion.

A precocious child she acted at the age of five and had read all of Shakespeare´s plays before she was ten.

Her marriage at 15 to James Mowatt, a New York lawyer, gave her ample opportunity to continue dabbling in the arts.

In 1841 after her husband lost his wealth she turned to performing and writing in earnest, giving poetry readings and writing articles for the popular magazines.

In 1845 she wrote Fashion the play with which she has since been associated. A devasting social satire Fashion expressed the growing feeling in the United States against emulation of European manners.

In June 1845 Mrs. Mowatt made a successful debut as an actress and entered another phase of her many-sided career.

In addition to Fashion she wrote the plays Gulzara (1841) and Armand (1847) and in 1854 her Autobiography of an Actress.

James Mowatt having died in 1851 she married William F. Ritchie in 1854 and retired from the stage.

LUCRETIA MOTT (1847-74)

Pioneer reformer who with Elizabeth Cady Stanton founded the organized women´s rights movement in the U.S.

At the age of 13 she was sent to a Friends´boarding school near Poughkeepsie, N.Y. where two years later she was engaged as an assistant and later a teacher. It was then that her interest in women´s rights began. Solely because of her sex she was paid only half the salary male teachers were receiving.

After her marriage in 1811 to James Mott also a teacher at the school, the couple moved to Philadelphia. Both were members of the Society of Friends and Lucretia became a Quaker minister in 1821. Later they associated themselves with the Hicksite Friends branch which tended toward a quasi-Unitarian position.

The Motts were active in the campaign against slavery and after the passage of the Fugitive Slave Law of 1850 their home became a sanctuary for runaway slaves.

In 1848 taking up the cause of women´s rights (see woman suffrage) she and Elizabeth Stanton called a convention at Seneca Falls, N.Y., the first of its kind, "to discuss the social, civil and religious rights of women". The convention issued a Declaration of Sentiments modelled on the Declaration of Independence, it stated that "all men and women are created equal..."

From that time Mott devoted most of her attention to the women´s rights movement.
She wrote articles, lectured widely, was elected president of the 1852 convention at Syracuse, N.Y. and attended almost every annual meeting thereafter.

After the Civil War (1861-65) she also worked for voting rights and educational opportunities for freedmen.

Until her death at 87 she was considered one of the most effective reformers in the country.

MOTO-ORI NORINAGA (1774)

The most eminent scholar in Shinto and Japanese classics.

His father a textile merchant died when Norinaga was 11 years old but with his mother´s encouragement he studied medicine in Kyoto and became a physician.

In time he came under the influence of the National Learning (Koku-gaku) movement wich emphasized the importance of Japan´s own literature. Moto-ori applied careful philological methods to the study of the Kojiki, the Tale of Genji, and other classical literature, and stressed mono-no-aware (sensitiveness to beauty) as the central concept of Japanese literature.

Moto-ori´s study of Japanese classics, especially the Kojiki, provided the theoretical foundation of the modern Shinto revival. Rejecting Buddhist and Confucian influence on the interpretation of Shinto he traced the genuine spirit of Shinto to ancient Japanese myths and the sacred traditions of the ancient odea of kami is somewhat analogous to the theory of the nonrational factor in the idea of the divine put forth by Rudolf Otto in 1917.

Kami, according to Moto-ori was "anything whatsoever which was outside the ordinary, which possessed superior power or which was awe-inspiring".

Moto-ori also reafirmed the ancient Japanese concept of musubi (the mysterious power of all creation and growth) which has become one of the main tenets of modern Shinto.

Moto-ori revered the sun-goddess Amaterasu Omikami as the supreme deity. While he accepted ethical dualism, he believed that evil existed for the sake of good, as an antithetic element of the dialectical higher good. In his view, life in this world is eternally developing and history has no end. He accepted the world as it is a pure and meaningful and affirmed the importance of here and now. Conversely he held that after this life every man whether virtuous or evil, and not as a consequence of retribution, is destined to go to an eternal state of darkness. To him, faith in Shinto meant living every moment with absolute reliance on the will of the kami, accepting the joy of life and the sadness of death.

March 28, 2014

DESANTUL VA FI DIRECT ÎN INFERN II

Los autobuses VIP Class del Opus Dei, el hombre del saco dentro de los colegios de La Moraleja, te toca lo que te toca y todas las mujeres tienen un espejo tocador.

Esta mañana todas las jovencitas fumando, potingues y mejunjes para tu cara, dejas la tapicería del coche con el Hello Kitty, en el salón de Pasos Perdidos del Parlamento está el cadáver de Adolfo Suárez, en esta sociedad informada cada vez hay menos recurso para la tontería de unos y la astucia de otros, por lo que el pan se dará directamente a la boca, a no ser que se quiera dejar morir de hambre a los informados.

Lo telemático también producirá errores y a qué persona de buena fe acudiremos para solucionarlos, estos funcionarios tiene que jugar a muchas bazas y no creo que se escaqueen con malas prácticas, en la empresa privada será un sálvese quien pueda y los que las hemos pasado canutas recurrimos a recursos más allá de lo humano.

Puede ser que estén metiendo contra ti mucha presión fuerzas oscuras de conocidos en tu iglesia-familia-y trabajo, este es un pueblo que se ha relajado por oscuros intereses con demasiado barroquismo y adornos y han perdido las formas y la disciplina, la convivencia social se ha hecho sumamente difícil y tengo la ducha como la cabina telefónica de López Vázquez.

Yo soy el tio más chulo que madre ha parido,/ y me voy a tumbar en la Castellana,/ esas moras huelen a vaselina, cuando yo no sabía nada del juego del poder la Virgen me protegía, no es lícito dudar de la realidad del amor ni de su importancia, y quién ama más y quién juega más al Poder el presidente Obama o el papa Francisco.


Los astrónomos se dedican a mirar allá a lo lejos en vez de mirar los problemas que hay acá cerca, soy un mago ven aquí nube y lo de la luz que no parpadee.

March 25, 2014

LA DEMOCRACIA TEOLÓGICA CRISTIANA

Ni democracia ni socialismo ni comunismo.
Solo anarquismo.
Ni República ni creencias religiosas que son de regímenes autoritarios.
Solo anarquismo.
Pero mejor que un escéptico anarquista y un violento antisistema está el cristiano que se sacrifica y se reconforta con las obras buenas.
La dignidad de la persona en que el alma es de Dios que es nuestro único superior en cuanto a valores.
La oración y la religión para tener remordimientos, reconocer la culpa, hacer penitencia y propósito de enmienda y todo para evitar el egoísmo del individuo y hacer el bien al colectivo.
Ésta es la Democracia Teológica Cristiana.

March 24, 2014

EDUARD FRIEDRICH MÖRIKE (1874)

One of Germany´s greatest lyric poets, some critics putting him next to his master Goethe.

After studying theology at Tübingen (1822-26) Mörike held several curacies before becoming in 1834 pastor of Cleversulzbach, the remote Württemberg village immortalized in Der alte Turmhahn where inhabitants and pastor are seen through the whimsical but percipient eyes of an old weathercock.

All his life Mörike suffered from psychosomatic illnesses, no doubt intensified by unconscious conflict between humanism and church dogmas. When only 39 Mörike retired on a pension but after his marriage to Margarete von Speeth in 1851 he supplemented his pension by lecturing on German literature at a girls´school in Stuttgart. After happy years of rich literary achievement, tensions caused by Margarete´s jealously of Clara, Mörike´s sister who lived with them, almost killed his creative urge. Mörike spent his last two years with Clara and his younger daughter separated from Margarete and died poor and unhappy.

The variety of Mörike´s small output is astonishing. Everything he wrote has its distinctive flavour but in his early days romantic influences preponderate.

His novel Maler Nolten (1832) in addition to its stylistic perfection and phychological insight into mental unbalance explores the realm of the subconscious and the mysterious forces linking Nolten and his early love even beyond the grave. Mörike´s poems in folk-song style and his fairy tales also smack of German romanticism, though his best folk tale Das Stuttgarter Hutzelmännlein (1853) is peculiarly his own, with its Swabian background and humour. In his Novelle, Mozart auf der Reise nach Prag (1856) he penetrates deeper into Mozart´s personality than do many longer studies. 

It is as a lyric poet that Mörike is supreme. He handled free rhythms, sonnets, regular stanza forms and more particularly inhis later poems, classical metres, with equal virtuosity. The Peregrina poems, immortalizing a youthful love of his Tübingen days and the sonnets to Luise Rau, his one-time betrothed, are among the most exquisite German love lyrics.

ZSIGMOND MÓRICZ (1947)

Realist novelist who wrote of villages and country towns.

While working as a journalist he published his first story (1908) in the review Nyugat (The West) which he later came to edit.

In his many novels and short stories finely characterized men and women of various social classes come into collision and their fierce energies collapse or degenerate into a murderous passion. Some of his works are veritable dances of death of the morbid and doomed elements of society.

Móricz´s greatest works include his first novel Sárarany (1910, Gold in the Mire) and A boldog ember (1935, Tha Happy Man) which portray individualist peasant characters against the collective life of a village. Kivilágos kivirradtig (1924, Till the Small Hours of Morning) and Rokonok (1930, Relatives) deal with the life of the decaying provincial nobility.

In Móricz´s world marriage and family life are fraught with bitter conflicts, but he also evokes pure, even idyllic love as in Légy jó mindhalálig (1920, Be Good Till Death) often considered the finest book about children written in Hungarian and in Pillangó (1925, Butterfly).

He also wrote monumental historical novels Eroély trilógia (1922-35, Transylvania, a Trilogy) and Rózsa Sándor (1940-42).

He was a master of Hungarian, his style absorbing elements of both the old language and the dialects.

SIR JOHN MOORE (1774)

British lieutenant general who during the Peninsular War (campaigns in the Iberian Peninsula against Napoleonic France) led a retreat (Dec. 24, 1808-Jan. 11, 1809) 250 miles over the snow-covered Cordillera Cantábria to La Coruña and died in battle there although his army escaped by sea.

After the outbreak of war with Revolutionary France (1793) Moore served on Corsica and in the West Indies, Ireland, the Netherlands and Egypt.

While commandings a corps at Shorncliffe Cap, Kent (1803-06) Moore by his flexible system of tactics and his efficient, humanae discipline, earned a reputation as one of the greatest trainers of infantrymen in military history.

Sent in 1808 to expel the French from Spain Moore moved north from Salamanca to attack Marshal Nicolas Soult´s French corps on the Carrión River west of Burgos. Learning that Napoleon had cut off his route of withdrawal into Portugal he retreated from Sahagún to the port of La Coruña (corunna). On Jan. 16, 1809 while Moore´s army was preparing to board British troopships, Soult launched an attack which was repulsed although Moore was mortally wounded.

In Great Britain Moore was unjustly excoriated for retreating. Strategically he succeeded: he extricated his men from a trap, forced Napoleon to divert badly needed troops from Portugal and southern Spain, and delayed the French conquest of Spain for a year.

GEORGE MOORE (1874)

Irish novelist and man of letters best known for his novel Esther Waters (1894) and for his autobiographical trilogy Hail and Farewell (1911-14).

When he was 18, he who came from a family of Irish landholders left Ireland for France to become a painter. In Paris he became friendly with the avant-garde Impressionist group and particularly with Édouard Manet. Moore recorded his years in Paris in his first autobiography Confessions of a Young Man (1888).

Deciding that he had no talent for painting he returned to London in 1882 to write. His first novels A Modern Lover (1883) and A Mummer´s Wife (1885) introduced to the Victorian novel a new note of French Naturalism and he later adopted the realistic techniques of Flaubert and Balzac. Esther Waters his best novel is a story of hardship and humiliation illumined by the novelist´s compassion. It was an immediate success and he followed it with two works written in a similar vein Evelynn Innes (1898) and Sister Teresa (1901).

In 1901 Moore moved to Dublin where he contributed notably to the planning of the Abbey Theatre. He also produced a volume of short stories The Untilled Field (1903) and a short poetic novel The Lake (1905).

The real fruits of Moore´s life in Ireland came with Hail and Farewell (Ave 1911, Salve 1912, Vale 1914). It is both a carefully studied piece of self-revelation and an acute (though not always reliable) portrait gallery of his Irish acquaintance which included W.B. Yeats, AE and Lady Gregory.

The increasing narrowness of the Irish mind, politics and clericalism had sent Moore back to England in 1911.

After Hail and Farewell he made another literary departure, aiming at epic effect he produced The Brook Kerith (1916) an elaborate stylish retelling of the Gospel story that is surprisingly effective despite some dul patches. He continued his attempts to find a prose style worthy of epic theme in Héloïse and Abélard (1921). Later works included A Story-Teller´s Holiday (1918), a blend of autobiography, anecdote, Irish legend and satire, Conversations in Ebury Street (1924), autobiography, The Pastoral Loves of Daphnis and Chloe (1924) and Ulick and Soracha (1926) an Irish legendary romance.

From 1911 until his death he lived on Ebury Street a legendary figure though as the years went by perhaps a slightly neglected one.

March 23, 2014

22-23 M LA MARCHA DE SUÁREZ Y DE LA DIGNIDAD

De Cebreros puede salir algo bueno, no se puede celebrar la muerte de Adolfo Suárez como roca en el firmamento, mira cómo ha acabado la democracia sin derecho a la vivienda ni al trabajo ni a la pensión ni al Estatuto de los Trabajadores.

Tenemos claro que en la acción española debemos enfatizar la supremacía del Estado y de sus relaciones con otras naciones sin caer en la extrema ala derecha de la propiedad y caciquil de las clases sociales sino en nuestro esfuerzo y simpatía naturales que nos poseen y unen como característica intrínseca del pueblo pero hay demasiada clase de basura que se mueve por ahí en todo tipo de condición social, política y económica que ha rebajado la dignidad de la persona respetada y defendida por la democracia.

Cuando la estética ya no precisa de las medidas de la proporción, por eso esas piernas torcidas de esa chica son bonitas, esas barrigas de bodegón y panderos de globo son muy cálidos, y así también los rostros de la dignidad pataleada y manchada merecen nuestro abrazo y amor,/ cuando ya desaparece la carne/ y surgen los huesos/ que avisan del polvo de ceniza a que nos obligan.

Con los datos que tenemos podemos hacer la prospectiva de los escenarios de futuros posibles, elegimos el caso del capitalismo de las ratas en Detroit, el caso de los millonarios chulitos de Moscú, el caso de los niños indefensos que mueren por falta de comida y agua en el Tercer Mundo, el caso de los refugiados sudorosos subsaharianos de Melilla y el caso del Papa blanco y bonachón como Menuda Bola de Azúcar de Esperanza.

Por todo tipo de contratos hay prostitución de la dignidad, tal es la impiedad de no creer en los dioses de los humanos, que nos obliga a un próstilo de columnas delante de nuestras casas, de esas semiverdades que como corona regia llevamos en nuestras cabezas y que si solo son aire nos harán caer.

Desde Carlomagno se están sobreexplotando los bosques, queremos obras para la salvación de las almas, cuál es el protocolo de la calle que no sea prostático, el protocolo de los programas y transmisiones de los móviles y la aparición del Anticristo en muchos aspectos de la sociedad.



March 21, 2014

EL DANZAR DEL HIJO DE TISANDRO

HIPOCLIDES EN SICIÓN

En la siguiente generación la familia se hizo mucho más famosa que antes gracias a la distinción conferida por Clístenes, el amo de Sición.

Clístenes... tenía una hija, Agarista, a la que deseaba casar con el mejor hombre de toda Grecia.

Así, durante los juegos olímpicos, en los que él mismo había ganado la carrera de carros, realizó un anuncio público al efecto de que cualquier griego que pensara que era lo suficientemente bueno como para convertirse en el yerno de Clístenes se presentara en Sición en el plazo de sesenta días -o antes si lo deseaba- porque pretendía, dentro del año que siguiera al día sexagésimo, casar a su hija con su futuro esposo.

Clístenes dispuso un lugar para realizar carreras y luchas especialmente preparado con este propósito, e inmediatamente los pretendientes comenzaron a llegar -todo hombre de nacionalidad griega que tenía algo de lo que enorgullecerse, o bien a causa de su país, o bien por sí mismo-...

Clístenes empezó preguntando a cada uno  (de los numerosos pretendientes) que señalara su país y parentela; después los mantuvo en su casa durante un año para conocerlos bien, conversando con ellos a veces a solas, a veces todos juntos, y probándolos a todos por sus cualidades y temperamento masculino, su educación y sus modos...
Pero la prueba más importante de todas fue su comportamiento en la mesa. Todo esto sucedió a lo largo de su estancia en Sición, y durante todo este tiempo los trató de la manera apropiada.

Por una razón u otra fueron los dos atenienses los que impresionaron a Clístenes más favorablemente, y de los dos, el hijo de Hipoclides llegó a ser el preferido...

Al final llegó el día que había sido fijado para la boda, y Clístenes tuvo que hacer pública su elección. Señaló el día mediante el sacrificio de cien bueyes, y después de un gran banquete, al que no solamente los aspirantes, sino todas las personas importantes de Sición, fueron invitadas.

Cuando concluyó la comida, los aspirantes comenzaron a competir entre sí en música y en la conversación en compañía. En estas dos competiciones fue Hipoclides el que demostró con mucho ser el campeón más valiente, hasta que al final, a medida que se consumía cada vez más vino, pidió al flautista que le tocara una melodía y empezó a bailarla.

Aunque era obvio que bailaba para su propia satisfacción, Clístenes, sin embargo, que estaba observando el espectáculo, comenzó a tener serias dudas acerca de todo el asunto.

Finalmente, después de una breve pausa, Hipoclides pidió una mesa; le fue llevada la mesa e Hipoclides, subiéndose a ella, bailó primero algunas danzas laconias, después algunas áticas, y acabó por ponerse sobre su cabeza y mover las piernas al aire.

Las danzas laconias y áticas ya eran bastante malas; pero Clístenes, aunque ya había rechazado el pensamiento de tener un yerno como ese, no obstante, se controló y se las arregló para evitar un estallido; pero cuando vio a Hipoclides agitando las piernas, ya no pudo soportarlo.

"Hijo de Tisandro -gritó-, has perdido tu matrimonio gracias a la danza".


LAS HISTORIAS
Heródoto, Siglo V a.C.

EL ARTE DE INSULTAR DE ARTHUR SCHOPENHAUER

Para los alemanes es incluso bueno que las palabras sean algo largas, pues como son tardos de pensamiento, así disponen de tiempo para reflexionar.

El rasgo nacional por antonomasia de los alemanes es la pesadez. Se manifiesta en sus andares, en sus actos, en su lengua, en cuanto dicen, en lo que cuentan, en sus entendederas y en sus pensamientos, pero, muy especialmente, en su estilo al escribir.

Téngase presente siempre la frase de Baltasar Gracián: "Lo bueno, si breve, dos veces bueno", que, creedme, se debe recomendar muy especialmente a los alemanes.

Ya Platón se burlaba de esas pretensiones de la astronomía y recordaba que lo sublime y elevado no es necesariamente lo que está arriba (República, libro VII).

Desde el punto de vista de la filosofía, se podría comparar a los astrónomos con gente que asistiese a la representación de una gran ópera, pero sin distraerse con la música o el argumento, sino interesándose solamente por la tramoya y los decorados, y que al final se considerase muy afortunada por haber comprendido perfectamente la disposición y el funcionamiento de los mismos.

La naturaleza -que sabe que homo homini lupus (el hombre es un lobo para el hombre)- dotó al hombre de barba para evitar que en las negociaciones o en situaciones imprevistas, y a menudo peligrosas, el adversario descubra sus emociones. La mujer, por el contrario, puede prescindir de ella, ya que en su caso la ocultación y el fingimiento (contenance) son facultades innatas.

El hombre es el único animal que causa dolor a otros sin ninguna finalidad ulterior. Los demás animales nunca lo causan más que para saciar su hambre o en el calor de la pelea... Ningún animal tortura nunca meramente por torturar, pero sí lo hace el hombre, y en esto consiste el carácter diabólico, que es mucho peor que el meramente animal.

El hombre es en el fondo un horrible animal salvaje. Lo conocemos solo en el estado de sumisión y domesticación que recibe el nombre de civilización, y por ello nos asustan las explosiones ocasionales de su naturaleza. Pero tan pronto desaparecen el candado y las cadenas del ordenamiento legal y se abre paso la anarquía, se muestra como el que realmente es. Quien desee ir sabiéndolo ya, sin necesidad de esperar a que se den esas ocasiones, puede convencerse leyendo alguno de los cientos de relatos antiguos y modernos en los que se echa de ver que el hombre nada tiene que envidiar a los tigres y a las hienas en crueldad e inexorabilidad.

La gente, tal y como es por regla general, toma a mal que no se comparta su opinión... De una controversia con ellos, la mayor parte de las veces lo único que sacaremos es una gran irritación, puesto que no solo tendremos que enfrentarnos a su incapacidad intelectual, sino que muy pronto también a su baja estofa moral.

Ni para la música, ni para la poesía ni para las artes plásticas tienen las mujeres real y verdadera sensibilidad y receptividad... Su propia naturaleza las lleva a considerar todo como un mero medio para ganar al varón, y su interés en cualquier otra cosa distinta de esa es solo simulado, un mero rodeo, y en el fondo mera coquetería e imitación simiesca.

Vemos en las obras de diversos historiadores romanos cómo en todas las épocas los judíos han provocado la repugnancia y el desprecio de los demás pueblos: en parte puede que ello se deba a que eran el único pueblo de la Tierra que no atribuye al hombre existencia alguna después de esta vida, por lo que se les consideraba como ganado, como un desecho de la humanidad, pero también como grandes maestros en el arte de mentir.

En todos los países, los juegos de cartas se han convertido en la principal actividad social, lo que indica el valor de esas sociedades y representa el acta de defunción de todo pensamiento. Como no tienen ideas que intercambiar, se intercambian naipes y tratan de sacarse los cuartos. ¡Qué raza deplorable!

Para lograrlo (que, a cambio de las relaciones sexuales, el hombre se comprometa a cuidar de la mujer y de los hijos), el sexo femenino ha de mantenerse unido, mostrando un esprit de corps. Como, por su superioridad física e intelectual, la naturaleza ha puesto al sexo masculino en posesión de todos los bienes terrenos, las mujeres cierran filas y forman una piña para enfrentarse a ese su enemigo común, el cual ha de ser vencido y conquistado, para que así, poseyéndolo a él, ellas accedan a la posesión de los bienes terrenos. Debido a esto, la máxima del honor de todo el sexo femenino es que los hombres renuncien a toda relación sexual extramatrimonial. Así, se verán obligados a contraer matrimonio, que es una especie de capitulación, y de ese modo se proveerá de lo necesario al sexo femenino en su conjunto.

En último término, el matrimonio morganático, contraído a pesar de todas las condiciones externas, es una concesión que se hace a las mujeres y a los curas, dos clases a las que en lo posible hay que evitar hacer concesión alguna.

En lo tocante a los méritos solo hay dos maneras de comportarse: o bien tenerlos uno mismo, o bien no reconocerlos en los demás. La segunda es la que, por su mayor comodidad, se prefiere la mayor parte de las veces.

Para tener en todo momento a mano una brújula segura que nos permita orientarnos en la vida y contemplarla siempre a una luz correcta sin jamás perdernos, no hay nada como acostumbrarse a ver este mundo como un lugar de penitencia; por tanto, por así decirlo, como un centro penitenciario, a penal colony.

Todo hombre que se ha despertado de los primeros ensueños de la juventud, que tiene en cuenta su propia experiencia y la de los demás, que ha estudiado la historia del pasado y la de su época, si es que indesarraigables preocupaciones no le trastornan la razón, concluirá por llegar a reconocer que este mundo de los hombres es el reino del azar y del error, los cuales lo dominan y gobiernan a su antojo, sin piedad ninguna, ayudados por la locura y la malicia, que no cesan de blandir su látigo.

Por eso, lo mejor que hay entre los hombres no se abre paso sino a través de mil penalidades. Toda aspiración noble y cuerda difícilmente halla ocasión de manifestarse, de obrar, de dejarse oír, al paso que lo absurdo y lo falso en el dominio de las ideas, la chabacanería y la vulgaridad en las regiones del arte, la malicia y la astucia en la vida práctica, reinan sin mezcla y casi sin discontinuidad. No hay pensamiento ni obra excelentes que no sean una excepción, un caso imprevisto, extraño, inaudito, eternamente aislado, como un aerolito, producido por otro orden de cosas del que nos rige.

A un ser de voluntad tan pecaminosa, de inteligencia tan limitada y de cuerpo tan endeble y vulnerable como el hombre no me parece que el concepto de dignidad se le pueda aplicar más que irónicamente.

¿De dónde tomó Dante el modelo para su infierno sino de este nuestro mundo real? Y es que este ha llegado a ser un auténtico infierno. Por el contrario, cuando se enfrentó a la tarea de reflejar el cielo y sus dichas se encontró ante una dificultad insuperable, precisamente porque nuestro mundo no le proporcionaba material alguno para cosa semejante.

El mundo es el infierno, y los hombres son a la vez las almas atormentadas y los demonios que lo habitan. El infierno del mundo supera al infierno del Dante en que cada cual es diablo para su prójimo. Hay también un archidiablo, superior a todos los demás, y es el conquistador que pone centenares de miles de hombres unos frente a otros, y les grita: "Sufrid: morir es vuestro destino; así, pues, ¡fusilaos, cañoneaos los unos a los otros!". Y lo hacen.

Lo que ocupa a todos los vivos y los tiene sin aliento es la necesidad de asegurar la existencia. Una vez hecho esto, ya no se sabe qué hacer.

A ese embotamiento del espíritu se debe el vacío interior impreso en innumerables rostros, que se revela también en la constante atención a todo lo que sucede alrededor, incluso a los sucesos más insignificantes, y cuya verdadera causa está en el tedio, que empuja a una permanente y ávida búsqueda de estímulos externos a fin de mantener activos el espíritu y el ánimo con cualquier cosa... Dicho vacío interior es el origen principal de la búsqueda de compañía, de distracciones, de placeres y lujos de todo tipo, que a muchos conducen a la prodigalidad primero, y después a la miseria.

Lo que hace sociables a los hombres es su incapacidad para soportar la soledad y, con ella, a sí mismos. Es el hastío y el vacío interior lo que los empuja a buscar compañía y a emprender viajes.

El hastío no es un mal despreciable; ¡qué desesperación concluye por pintar en el rostro! Él es quien hace que los hombres, que se aman tan poco entre sí, se busquen, sin embargo, unos a otros tan locamente: es la fuente del instinto social. El estado lo considera como una calamidad pública, y por prudencia toma medidas para combatirlo.

El panteísmo es necesariamente optimista, y por lo tanto falso.

Un Dios crea un ser de la nada, le impone prohibiciones y mandatos, y, porque no los cumple, lo martiriza por toda la eternidad con todas las torturas imaginables, para lo cual une indisociablemente el cuerpo y el alma (San Agustín, La ciudad de Dios, lib. 13, cap. 2, cap. 11 y cap. 24) a fin de que ese ser ya no pueda ser destruido por los tormentos y así escapar a ellos, sino que viva eternamente para ser eternamente castigado: este pobre hombre proveniente de la nada tiene derecho, cuando menos, a su nada originaria, a una última retraite (refugio) que en ningún caso puede ser muy mala y que debería estarle asegurada por el Derecho en calidad de propiedad adquirida por herencia. Al menos yo no puedo evitar simpatizar con él.

Si Dios ha hecho este mundo, yo no quisiera ser Dios. La miseria del mundo me desgarraría el corazón.

Si nos imaginamos la existencia de un demonio creador, hay derecho a gritarle, enseñándole su creación: "¿Cómo te has atrevido a interrumpir el sacro reposo de la nada, para hacer surgir tal masa de desdichas y de angustias?"

Si se considera la vida bajo el aspecto de su valor objetivo, es dudoso que sea preferible a la nada. Hasta diré que si se pudiera dejar oír la experiencia y la reflexión, alzarían su voz en favor de la nada. Si se golpease en las losas de los sepulcros para preguntar a los muertos si quieren resucitar, moverían la cabeza negativamente. Tal es también la opinión de Sócrates en la apología de Platón. Y hasta el simpático y alegre Voltaire no puede menos de decir. "Gusta la vida, pero la nada no deja de tener algo bueno"; y añade: "No sé qué es la vida eterna, pero esta vida es una broma pesada".

Ése es el estado libre de dolores que celebraba Epicuro como el mayor de los bienes todos, como la felicidad de los dioses; porque entonces nos vemos por un instante manumitidos de la abrumadora opresión de la voluntad, celebramos la fiesta después de los trabajos forzados del querer, se detiene la rueda de Ixión... ¿Qué importa entonces ver la puesta del sol desde el balcón de un palacio o a través de las rejas de una cárcel?

Quien desee juzgar sobre la religión no debe perder de vista en ningún momento cuál es la índole de la gran masa a la que está destinada, es decir, ha de tener presente toda su bajeza moral e intelectual.

La religión católica es una institución para mendigar el cielo, que sería demasiado incómodo merecer. Los clérigos son los intermediarios de esta mendicidad.

Las religiones son necesarias al pueblo, y hasta resultan para él un beneficio. Hasta cuando pretenden oponerse a los progresos humanos en el conocimiento de la verdad, hay que echarlas a un lado, con todos los miramientos posible. Pero pedir que un gran ingenio, un Goethe, un Shakespeare, acepte por convencimiento los dogmas de una religión cualquiera, es pedir que un gigante calce los zapatos de un enano.

En realidad, toda religión positiva es la usurpadora del trono que pertenece a la filosofía. Por eso los filósofos siempre serán hostiles a la religión, aun cuando debieran considerarla como un mal necesario, unas muletas para la debilidad morbosa del espíritu de la mayor parte de los hombres.

En la nueva filosofía, Dios representa el papel de los últimos reyes francos bajo los mayordomos de palacio. No es más que un hombre que se conserva para mayor provecho y comodidad, a fin de introducirse con más facilidad en el mundo.

Todas las mujeres, salvo raras excepciones, son dadas al derroche. Por ello, todo patrimonio -a excepción de los pocos casos en que lo han adquirido ellas mismas- debe estar protegido contra su necedad. Precisamente por eso soy de la opinión de que las mujeres nunca deberían adquirir la plena mayoría de edad, sino que siempre deberían permanecer bajo una efectiva vigilancia masculina, sea la del padre, la del esposo, la del hijo o la del Estado, como sucede en la India.

La naturaleza no ha dado a la mujer más que el disimula para defenderse y protegerse. Esta facultad suple a la fuerza que el hombre toma del vigor de sus miembros y de su razón. El disimulo es innato en la mujer, lo mismo en la más aguda que en la más torpe. Es en ella tan natural su uso en todas ocasiones, como en un animal atacado el defenderse al punto con sus armas naturales. Obrando así, tiene hasta cierto punto conciencia de sus derechos, lo cual hace que sea casi imposible encontrar una mujer absolutamente verídica y sincera.

Los hombres son naturalmente indiferentes entre sí, las mujeres son enemigas por naturaleza. esto debe depender de que el odium figulinum, la rivalidad, que está restringida entre los hombres a los de cada oficio, abarca en las mujeres a toda la especie, porque todas ellas no tienen más que un mismo oficio y un mismo negocio. Basta que se encuentren en la calle, para que crucen miradas de güelfos y gibelinos.

El honor de las mujeres, lo mismo que el honor de los hombres, es un espíritu de cuerpo bien entendido. En la vida de las mujeres, las relaciones sexuales son el gran negocio. El honor consiste para una joven soltera en la confianza que inspire su inocencia, y para una mujer casada, en la fidelidad que tenga a su marido. Las mujeres esperan y exigen de los hombres todo lo que ellas necesitan y apetecen. El hombre, en el fondo, no exige de la mujer más que una sola cosa. Así, pues, las mujeres tienen que amañárselas de tal modo que los hombres no puedan obtener de ellas esa cosa única sino a cambio de encargarse de ellas y de los hijos futuros.

Por eso marchan como una sola mujer, en apretadas filas, al encuentro del ejército de los hombres, quienes, gracias al predominio físico e intelectual, poseen todos los bienes terrenales. El hombre: he ahí el enemigo común que se trata de vencer y conquistar, a fin de llegar con esta victoria a poseer los bienes de la tierra. La primera máxima del honor femenino ha sido pues, que es preciso rehusar sin misericordia al hombre todo comercio ilegítimo, a fin de obligarle al matrimonio como una especie de capitulación, único medio de proveer a toda la gente femenina.

Representaos la pareja más hermosa, la más encantadora: ¡cómo se atraen y repelen, se desean y se huyen con gracia, en un bello juego de amor! Llega el instante de la voluptuosidad: todo jugueteo, toda alegría graciosa y dulce han desaparecido de repente. La pareja se ha puesto seria. ¿Por qué? Porque la voluptuosidad es bestial, y la bestialidad no se ríe.

La forma de gobierno monárquica es la natural al hombre (...). Hasta el sistema planetario es monárquico. En cambio, el sistema republicano es tan antinatural para el hombre como desfavorable para la vida intelectual elevada, es decir, para las artes y las ciencias. Las repúblicas son fáciles de erigir, pero difíciles de mantener; a las monarquías les sucede justo lo contrario.

Quisiera aconsejar a mis sagaces compatriotas que, si en alguna ocasión volviesen a albergar el deseo de cantar durante treinta años como una mente superior a una cabeza del montón, no elijan encima para ello una fisonomía de tabernero, como era la de Hegel, en cuyo rostro la naturaleza escribió con la más clara de sus letras su por otra parte tan frecuente inscripción: "Hombre vulgar".

Al igual que un medicamento deja de hacer efecto y no logra su objetivo cuando la dosis es demasiado fuerte, así tampoco lo logran los sermones y críticas cuando exceden la medida de la justicia.

Algo muy propio de un judío -y más absurdo y aborrecible todavía que su panteísmo- es su desprecio de los animales, de los que dice que carecen de derechos y que son meros objetos para nuestro uso.

La vida es la expiación de la culpa contraída con el nacimiento.
La vida es un negocio cuyos ingresos no alcanzan, ni de lejos, a cubrir los gastos.
La vida no es en modo alguno un regalo para nuestro disfrute, sino que más bien se asemeja a una penosa tarea que hay que realizar.
Cada vida humana, considerada en su conjunto, presenta los rasgos de una tragedia. Vemos que la vida, por lo general, no es más que una serie de esperanzas defraudadas, proyectos frustrados y errores advertidos cuando es ya demasiado tarde.
Pero si se recorre en detalle, tiene el carácter de una comedia. El modo de vivir, el tormento del día, el incesante arrumaco del momento, los deseos y los temores de la semana, las desgracias de cada hora, bajo el azar que trata siempre de chasquearnos, son otras tantas escenas de comedia.

La muerte es el genio inspirado, el Muságetas de la filosofía... Sin ella difícilmente se hubiera filosofado.

Los hombres se parecen a esos relojes a los que se les ha dado cuerda y andan sin saber por qué. Cada vez que se engendra un hombre y se le hace venir al mundo, se da cuerda de nuevo al reloj de la vida, para que repita una vez más su rancio sonsonete gastado de eterna caja de música, frase por frase, tiempo por tiempo, con variaciones apenas perceptibles.

Una vez que la muerte ha puesto término a una conciencia individual, ¿sería deseable que esta misma conciencia se concediese de nuevo para durar una eternidad? ¿Qué contiene la mayor parte de las veces? Nada más que un torrente de ideas pobres, estrechas, terrenales y cuidados sin cuento. Dejadla, pues, descansar en paz para siempre.

Si nuestra existencia no tiene por fin inmediato el dolor, puede afirmarse que no tiene ninguna razón de ser en el mundo. Porque es absurdo admitir que el dolor sin término que nace de la miseria inherente a la vida, y que llena el mundo, no sea más que un puro accidente y no su misma finalidad. Cierto es que cada desdicha particular parece una excepción, pero la desdicha general es la regla.

En general, toda inconsecuencia, toda imprevisión, todo acto contrario a nuestros proyectos, a nuestros principios, a nuestros convencionalismos de cualquiera especie, y hasta toda indiscreción, toda torpeza, toda bobada, dejan tras de sí un gusano que nos roe en silencio, una espina clavada en el corazón. Muchas gentes se asombrarían si viesen de qué elementos se compone esta conciencia de la cual se forma una idea tan grandiosa. Un quinto de temor a los hombres, un quinto de temores religiosos, un quinto de preocupaciones, un quinto de vanidad y un quinto de costumbre: eso es todo. Tanto valdría decir como aquel inglés: "No soy bastante rico para comprarme una conciencia".

El estado no es más que el bozal que tiene por objeto volver inofensivo a ese animal carnicero, el hombre, y hacer de suerte que tenga el aspecto de un herbívoro.

El hombre es en el fondo un animal salvaje, una fiera. No le conocemos sino domado, enjaulado en ese estado que de llama civilización. Por eso retrocederemos con terror ante las explosiones accidentales de su maturaleza. Que caigan, no importa cómo, los cerrojos y las cadenas del orden legal, que estalle la anarquía, y entonces se verá lo que es el hombre.

La organización de la sociedad humana oscila como un péndulo entre dos extremos, dos polos, dos males opuestos: el despotismo y la anarquía. En primer término, los golpes del despotismo no existen sino en estado de posibilidad, y cuando se manifiestan con hechos, no alcanzan más que a un hombre entre millones de hombres. En cuanto a la anarquía, son inseparables la posibilidad y la realidad: sus golpes alcanzan a cada ciudadano todos los días.

La especie humana está para siempre y por naturaleza condenada al sufrimiento y a la ruina. Aun cuando con ayuda del estado y de la historia se pudiesen remediar la injusticia y la miseria, hasta el punto de que la tierra se convirtiera en una especie de Jauja, los hombres llegarían a pelearse por aburrimiento, a precipitarse unos contra otros, o bien el exceso de población traería consigo el hambre, y ésta los destruiría.

Es raro que un hombre reconozca toda su espantosa malicia en el espejo de sus actos.
¿Pensáis de veras que Robespierre, o Bonaparte, o el emperador de Marruecos, o los asesinos que suben al patíbulo, son los únicos malos entre todos los hombres?¿No veis que muchos harían otro tanto si pudiesen?

Nuestro mundo civilizado no es más que una gran mascarada. Encuéntranse allí caballeros, frailes, soldados, doctores, abogados, sacerdotes, filósofos, y no sé qué más aún. Pero no son lo que representan; son simples máscaras, bajo cuyos disfraces se ocultan la mayoría de las veces buscadores de dinero. Éste se pone la careta de la justicia y del derecho, con ayuda de un abogado, para ofender mejor a su semejante; el otro, con el mismo fin, ha elegido el antifaz del bien público y del patriotismo; el de más allá el de la religión, de la fe inmaculada. Para toda clase de fines secretos, más de uno se ha ocultado bajo el disfraz de la filosofía, como también de la filantropía... Las mujeres tienen menos donde escoger. La mayoría de las veces se ponen la careta de la virtud, del pudor, de la inocencia, de la modestia.

Desde este punto de vista, la única clase honrada es la de los comerciantes, únicos que se presentan como son y andan a cara descubierta. Por eso los han puesto en lo más bajo de la escala.

El médico ve al hombre en toda su debilidad; el jurisconsulto en toda su perversidad; el teólogo en toda su necedad.

La urbanidad es prudencia, la descortesía es una estupidez. Crearse enemigos tan inútilmente y con tanta ligereza es un delirio, como prender fuego a su propia casa. La cortesía es, como las fichas de juego, una moneda notoriamente falsa. Ser económico de esta moneda es carecer de talento; por el contrario, prodigarla es dar prueba de sentido común.

Nuestra confianza con los hombres no tiene muchísimas veces más causas que la pereza, el egoísmo y la vanidad. La pereza, cuando el hastío de reflexionar, de vigilar, de obrar, nos induce a confiarnos a alguien. El egoísmo, cuando la necesidad de hablar de nuestros asuntos nos incita a hacer confidencias. La vanidad, cuando tenemos algo ventajoso que decir referente a nosotros mismos. No por eso exigimos menos que se nos agradezca nuestra confianza.

"Ni amar ni odiar" es la mitad de la prudencia humana. "No decir nada ni creer nada" es la otra mitad. Pero ¡con qué placer se vuelve la espalda a un mundo que exige semejante cordura!

Los amigos se dicen sinceros;¡ los enemigos sí que lo son! Por eso debiera tomarse la crítica de éstos como una medicina amarga, y aprender por ellos a conocerse uno mejor.

El hombre vano debiera saber que la elevada opinión de los demás, objeto de sus esfuerzos, se obtiene mucho más fácilmente con un silencio continuo que con la palabra, aun cuando se tuvieran las más bellas cosas que decir.

La naturaleza es lo más aristocrático del mundo. Todas las diferencias que establecen entre los hombres la alcurnia y la riqueza en Europa o las castas en la India son una futesa en comparación de la distancia que la naturaleza ha fijado irrevocablemente desde el punto de vista moral e intelectual. En la aristocracia de la naturaleza, como en las otras aristocracias, hay diez mil plebeyos por un noble y millones por un príncipe. La gran multitud es el montón, el populacho. Por eso, dicho sea de paso, los patricios y los nobles de la naturaleza debieran mezclarse tan poco con el populacho como los de los estados, y vivir tanto más separados e inabordables cuanto más altos.

POEMAS DE GABRIEL CHIFU

VECINUL MEU DE PESTE DRUM 
MI VECINO DE ENFRENTE 

Vecinul meu de peste drum de la Craiova
Mi vecino de enfrente en Craiova

vinde cârnati
vende salchichas.

A câstigat o gramada de bani din asta si a cumparat
Ganó un dineral con esto y se compró

bucata de pamant pe care si-a ridicat casa.
el terreno donde construyó su casa.

O casa scumpa si neinspirata. Dar nu despre casa
Casa costosa y poco inspirada. Pero no es la casa

e vorba aici: ci despre curtea lui, pe care o uda tot timpul.
lo que ahora nos ocupa, sino su patio, que riega sin parar.

Nu-l cunosc mai deloc, ne salutam si atat, dar
Casi no lo conozco, nos saludamos y ya está, pero

îl trec în poemul acesta fiindca toata ziua buna ziua
lo nombro en este poema pues todo el santo día

el îsi uda curtea cu flori. L-am vazut
él riega su pensil. Lo vi

dimineata în zori facând asta
de madrugada haciéndolo

si l-am vazut noaptea târziu. Chiar si când ploua
también lo vi tarde, en la noche. Incluso con la lluvia

el nu-si abandona îndeletnicirea, tinea calm furtunul si
no abandonaba su oficio, tranquilo sujetaba la manguera y

stropea constiincios florile, fara sa-i pese de apa venita din cer.
regaba concienzudo el verdegal, sin importarle el agua que le caía del cielo.

Sunt convins ca nu citeste poezie. Si de aceea
Estoy seguro de que él no lee poesía. Por tanto

nu-l intereseaza
no le importa

ca poemul acesta a crescut în jurul sau
que este poema haya crecido a su alrededor

precum schitul în jurul sihastrului,
como la ermita en torno al ermitaño,

nu-l intereseaza
no le importa

ca eu l-am închis definitiv în poemul acesta
que yo le haya encerrado para siempre en el poema

ca pe un banut de aur.
como a una monedita de oro.

Etern si absurd, el îsi uda cu strasnicie
Eterno y absurdo, él riega con tesón

curtea. Cred ca în copilarie a trait într-un loc
su patio. Supongo que en la infancia viviría en un sitio

pârjolit de arsita. Si mai cred ca intr-o noapte
chamuscado por la canícula. Y también supongo que una noche

a visat paradisul asa,
soñó que el paraíso era así,

sub forma unei curti din Craiova pe care o tii verde
un patio de Craiova que se mantenía verde

stropind-o cu furtunul
a base de regarlo con la manguera.

Iar acum a patruns cu pasi rasunatori în acel vis al sau
Y ahora se adentra con pasos resonantes en ese sueño suyo

si traieste netulburat acolo.
y vive imperturbable allí.


ÎNGRIJESC TRANDAFIRII ÎN CURTEA DE LA CRAIOVA
CUIDO LAS ROSAS EN NUESTRO JARDÍN DE CRAIOVA

Sa nu-i dispretuim pe cei umili, pe cei invinsi,
No desdeñemos a los humildes y a los vencidos,

furtuna pornita din sufletele lor
la tormenta sugida en sus almas

poate schimba configuratia pamantului -
puede cambiar la configuración de la tierra,

îmi zic în vreme ce îngrijesc trandafirii
me digo mientras cuido las rosas

în curtea casei de la Craiova.
en nuestro jardín de Craiova.

Tai cu foarfeca ramurelele ofilite,
Corto con unas tijeras las ramitas secas,

gândurile curg limpede ca o apa de munte,
los pensamientos fluyen claros como arroyos,

stau aici îngropat în liniste.
yo permanezco enterrado aquí en el silencio.

N-as mai pleca, n-as mai pleca.
Nunca me iría, nunca me iría.

În fapt, nici n-am unde:
De hecho, ni siquiera tengo adónde:

pentru mine
para mí

lumea a devenit interioara
el mundo se ha vuelto interior



QUÉ PASA TRONCO CON TU CARA FEA

Qué pobreza se ve por estas calles un lunes por la mañana, cómo puede ser el demonio tan insistente, venga ya el ladrido del perro a los cojones, la sociedad enferma y desquiciada que veía en el metro ahora la veo en superficie, se me encoge el corazón que no hay solución ni salvación, también nosotros chuleamos a nuestras mujeres, las tiendas han de crear parroquianos para su negocio, el madrileño es feliz con un billete de cinco euros en el bolsillo, mira cómo trabaja el Navajo, habría que rezar con la insistencia de las Navas de Tolosa y menuda lesión se ha hecho éste.

La cara que ponemos con el restringido acceso a los supermercados para comer, en el cuarto de los perdidos hay polillas, si es el uno-uno-uno detenido por unero, a veces hay que coger un autobús antes y otros después para ver cosas diferentes, te jodes como Herodes, el País Vasco no envió ambulancia a la niña de Treviño por criterio médico, quien no ha oído berrear a un sindicalista a lo Bardem y un pintas en el metro que va a Sainz de Baranda.

Un antisistema con barbas de verraco dios del vino, los condensados amores que se fraguaron en el metro, los mimos de la cura de las gatas me son insoportables, el retiro de las clases parasitarias de General Yagüe que compran en Cortefiel, en la cafetería Mozar de la Plaza de Castilla te inmunizarás con todos los virus de la gente de lo penal, cuánto gañán se ve descender de la calle Ávila de Madrid camino del Bernabéu, qué paz para una siesta de muerte en la calle de Tiziano y sigue a esa chica que lleva un pastel de hojaldre.


(¿continuará?)

March 15, 2014

ABcdcdABefefABghghABijijABKLKLAB

Si tanto se demora el Apocalipsis, Jesús tenía que haber venido en el siglo XX, y no en el siglo 0 del que nada sabemos.

Algún día se descubrirá que todos los que viven de la publicidad de los falsos lemas de la democracia y del gobierno están tan corrompidos como los de los cursos de la fundación tripartita.

Aun cuando no se pueda conseguir hay un acuerdo en que lo correcto es la doctrina de Jesús y una esperanza de que algún día se consiga su vida celestial.

Puestos a glosar el latín de los documentos juristas lo haremos con el navarro-aragonés y en el vasco así en los comentarios al margen del monasterio de Santo Domingo de Silos benditos los monjes que tuvieron tiempo para dedicarse a esto y aclarar al pueblo los conceptos que para mayor aclaración por este mismo arte de las gentes de entonces se haría luego en castellano y en consecuencia que para mayor claridad el español de los escritores de hoy ya no es castellano sino que aspira a la cristiana universalidad.

En la Segunda Guera Mundial se dedicaron a destrozar todo lo habido por haber y a dejarlo en pedazos de majolica sobre la mesa del Salón Europeo.

Porque no tenemos portugués ni francés nos recogemos con el gallego y en el catalán en Iberia y esto es una estrella kinética con fractura Atlántica y los diarios ingleses me llenan de cosmonita.

Al cineasta Jean-Luc Godard que con su nihilista Pierrot el loco levantó las barricadas parisinas de Mayo del 68 ya no le entraba más drama al final de su vida y sus palomitas salían chamuscadas.

Suavemente se deslizan los poetas por una lengua como Stefan George hasta que en sus ansias por hacer un siglo de oro no les permiten la intoxicación de las jarchas ni de las moaxacas y acaban en estandarización de superioridad.

Yo conocí al patriarca español tío Casiano que se interesó en mí porque podía aportar algo a su pueblo si se organizaba un buen lío y todos salían por las ventanas del corral en que estaba la Casa de Europa y el Banco de España del que quisieron hacer la esfinge de Gitata con el giurgiu del quesefrén.

Qué lejos estamos de los genetistas Muller y Morgan que querían hacer un banco de esperma para conservar el genio entre los individuos ahora se echa a parir cualquier cosa y que se busque la vida con la ayuda de la religión y del mercado que no de lo sociológico al mismo nivel de camaradería y cultura de patria si la hay en los luceros de cada casa y no digo nada de la tabla de multiplicación de almas de la verdad de Punset.

El Museo de Alejandría dedicado a las musas tenía sus jardines y su presidente cura y los salarios del personal escolar eran pagados por el rey egipcio y luego por el emperador romano hasta que llegó Zenobia la reina de Palmira destruyendo toda esta zona cultural claro que César quemó en una guerra la prestigiosa Biblioteca porque al juego del poder no le interesa que el conocimiento de lo secreto y escondido llegue a todos y menos todavía al pueblo, cuando en Europa cuya luz se les apareció a esos monjes como a abortos que transcribían todo al papel con la libertad de la opinión con notas al margen queda ahora reducida la escritura a una tableta con WiFi y esto es progreso y diversión que para eso está la cultura.

MOVETE AL MIO BEL SUON

Tú te mueves a mi bonito sonido, Ahora todos van a poner la cama para trabajar, para que las piernas alcancen la mesa del manducar, con los bolsillos llenos de rotos, y trabajaremos por comida siendo nuestro sexo exprimido para servir a la jefa.

El mundo de los artículos para todos,
el mundo de los que se saltan las leyes

Cuando todos los niños se hagan malos
os enseñaremos el juego del poder.
Tú no puedes ser una lata molestando
porque a las latas se las abandona
y se las lleva el viento
o al basurero.

Muere Leopoldo María Panero el último poeta maldito, de los beatos mozárabes a los aljamiosos mudéjares y se hizo la transición del asno a la yegua para transportar como una mula estéril la mercancía.

Lo que más le alegra la cara a mis niños es cuando les doy dinero, en la rebeldía antisistema podría llegar a las coordenadas de Thomas Müntzer quedándome con las ganas, uno puede subir y bajar escaleras del metro sospechosamente y me escaparía a un día soleado en la basílica de Sta María e Donato en la veneciana Murano.

El Real Madrid debería tener un delantero como Murat, pienso que detrás del poder no hay nada y por eso les arreo sutilmente, todos los vapuleados por el maquiavelismo sean recompuestos, la gente del San Lorenzo de El Escorial tiene sesgos imperiales, educarte en una noble familia es educarte en la corte del poder claramente y sin ambages, me acorralaron los Hermanos Musulmanes cuando iba a entrar en la iglesia de Santo Antonio de Bravo Murillo, lo tubular plasmódico no es sexual en el oasis argelino de Mzab y qué significa que un ruso mate a una ucraniana en Baleares.

Los niños mienten pero los adultos mucho más, como dice Spiderman un gran poder requiere una gran personalidad y una gran responsabilidad y en el bosque de Hardmuir cerca de Nairn el regicida Macbeth se reunió con tres brujas

POEMAS ANTISISTEMA DE TRAIAN T. COSOVEI

BAD BOY
Yo soy el niño malo que, por fin, se hizo con las cerillas de la casa.
Soy el de la nariz metida en la bolsa de somníferos de la familia,
el que alimenta con viejos periódicos las aves de la ciudad;
soy el que deja los grifos abiertos, las luces encendidas,
los cajones arrancados.

He sido un niño malo. Con periódicos viejos envolví el bocadillo de mamá,
con periódicos viejos alumbré mi vida para ver mi futuro hasta el final;
de periódicos viejos me hice una casa, una amada, un sueño.

Aunque soy el niño malo que hace el tranvía y su raíl temblar,
y el hierro fundido petrificarse en las estatuas al frío.
Yo soy el niño que descubrió el alcohol y el olvido,
la soledad y la llave del gas.
Yo soy el niño malo que escribe en los muros "camina o revienta"
y que derrocha el dinero del día de mañana y al que le obligan a ganarse la vida hasta el final.
Soy el que saborea el desastre, macula el papel...

Pero cuando los de la casa duermen y sueñan
yo hago a la muerte tartamudear.


PASEO MATUTINO
Al final de la escalera
vi al perro bajar los mil y un escalones.
El viejo perro al que sacan a pasear con correa.
El viejo perro al que sacan a pasear a empujones en el esplendor
de la mañana invernal.

Tenía mis ojos, mis años que fueron, mis ojeras.
Tenía mi nombre escrito en su sucia correa;
con un final de ternura, con un comienzo de ferocidad
deslizaba su sombra entre los barrotes de cobre de la escalera.

Vi en sus ojos las luces de la isla de Elis
y las hordas de la seda que hacen girar la inmensa ruleta nocturna.
En sus apagados ojos vi el centellear del apocalipsis
y mis deudas sin pagar y mi vida
(y, Dios, tenía mis años y mis lágrimas).
El viejo perro que sacan a pasear en el esplendor de la última mañana invernal,
empujado mil y un escalones, uno a uno,
hasta el final y más allá
de donde ya no hay
retorno alguno.

LA SOCIEDAD DEL ENGAÑO Y EL SIMULACRO

"Quien me engaña una vez se cubre de vergüenza;
Si me engaña dos veces, me cubre de vergüenza".
REFRÁN INGLÉS


- La gente engaña muy bien -afirma Egon-. ¿También existe el engaño real entre otros animales?
- ¿Te refieres al engaño que utiliza una teoría de la mente de los demás?

Los macacos aprendieron deprisa a engañar entre los patrones parentescales para comer la fruta.


En 1532 Maquiavelo publicó su libro El príncipe que trata del arte de alcanzar influencia. No se hacía ilusiones. Según su realpolitik un dirigente popular tenía que dar la impresión de ser sincero, digno de confianza y misericordioso. Sin embargo, para conservar su poder un príncipe ha de colocarse sobre todas las normas morales y emplear la astucia, las mentiras y la fuerza. Maquiavelo escribe: Pero los hombres son tan simples y están tan gobernados por sus necesidades presentes, que aquel que desea engañar jamás dejará de encontrar a necios dispuestos. La destreza en el engaño y el mantenimiento de alianzas son dos de las propiedades más importantes de un príncipe.

- Entonces, ese es el tipo que me gusta -interviene Egon.

(nota de Jorge: Del príncipe de este mundo)



Cómo el Homo se convirtió en Sapiens
Peter Gärdenfors

CUÁLES SON LAS TAREAS DEL HOMBRE

Hoy quiero hablar de virilidad con V de Varón, Vir como decía el cura semental EscriVá de Balaguer.

Ésta es la civilización de las mujeres y de las galletas y de los dibujos de los niños en nuestros papeles.

Y las mujeres machas son más malas que nosotros porque son unos híbridos degenerativos del hombre.

Dicen que encontrar una buena mujer es encontrar un tesoro y que la compañía de una mujer te hace apto para la cortesía y las relaciones de educación sociales.

Ellas ya se encargan con sus tacones de meternos miedo en nuestra presencia en las salas interiores.

Las madres que inyectan a los niños toda la tontuna dolzuna para que no salgan de la indolencia y los defectos del Adán que era elegido por Dios.

El que anda demasiado con mujeres tiene rota la rueca o cabeza.

Y encima yo como un tonto me dije que me hubiera gustado vivir mil vidas para vivir con mil mujeres o demonios.

Todas nuestras cosas tenderían al minimalismo en casa en los objetos que las llenan si no viviéramos con esas burguesas.

Reivindico al superhombre de Nietzsche no al que atentó contra Cristo sino el que luego se desprendió y desenvolvió de sus hermanas.

Y los gays son hombres mujeres que como un espejo mareado nos reflejan a las múltiples mujeres que podemos ser.

Todo nuestro tiempo esclavos de ellas hasta que aprendimos a hacer trucos con el tiempo para no dárselo arrancado de nuestra esencia del ser como una flor.

El Varón Vir es el apolíneo apartado de las tentaciones del Diablo.

Mi padre era mujeril, un cobardica y marica playa que salía corriendo el primero para atrás cuando la bomba había estallado al final de la calle y de ahí todos los defectos de mi educación.

Hace falta una buena dosis de amargura por el sentido del mundo para educar al varón vir.

Nuestras mujeres van como diosas por la Vida.

La mujer utiliza la misma fuerza y con más enjudio si cabe.

La retórica disfraza los pareceres de ambos sexos.

Pero si el hombre quiere paz y engendros tendrán que obviar todo esto.

Quién hizo el pacto del compromiso de no abandonar a la mujer a su suerte.

Cada vez el griterío de las mujeres fue invadiendo nuestras vidas.

Pero las teníamos miedo. Mucho miedo y bajábamos la cabeza y tragábamos con todo hasta con lo ridículo y lo indigno.

La Virgen es el modelo de mujer del que ninguna mujer debe apartarnos.


_____________________________

Pero luego están las historias hermosas de los Amantes de Teruel donde se dice que como en un beso y un roce de la mano están hechos el uno para el otro.

Y hay que creer en el amor mutuo.

Un compromiso por el romanticismo.

Por el amor platónico que desemboque en sexual y la fidelidad posterior.

Si al hombre le gusta proteger lo que es bello y cariñoso lo considerará todo.

La voluntad del hombre con su fuerza en no ser temerario y en proteger.

Cómo trabajan las mujeres. Hoy ya he visto tres y cuatro mujeres trabajando muy bien.


(continuará)