junio 30, 2010

EL HACHA DE MUJ


Según una teoría de Marañón, las mujeres buscan al hombre rico de manera inconsciente y pensando en los hijos futuros, en su bienestar y comodidad. Consecuentemente, ella decide abandonarle para encontrar a un hombre con más riquezas que él.

Cómo muerden las mujeres progresistas por la calle.

La neurastenia y la menopausia las vuelven locas.

Las mujeres sólo sirven para un polvo y todo lo que venga con ello.

La Iglesia sanciona con pena canónica de excomunión el delito contra la vida humana. Por ejemplo, el aborto.

Otra mentira, ya que hay mujeres que disfrutan del sexo sin amor.

Los hombres se preocupan más que antes por su aspecto, pero de forma más sana, son menos autocríticos. Las mujeres nos examinamos hasta los antebrazos, los pies o lóbulos de las orejas, buscamos la perfección en todo.

June, por supuesto, es más sutil en cuanto a salirse con la suya. Consigue que parezca que eres tú el que lo quiere, no ella. Ése es el viejo estilo de las mujeres, y como hombre yo más bien lo detesto (Henry Miller).

¡El poder femenino!, exige combatir pero no vencer ante el hombre.

¡Por Pólux que cuanto más la miro, más me gusta!

"Mírame, estoy aquí, sorpréndete, acércate".

El placer sexual de las mujeres. Nada que sea natural es vergonzoso.

Total, aceptemos los hombres la realidad del embarazo.

Algunas mujeres van a la peluquería y a la esteticista para luego ponerse en primera fila en misa.

Las mujeres callan lo que les conviene.

Mas lo que se hace por furor o por miedo no puede ponerse en la cuenta del valor.
Si no fuese así, las mujeres podrían pretender que son el sexo más fuerte, porque siempre se concedió que sus odios y sus temores son los más fuertes y perdurables.

Si le vas a dar la mejor leche cuando nazca, por qué no dejas de fumar ya.

Todavía te ningunean por ser mujer.

La Ley y la costumbre tienen mucho que dar a las mujeres de lo que se les ha privado, pero la posición de las mujeres será sin duda lo que es: una criatura adorable en la juventud y la esposa querida en la madurez (Sigmund Freud).

El dinero es un alcahuete del poder. El que trae el dinero es el que tira las cartas. Hablar de dinero en la pareja es también y fundamentalmente una de las maneras privilegiadas para desenmascarar las múltiples hipocresías en las que estamos enredados los hombres y las mujeres, privándonos de disfrutar con plenitud –por la inautenticidad que el encubrimiento genera– de un intercambio más libre, más creativo, más enriquecedor y sobre todo más solidario.

Detrás de un gran hombre hay siempre una gran mujer.

El mundo de la mujer es el mundo del escozor.

El que encuentra una buena mujer encuentra un tesoro.

La realidad es difícil para ellas y no pueden compatibilizar trabajar con ser madres.

En primavera se visten como princesas de los años 50.

Qué mal conducen las mamás que llevan sus niños al colegio, hay que tener mucho temple porque provocan más de un accidente y quieren que lo tengas tú y conduciendo cuando llueve son todas de la misma calaña. Ya que no trabajan y encima tienen chacha en casa y no valen para nada solo para difamar.

En el sexo es muy importante el factor psicológico, quizá mucho más que el puramente sensitivo.

Entre las mujeres no existe la amistad en cuanto que se mete en medio un pantalón, ya sea el de su hermano, su amigo, su novio, su marido o su hijo.

La maldición de la mujeres es como la de los homosexuales la temida vejez.

Una mujer coqueta no se preocupa más que de agradar y de la opinión que ella sustenta acerca de su belleza. En España siempre estuvo mal que una casada no pudiera coquetear.

Las mujeres son un cóctel de hormonas. Cuando tienen la regla y cuando están “mal folladas” no hay quien las aguante. Los hombres hay días que también tienen “la regla” y parece que “están mal follados”.

Un rostro hermoso es la más bella visión; sino es un langostino, que no lo miras a la cara cuando te acuestas con él, como hacen los adictos al sexo.

Lo más delicioso es una mujer hermosa es que tenga condiciones de un hombre honrado: entonces reúne todo el mérito de los dos sexos.

Nueva lapidación de mujeres adúlteras en Nigeria.¡Qué crueldad, impostura e incongruencia!

¡Las mujeres se hacen la cesárea, qué valientes son!

¡Las mujeres se tragan los anticonceptivos!¡Y abortan!¡Y se hacen cirugía estética!¡Cómo asumen la realidad de la naturaleza!

Estudian más que los hombres. Y hay más universitarias y son mejores estudiantes. Tienen una capacidad comprensiva globalizadora.

La mujer trae paz, hogar y unión. O no si es una serpiento.

Quizá la honradez sea lo que más atrae a una mujer de un hombre. O no.

Flirtear es el arte de hacer caer a una mujer en tus brazos sin caer en sus manos.

Las mujeres tienen una edad en que necesitan ser bellas para ser amadas, y otra en que necesitan ser amadas para ser bellas (Marlene Dietrich).

Un hijo o un hombre feliz es un bien común.
¡No le acompañes de una tibia, una melancólica o una deprimida!

La gran ambición de las mujeres es inspirar amor. (Moliere)

Enrique Jardiel Poncela: “El que satisface sexualmente a una mujer es su dueño, el que no la satisface sexualmente es su esclavo./ La música que más les extasía a las mujeres es la ejecutada con las trompas de Falopio./ Cuando las mujeres andan en peores pasos es cuando van mejor calzadas”.


Tras el desengaño amoroso con Josefina, Jardiel Poncela tomó una actitud distinta en cuanto a las mujeres, aprendió a desconfiar de ellas y se acostumbró a ser él quien las abandonara cuando no se acercaban a lo que consideraba su ideal.



Al decirle alguien a Sófocles que Eurípides era un misógino, Sófocles respondía:”en las tragedias, por supuesto, pero cuando está en la cama es un filógino”.

“Pobre hombre, estás casado con los ojos, y no con la razón.
Ella que se asemejaba a la diosa por su apariencia física”.

Y una mujer dando a luz, pariendo con sangre y dolor, ¿cómo se paga eso?¿Y lo que la ata para toda la vida, mucho más?

Las mujeres prefieren trabajar entre hombres que entre mujeres porque entre ellas hay un ambiente más competitivo.

Empiezo a aprender que la palabra “amor” está contenida en la palabra “amortizar”.

Las mujeres españolas se sienten muy jóvenes hasta los 49 años. A esa edad ninguna actriz se desnuda ni hace sexting.

La consideración del falo como un objeto de deseo.

Fray Luis de León en La Perfecta Casada- dice que las mujeres son parleras, “es cosa de mujeres el darse envidia entre sí y ya maduras arrepentirse de no haber sido más ambiciosas y encima decírselo a sus maridos”.

Las mujeres son sibilinas en términos de psicología..

Las mujeres son autoritarias, dominantes y manipuladoras en términos de escuela.
La mujer que no es madre es otro tipo de mujer o daimón.

“Vosotras, graciosas señoras, pecáis sobremanera en una: en el deseo de ser hermosas; y, no bastándoos los encantos que os concedió la naturaleza, tratáis de acrecentarlos con maravilloso arte” El Decamerón, Boccaccio.

La lengua de las mujeres es su espada, y, por cierto, nunca la dejan enmohecerse
(Proverbio inglés)

Nunca se pierden los años que se quita una mujer, van a parar a cualquiera de sus amigas.

Las mujeres llevan braguitas en su colores favoritos o en tejidos sexy para levantarse el ánimo.

Me retiro. Esto no es ningún matrimonio, ninguna interpretación o compenetración verdadera. Es un canibalismo.

Mujer chiquitina, bailarina y mentirosina (El Arcipestre de Hita).

“Al diablo y a la mujer nunca falta qué hacer” (León)

“Mujer y la guitarra, antes de usarla, templarla”.

“Búscala fina y guapa que gorda y fea ella se pondrá” (Valladolid)

“En el andar y en el deber
se conoce a la mujer”.

“La callejera dice de todos y todos de ella”.

“Mujer con su marido, en el campo tiene abrigo”.

“En casa de la ruin, el hombre es alguacil”.

“Al tomar mujer un viejo, o tocan a muerto, o a cuerno” (Villarcayo, Burgos).

A los 40 o te amojamas o te ajamonas.



Poemas

EL ÁNGEL

La mujer es un ángel.
Pero un ángel con espada.
Si se la haces desenvainar y luchas con ella,
la vencerás.

Pero la matarás el ángel.
¡Pobre la mujer sin ángel!
Por eso, si vas a hacer eso,
déjala pasar, que se la lleve otro.


LA ESCLAVA

Somos diferentes pero con igualdad de derechos.
Pero tú eres más bello, bueno y sabio que yo.
Pero tú eres más esclava que yo.


AL OLEAJE DE MI MENTE

Cuando bajo dos escaleras con una mujer que va por delante de mí, bajo la primera tan deprisa como ella pero cediéndola el paso y la prisa, y en la segunda escalera la bajo más lentamente dejándola distanciarse y que sea ella quien llegue la primera a la salida.

Nuestra relación no podía prosperar, debía quedarse sólo en amistad, si la simple amistad es posible entre un hombre y una mujer que se gustan. Y si no era posible, evitar lo inevitable; comprobar si, como decía Vera o Emer, soy capaz de desconectarme del corazón.

La amiga Silvia, que acaso ha ido a horcajadas sobre la espalda de su amigo durante el camino hacia la umbría, brinda primero las mejillas, despaciosamente, para terminar ofreciendo el “cogollo del gozo”. ¿Qué está ofertando a su amigo?¿Acaso lo crespo del triángulo con que Gómez de la Serna definió greguerescamente a toda mujer?


UN PIROPO

Un piropo: “¡Qué guapa estás!”.
“Tú que me miras con buenos ojos”, me contesta.
“Tú que expulsas fuera lo que eres, yo lo capto, y luego te lo digo”, le respondo.
Esto es como una declaración de amor, le he abierto la muralla de mi fortaleza o la suya.

Lo que viene a decirnos Woody Allen es que no hay orden en el universo, que no hay Dios, un deus ex machina que venga a poner orden en la vida de los seres humanos. No sabemos si hay Dios. Pero sí hay mujeres. Y no es un cielo imaginario, sino aquí en la tierra. Y algunas de ellas, algunas, compran lencería francesa.


LAS HEMBRAS DE MADRID

Llevaba gorro de lana y botas de piel.
Preguntaba por las tiendas del centro.
La indiqué el bus.
Se había girado hacia atrás con el móvil.
Yo ya sabía que si le agrandaban los ojos es que le había gustado.
Me había sentado en un parque al sol.
Ella estaba sentada enfrente bajo un árbol.





Teoría

Quizás sea más específico de la madre el aprendizaje en el amor, al menos en los primeros años de vida. Por otra parte, quizá sea más específico del padre la socialización del hijo, el proceso de mostrarle al niño que no está solo en el mundo y las reglas que éste contiene. Que los demás existen y que la vida no es solo su madre.

Una madre no hace esfuerzos para querer. Aunque los haga, no se nota. Una madre, simplemente, quiere. Esposas, madres de familia, primeras educadoras del género humano. Mujeres, vosotras, que sabéis hacer la verdad dulce, tierna y accesible.

Tengamos en cuenta que, hasta una determinada edad, todo el universo del niño es su madre. Y ella se está entregando a su hijo a cambio de nada. Eso enseña al niño lo que es el amor más verdadero. Esta enseñanza va “impresa” en el hijo, la ha “mamado” desde pequeño y nunca mejor dicho. Si una persona no viviera eso quizá tendría unas relaciones “más comerciales”, más en “estar en deuda conmigo” respecto a los demás, en definitiva, unas relaciones menos enteras, menos amorosas.

El padre tiene que deshacer este nudo embobatorio para introducir al hijo en sociedad. O que la madre también se sacrifique en esto, aunque a veces es por culpa de la llegada de otra mujer, de la consentida primera novia de su hijo.



Diccionario

LAGARTA.- Mujer pícara, taimada.

LAMIA.- Figura terrorífica de la mitología, con rostro de mujer hermosa y cuerpo de dragón. Tiburona.

EL FUTURO PAPA DEL VATICANO- Una señora santa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario