November 20, 2009

EL JARDÍN DE LA ALMUDAINA

Un Ángel volando va por encima,
de las peñas de mozos
asediados por los toros.
Es la Virgen Mora de la Capital.

Un poco pilla,
joven y jaracandosa,
la tengo un cariño especial,
fantasma de vidita.
Arcipestre, me dicen que es bajita.

¡Joven, la Almudena es impredecible!
Sale de noche a altas horas,
que pronto la dejan.

Ofrece el loto del MANZANARES a los extranjeros
para que olviden a su patria
y se queden a vivir en Madrid.

Aguaterruña de la Catedral,
mayor adoración sería para ti una capillita.
Arcángeles que no dejan pasar a nadie,
oscuros infiltrados negros te espían,
flores entre los allegados.
Y cuando te escapas,
te encierran al día siguiente,
en una buhardilla del Palacio Real.

Y desde entonces se me rebela la Naturaleza,
que te tengo un cariño especial.
Me cortaré la coletilla,
y te la dejaré en el altar.

LA INMACULADA DE MURILLO

Ella está fuerte, desnuda y limpia
y los niños también.

Ella ve lo duro y penoso que es el mundo,
que no es eterno sino que mata,
y en los niños hay una esperanza,
un sueño, una idea de amor y de bien.

Ella está enamorada
y los niños llenos de amor,
radiantes de felicidad.

Ella espera un niño,
y los querubines saben lo sufrido
y molesto que es nacer.
Ella tiene que darle de mamar a todos,
y ellos tienen hambre.

Ella mira al cielo y pregunta a Dios:
"¿Por qué me lo quitas?"
Y los niños miran lo divertido que es la vida.

Y ella, la madre,
siente más de cerca que nadie
el drama de la vida y de la muerte.

DEL DUENDECILLO INTERNO

Recito, medito y rezo con poesía en la cama.
Se pueden hacer muchas cosas, y la religión ayuda mucho.

Ayúdate tú, que tu duendecillo interno,
que también se comunica con el Dios Exterior,
te quiere ayudar,
que donde abunde el pecado abunde también la gracia.

Dios ha sido muy generoso conmigo,
y si no tengo más,
es porque yo no he hecho más.

Creer es ser, según tu crees, así eres tú.

EL AMOR ENGENDRADOR


Aristóteles en el 350 a. C. escribió LA POLÍTICA. En su Libro Cuarto, Capítulo XIV habla de la educación de los hijos en la Ciudad Perfecta. Trata aquí de la edad que deben tener los esposos en el momento de unirse, que no debe de producirse discordancia para que haya una buena relación. Así él debe procurar que ella no sea estéril cuando él todavía puede tener hijos, de ahí véase que ella sea siempre más joven, incluso mucho más. Pero tampoco es conveniente, y ésta es otra medida geométrica, que entre padres e hijos no haya una excesiva diferencia de edad. Porque entonces los hijos no tienen a sus padres mayor respeto que a sus compañeros de juegos o de edad porque no los honrarán con gratitud y él tampoco podrá darles la debida manutención con su sudor, o porque les perderán el respeto y los tratarán de tú a tú como a compañeros de partida y habrá disputas en la administración de los bienes.

Los extremos del amor engendrador están entre los 70 para el hombre y los 50 para la mujer. Las uniones sexuales prematuras deben evitarse por salir poco favorecidos los hijos, que salen débiles, y las más de las veces hembras y de formas raquíticas (¿qué dice Aristóteles?), y alude "Puede uno convencerse de ello viendo que en todos los países donde los jóvenes se unen ordinariamente muy pronto, la raza es débil y de pequeñas proporciones". Y apostilla: "La unión en una edad más adelantada no es menos útil para asegurar la templanza de las pasiones. Los jóvenes que han sentido el amor muy pronto parecen dotados en general de un temperamento ardiente. Respecto a los hombres el uso de "la venus" durante su crecimiento daña al desarrollo del cuerpo.

En la época antigua, la disciplina padre-hijo no era como ahora y como conclusión. Se puede fijar la edad para el matrimonio en los dieciocho años para las mujeres y en los treinta y siete, o un poco menos, para los hombres. Dentro de estos límites, el momento de la unión será el de mayor vigor....,"si como debe suponerse, el nacimiento de los hijos sigue inmediatamente al matrimonio". Los hombres muy ancianos, y lo mismo los muy jóvenes, sólo producen seres incompletos, o de cuerpo o de espíritu, y los hijos de los primeros son de una debilidad irremediable.

¿La época más favorable? El invierno.

EL AMOR CASAMENTERO

El ñudo matrimonial está en dos personas que se unen para ayudarse y no para destruirse. A la mujer se la ha definido como descanso del guerrero y condición de oikos, palabra griega que significa casa y de la que se deriva economía; o sea, mujer casera, buena administradora, el hombre le lleva cosas a casa.

Fray Luis de León al hablar en 1561 de la mujer salmantina, tuvo que confesar, sopena se le echase encima la Inquisición, que él sólo sabía de ella por lo leído en las Sagradas Escrituras, y concretamente en los libros sapienciales de la Biblia, como el Eclesiástico y los Salmos, los cuales han formado nuestras conciencias y espíritus occidentales, durante bastantes siglos. Así expresiones como "la mujer buena es suerte buena" o "¿Mujer de valor, quién la hallará?" confirman la búsqueda incesante de este tesoro por parte del sensato. El arcipestre de Hita, dos siglos anterior, justificó su experiencia en este tema, diciendo "que siempre se quedó a la sombra del peral pero sin coger la fruta", y desde luego no se sabe cómo, pues más de 25 buenos consejos prácticos da en su Libro de Buen Amor.

Fray Luis de León se equivoca al decir, por lo que parece que sabe poco, "que un hombre para ser bueno le basta ser mediano, y que en las mujeres no hay medianía, pues todas son poco buenas, y que para serlo hay que serlo muy buena". También se equivoca al decir que "la vida religiosa o monástica es más perfecta que la del laico casado". Yo creo que esto último es más real e interdependiente. No obstante en el capítulo III de su libro La Perfecta Casada escribe: "Y muchas veces no gasta tanto un letrado en sus libros, como alguna dama en enrubiar los cabellos".

Limpia y aseada, mañosa y no raposa, ni desbocada, responsable y cabal, solaz y cónsola, alegría del corazón, acrecentadora de la hacienda y no derrochadora consumista de afeites y adornos y artificios. ¿Que tienes una novia así?, ¿y a qué esperas para casarte con ella?

¿QUIÉN MULTÓ A ROGER RABBIT?

Si su auto no tiene sexo, ni hace palmitas sobre la línea red, ni su conductor muere en la calzada, ni necesita de medallas de adelantamiento y velocidad, ni atropella y castiga, ni come metano ni alcohol, ni guiña maquiavélicamente su intermitente para tomar la curva al asalto y vejar al entorno de una manera lista, astuta y sagaz, usted tiene suerte: su coche es un dibu.

¡Basta ya de coches y atascos en Madrid, no hagan encima caravana de funerarias, y den a nuestros hogares todo el honor que nos deben por ser de Madrid!¡Hagan peatonal el Bernabéu y tantas otras plazas y fuentes hermosas que abundan en el Mayrí árabe!

(Cartas a EL PAÍS, noviembre 1993)

DE QUIÉN FUE EL HIJO

Una ola llegó de la cama de mi compañero de cuarto, a mí que estaba en la costa con un chico, más como no sé si a él lo rescataba y jugueteaba en brazos en la orilla o en alta mar, venía tal vez de la cama de mi compañero como un niño salvado antes del mar y ahora jugueteando filosóficamente en la arena con mi chico, ¿si sería de ellos dos, el hijo que tuve?

EL BAILE DEL SIDA

TÓTEM.- Ya no tengo nada más que decir.
TABÚ.- ¿Por qué dices eso?
TÓTEM.- Porque tú ya no tienes nada más que decir y yo no tengo nada más que contar.
TABÚ.- Podrías estarte mil años y cien mil años diciendo lo mismo. No seas egoísta, ¿para qué están los demás?, ¿por qué estamos?

TRÍO DE ISIS

EE UU (piano), Gran Bretaña (violín) y Francia (violoncelo) se han centrado desde un principio en la divulgación fiel y cuidada de la música de guerra.

Pero, por causas ajenas a nuestra voluntad, Felipe González nos obliga al apoyo de este Trío de Isis para gravitar en una orquestación, sacada de entre el público español, donde del "allegro eufórico" se pase a un "andante triste" y a un "finale prestíssimo".

Pero ¿de quién son las manos del pianista? Pero ¿de dónde habéis sacado esa divinidad de dedos?¿Por qué cielo habéis robado a ese ángel de defunción?

(Cartas a EL INDEPENDIENTE, enero 1991)

CLASES SOCIALES

Los que tienen propiedades y los que no tienen ninguna. Los que tienen trabajo y los que no lo tienen. Los que están seguros en sus puestos laborales y los que no lo están. Los que tienen un poco más del mínimo social y los que no tienen ni comida, ni vestimenta ni vivienda. ¿Pero hay clases sociales, hay lucha política? Es una lucha "cabeza a cabeza" donde todos pierden. No deberían existir las clases sociales, ni por naturaleza ni por justicia constitucional. Cuando las circunstancias son malas para una persona constantemente entonces hay injusticia social. Cuando no hay medios de educación y progreso, pasa lo mismo.

La mamá madurita de clase media alta ya no se ruboriza, sus besos son falsos, su risa agresiva, parece que tiene una perenne y artificial adolescencia tardía...si soy burgués, qué le voy a hacer y quiero ser Rey Burgués.

La clase obrera es analfabeta y miserable sino ya sería burguesía, la clase burguesa está en vaivén y aspira siempre a "pero yo más", la alta burguesía está en crisis pero como hidalgos antes plancharán y pasarán hambre que reconocerlo, y la clase de alta alcurnia se dedica a hacer obras de caridad y si no no serían de esa clase, ¿quién de estas tres clases y con qué ahínco trabajará sin robar?

OPRESORES Y OPRIMIDOS

La clase media por la que aboga la Iglesia está desapareciendo. Cada vez más hay una mayoría de pobres y una minoría de ricos: ¿vendrá una revolución?

El opresor nos dice: "¿aumento de salario?", jamás, y si no hay beneficios despido a uno; "¿turnos menos fatigosos?", nunca, o te sustituyo por uno conforme con el trabajo al límite. La gran empresa, con sus nuevas máquinas, contrata a pocos, y la mediana y pequeña empresa parecen un antecedente de una nueva Edad Media. El oprimido contesta: "No me importa ser preso, si como".

(Cartas al YA, diciembre 1995)

LA MODA DE ROCA

La veleta del político nacionalista es lo fantástico del estado. Lo humano, lo sentimental, los mitos, las tradiciones y el desfile limitan con lo válido, lo legítimo y lo capaz de realizaciones, según De Gaulle. Espíritus, historias, idiomas, infortunios, glorias y ambiciosos proyectos siempre estarán de moda. Pero en la dentadura está la unidad; la unidad es para ver, para crecer y no para lacerar.

El socialismo fue una "inconsciencia" ¿y el nacionalismo?: una roca vista de perfil, que se puso a andar, dio dos pasos y cayó al mar.

(Cartas a EL INDEPENDIENTE)

SANIDAD

La primera experiencia fundamental del médico es su encuentro con el enfermo. Listas de espera. ¿Pueden en dos minutos de consulta hacer una exploración del paciente? Según Marañón, la medicina tiene fundamento humanista y no puede ser jamás objeto de lucro. ¿Privatizarla?¿No serán los ricos los más beneficiados en la lucha contra el dolor?¿No estará ocurriendo como en la Atenas platónica, en que médicos esclavos ni dan ni admiten la menor explicación sobre la enfermedad de cada uno, prescriben la práctica rutinaria y con la arrogancia de un tirano saltan de allí en busca de otro y alivian a su dueño (el Estado) del cuidado de atender a tales pacientes?

(Cartas a TRIBUNA, diciembre 1992)

JORNADA DE 35 HORAS

"la insoportable levedad del ser", de Milan Kundera, exige también este "salto al vacío", reducir la jornada semanal de trabajo. ¿Para qué? Para dedicarse a la pesca, a la alegría, a la vida, o a lo que a uno le guste; para ser feliz quitando la ignorancia de encima, al tener más tiempo para leer, y buscar mejor así nuestro destino que tan bruscamente a veces se había decidido.

(Cartas a EL INDEPENDIENTE, septiembre 1990)

November 19, 2009

GENEROSIDAD Y SOLIDARIDAD

Cuenta Moratín que en la Inglaterra de la época napoleónica a los cornudos la justicia les daba una cantidad de dinero por el delito de su esposa, y así, a buenas, volvían a vivir con ella en paz. Si no anduviera dinero de por medio, a esto podría llamarse sublime filosofía, <>, virtud. Pero es que en la guerra del Golfo no cuenta salvar el honor sino el interés de unos adinerados de Occidente. También puede que haya especulación entre los esposos para socorrer las necesidades del capitalismo del dólar y del yen, y sus aliados de la CE.

Pero todo esto, don Juan, ¿es para casarse?

(Cartas a EL INDEPENDIENTE, enero 1991)

CHINA DUERME

Una neblina lechosa envuelve a China. "El día que China despierte", advirtió Napoleón. Tiananmen ha sido una pesadilla, un malogrado caballo de Troya, una masacre al estilo de Chiang Kaisheck.

Puedes hacer lo que quieras, estudiante, no te faltará tu bol de arroz diario, ni te obligaremos a llevar la coleta bianzi. Los estudiantes, en vez de trabajar, conspiraban; en vez de repetir, pensaban. La plaza, de fuego en fuego. De ser la garganta del dragón pasaron a ser la pezuña excitada, y Deng Xiaoping pudo cortar la mala hierba; que posibilitó. China duerme, ¿no estará enferma?

(Cartas a EL INDEPENDIENTE, junio 1990)

LA TEMPERATURA DE MADRID

A mí me gusta cuando hace 17º, hace un viento del demonio (después de una noche de lluvias) y por la tarde el sol juega con las nubes velazqueñas.

(Cartas a EL PAíS, noviembre 1993)

TENÍA UN HAMBRE VORAZ

Veía a Cristo nadando sobre la sopa y en el cuchillo su posible suicidio (dentro del armario otros desamparados le esperaban); en la pieza del melocotón, su cáscara, vírgenes y otras soledades se restregaban retozando con Satanás.

En la calzada del templo tezca (la mesa) un mendrugo de pan ignoraba su pasado, a punto de devorar, acerando la estopa del tiempo que transcurría, teniendo por bandera una servilleta. Frente a él, la cuna del niño párvulo y archicubano, al cual se le aparecían en sueños seres celestes -arcángeles y extraterrestres- tocando castañuelas, y Dios el Eterno en forma de verruga flotante arreciando en el espacio a la velocidad de la luz.

- Mas, reyezuelos, ¿dónde está el tenedor? -se preguntaba.
- "Crucificado, lo tenemos" -le contestaban.
(y la criatura cerraba los párpados)

Un diminuto becerro de oro reflejábase en el grande, sumergido biberón y el hombre de las manos pringadas de limón, siguió devorando (parecía Cronos entre sus engendros) en el tiempo, en el templo marumba (la cama) recogíase la alta cumbre (la almohada) sesteándola de babas y otros humores en la madrugada, soñando y fincando, veía a su hijo subido en un triciclo (de espaldas al holocausto), ascendiendo por la calzada del templo, tras la curva veloz, para comprobar desde lo alto, cómo arrojaban su maceta al vacío (su futuro genio, frustrado) y contemplar al estrellarse en el suelo, que tan sólo pisaba pedales.

November 16, 2009

EL PRIMER ATAQUE, EL MEJOR

Husein entró por la calle Este (5ª Avenida) en compañía de diez mil y un iraquíes vestidos de gorros blancos y túnicas fantasmagóricas. Era el día 13, 13 horas, 13 minutos.

Dejando atrás el Parque Central, en rutas de ochos y séises fueron fracturando la ciudad, New York, apareciendo por la Gran Plaza de Armas y bombardeando al Hotel Plaza, por la calle 59 hasta cruzar la 6ª Estrada, feneciendo en la General Motors. Escarceando la 58 "Street", tras Berdoff Goodmans y Doubledoy, la Iglesia Presbiteriana y la librería Bizzolli; Harry Winston y la espera del tráfico.

A dos manzanas, por la calle 57, a punto de sucumbir en la 54 tras la 5ª Avenida y sufriendo erisipela por los distritos 52, 51, 50, 49, 48, 47, 46, 45, 44, se lanzaron en forma de tubo gimnástico de neón contra el Centro de Producción IBM, en forma de cero. Ya en la Biblioteca Pública, tridente en forma de E o cabeza de perro ciego, Husein les preguntó a sus seguidores: "¿Ha habido interferencias?" A lo que contestaron: "No sabemos, pues era un día de compras". Meandrearon al menos tres veces en torno a la Comisaría Blanca de Bush. Este estaba roturando el tiempo para detenerlos. "¿Pero no era yo el que os iba a invadir?"

(Cartas al BIS, Librería El Buscón, 1991)

EL TANQUISTA ESTALINISTA

El Comisario ve que su hijo se le escapa.

- ¿Adónde crees que vas?

Y se lo da todo mascado, las golosinas por pedacitos.

- Ya estoy harto de niñerías, de zalamerías, me tenéis harto, tú, Soledad, y ese entrometido de Julio.

Hasta entonces, Julio, cuando se enamoró de Soledad, no sabía que estaba casada y que su marido era el Comisario. Cuando se enteró de que estaba casada, pensó que era de Cándido (el dirigente más hablador, el grosero del puro y del mostacho que se sentaba a su lado en aquellas sillas astilladas del local), pero no, Carlos era el Comisario y su hijo se llamaba Carlitos. Soledad siempre quería regresar a casa con Julio que era más simpático y alegre que su marido, el cual siempre estaba atareado con la teoría marxista-leninista y con las cotizaciones de la Bolsa.

Julio se lo contó a Soledad; eso, ella se lo contó a su marido Carlos, y él le contestó a los dos:

- Dejadme de pijadas.

Se dio cuenta de que el marido estaba en primer plano, que Julio pertenecía a la juventud y aquél al partido, que Julio no era nadie en la célula comunista.

Al día siguiente Soledad lloró delante de todos en el local y anunció que se pasaba a la juventud. Sole quería al joven Julio.

Cuando Julio le contó a la sobrina de Cándido que estaba enamorado de Soledad, ésta le miró con el rabillo malo del ojo, y le inquirió:

- Ten cuidado no la dejes embarazada que es la mujer del Comisario.

Un día Carlitos tuvo fiebre, y Soledad le dijo al joven Julio que subiera a su casa. Se la encontró en su cuarto y en camisón. Al niño le quemaba la frente. Julio luego alardeó y se lo contó a Sancho, "el Tanquista Estalinista" -a quien un facha la noche anterior le acababa de romper la cabeza con la misma escoba con que pegaba los carteles electorales, produciéndole tres puntos de sutura-. "El Tanquista Estalinista" y el Comisario eran muy amigos, y casi siempre iban juntos al bar y a todas partes. Además sabían todos los entresijos de arriba y abajo, y aspiraban a dirigir los destinos más altos. Él no se había quedado impresionado ante la cara de Soledad la última vez que discutió con su marido. Y Julio merodeaba en su interior: - ¿Me apoyará el Tanquista? Y siguió pensando: - Todas las mujeres que se casan, contra natura, porque no tienen un puesto de trabajo o no quieren trabajar. Prefieren al déspota en casa que a un tirano en el almacén. Pero Soledad no era artificial y Julio había ganado muchos méritos. Al hermano quinceañero de Sole, lo había cambiado, lo había apartado del tabaco y de la litrona, y gracias a él leía algunos libros de aventuras.

"El Tanquista", absorto, ni le contestó. Esta última noche de campaña presidencial no le iban a cruzar la cara esos mierdas. Se las preparaba.

En la Plaza de Toros de las Ventas hubo un mitin. Soledad tenía que optar entre vender dentro bonos para el próximo viaje nicaragüense -como su marido le había mandado- o quedarse fuera, al lado de la mesa de propaganda de la juventud, junto a Julio.

Y optó por él, porque estaba hasta el moño del control de su marido "y dio la nota".

"El Tanquista Estalinista" ya estaba advertido y se lo dijo al Comisario:

- Les pillé ayer, desayunando, al amanecer.

Soledad estaba muy contenta y, de momento, desaparecieron los dos por la Puerta Grande. Aquella tarde junto a Julio en el Retiro, Madrid tenía nubes de Sierra y el sol radiante de mayo invitaba a pasear. Los máximos dirigentes de la célula de Centro lo taparon, mientras que los de la célula de Carabanchel (que se adentraron alocados con sus pancartas), ni se enteraron.

Y Julio, ufano, decía a todo el que se encontraba:

- Estoy en representación de Carlos. Y añadía:
- Además, soy ahora el nuevo Comisario.

Luego Soledad se mintió: - ¿Pero qué he hecho?¿Cómo voy a vivir con un estudiante que no tiene nada, que no tiene un trabajo? Tengo un hijo. Y Carlos me quiere en casa. Hay formalidades que se deben respetar.

EL VAGABUNDO HAZAS

Jose Manuel trabaja en la Torre Europa, donde hay mucha competitividad, y le ha dado una moneda al vagabundo Hazas que está en la puerta antes de entrar. El empleado eficaz tiene dos cartas y en contra una escalera: espera que lo que tenga en este rascacielos sea una escalera encubierta que es lo que se le presenta, y que por eso la odia: cree que lo que él tiene es un buen par de comodines actuantes, además hay no menos de catorce espectadores, dos ausentes, tres o seis despedidos y seiscientos clientes hostiles. Pero sus dos comodines y él son perfectos, son el Odio le dice a su compañero, y su rebeldía mayor es mear a disgusto donde no le dejan ni respirar. Un comodín se lo han comido por ser joven y prematura su acción, primitiva e intrépida, y el otro se ha escondido indeleblemente. La escalera tiene dos escalones fuertemente enlazados, unidos, pero hay uno que quiere:"con trés,/ hacer traspiés", tal vez en esto esté su suerte: "Al primero lo hizo caer,/ el segundo se ausentó,/ y al tercero será rematar". Él habrá sido quien en bajando habrá empujado,/ y el segundo se habrá ladeado. Y ya están pasando la fregona. Y ya sabe lo que hará mañana: una gran meada.

¿Qué lleva en su saco el vagabundo Hazas? Un ejemplar de La Farola, una cuchilla de afeitar del héroe de Chamberí, restos de las cuentas del Gran Capitán, queso seco de la venta más próxima envuelto en un viejo periódico con la foto del cuadro goyesco de Saturno devorando a sus hijos, el ala derecha de un juguete de un niño rico de las pasadas Navidades, clavos de los esclavos del Archivo de Indias, un cristal piramidal del parque de Berlín, una piel de pétalo rosa de elefante, restos del chiringuito inválido de Ventas, la caperuza de una hucha de la colecta pasada del Domund, parte de una antena parabólica, un pedazo de los últimos vaqueros Lewis 501, un tique de la butaca de su último amigo muerto del acompañante fantasma en la patera de Santa Cruz del Mar, una botella vacía de un antiguo vino de Oporto, y una barra de pan duro que le dieron de limosna unas monjas de un convento de Arturo Soria, y otras menudeces. Yo podría acabar como él.

TORRE EUROPA

Partiendo de la estatua de la estrella de Martí en el comienzo del paseo de la Habana hacia el área de Azca, hay un paso subterráneo que sólo los peatones aventureros se atreven a utilizar -arriesgándose en cambio a sortear en la superficie a los coches, y esperando que no venga por en medio de la Castellana la casual ambulancia-, donde tienen su hospedaje una pareja de mendigos en tres colchones mugrientos y donde a veces tiene cabida un invitado más. En la curva que antecede al paso han muerto atropelladas dos señoras, que se sepa.

Ya en Azca: el camino que conduce a la izquierda lleva a El Corte Inglés y el de la derecha, a los rascacielos de color marfil y de color tarántula: la Torre Picasso y la Torre Europa. Al lado está el Palacio de Congresos, en cuyo frontispicio hay un enorme mosaico de Miró que parece representar una operación de un señor a corazón abierto. Y en el interior del Metro que da al Estadio Bernabéu, un gato ennegrecido maullando y dos pájaros revoloteando -que durante meses han estado dando la nota sobre las vías- han sido sustituidos, no sé cómo, por música clásica a todo volumen. Si esto no es surrealismo, que se lo digan a la estatua de la llama que está en esta antigua plaza de Lima, que parece decir: "Picasso, Miró, ¿y Dalí, por qué no?". ¡Cómo no sea el reloj hypnagógico o de huevo frito de la Torre Europa, en forma de ataúd negro, valorado en dieciocho millones, que nadie consulta por ininteligible, y que en sus primeros pinitos no dejaba de atormentar en su sonar inexacto! La gente va con sus coches por la Castellana para ver el Bernabéu. Cuando gana el Real Madrid la circulación vibra de nuevo. Y así también los empresarios de las muy variopintas oficinas alrededor del aparcamiento natural de la colonia El Viso.

CHESTER

Mi perrito Chester es un animal-texto muy comentado en la calle por su preciosidad. El otro mediodía, mientras paseaba con Chester por la concurrida acera izquierda de San Amaro, unos niños que jugaban a la pelota se acercaron cariñosamente a él, y éste les devolvió el saludo con afectivos arrumacos, sentándose con ellos en su banco de madera. Al preguntarme por su nombre, y al decírselo, lo entendieron como "Chesper", y en verdad que éste era un nombre más bonito, un nuevo nombre: CHESPER, y con dos apellidos, que luego pensé le habían acepcionado aquellos niños académicos: CON PÉ. Es decir, que en la vida de salón nuestro perrito yorkshire se pasaría a llamar desde esa misma tarde: CHESPER CON PÉ.

La compañía de un perro hace Humanidad. Cuando Chesper se estira en la cama y está solaz, sin pesadillas, mirándonos del revés, Olga le canta mientras pasea con cestos de ropa: "Con la pata levantá/", y yo le añado: "y la panza almidoná/..." Para todos los caninos la palabra "collar", es una palabra mágica, porque saben que van a la calle: con el collar y la correa; y esto lo sabe Chester muy bien, y se le iluminan los ojos de ciruela, cuando lo oye. Si sacas al perrito, y va a llover, sé condescendiente, no lleves paraguas para ti.

Dirige su mirada adonde van mis pasos, y luego la bifurca, levanta las orejas e iza el plumerín o el rabito -especie de acento o guión negro- y se lanza en justa lid a olisquear a otro perro, del que se hace amigo, si es pacífico. Uno de ellos es el caniche Curro, aunque lo ve muy poco.

A Chesper le encanta lamer las meadas, las medias y la parte natural de las perras, y en esto es un poco guarro. Los domingos le molestan los petardos y las tracas que tiran en el Bernabéu: corta el paso de golpe y sale disparado hasta llegar a casa con la correa estirada y las orejas gachas.

Pesa dos quilos justo y tiene cinco años de edad, que es toda una madurez para un instinto canino. A mediados de mayo le quitamos a Chesper el sayo, es decir, le cortamos el pelo a cero, para que no pase calor; entonces se le cae al suelo, en la consulta del veterinario, el manto de color gris fuego -o el vellocino de oro de Jasón como le apodamos en broma-, y en una hora se metamorfosea en un mandril, con esa cabeza recortadita en forma de rombo que le queda, dispuesto después a subirse a un árbolito ante la mirada atónita de los tertuliantes del parque de la avenida del Brasil o agarrar con sus débiles dientes alguna pierna despistada.

Cuando hace sus necesidades, hay que prestar mucha atención, pues parece todo un cabrito diablesco, aunque sus cagadas no son plastas sino figuritas de mazapán piensado, menhires de chocolate o palitos de padoluz, que aunque se parecen entre sí, no son las mismas que las de un antepasado suyo: "Chiqui, el lobezno de Sherwood". Hay algunas personas humanas que se emperran, ladran y quieren morder más que las caninas; y cuando me lo recriminan extraños que no aman a los animales, yo les contesto:

- La gran ciudad de Madrid rezuma mezquindad.

November 14, 2009

PEQUEÑAS EXCOGITACIONES

Dos contrarios se unen para la perfección,
mientras que dos semejantes se unen para su propia pasión.

El respirar es la mínima dignidad: que no te asfixien los demás. El pensar necesita de la obra digna.

Apelar a la amistad es apelar a la virtud o a los dictados de la razón que deben crecer en ella.

Hay una lucha universal entre los principales y los secundarios. Los principales arrastran a los secundarios.

Las cosas buenas están hechas para la gente importante. Los importantes hacen cosas buenas. Éstas, son la medda de la importancia de estos seres importantes. Éstos, son escasos.

Los conceptos de las cosas o criaturas son muchas imágenes globales que se entrecruzan mientras piensas en un lapso momentáneo. Las repeticiones mentales no son iguales.

La Naturaleza es muy particular.
La causa no es lo importante sino el efecto.
Pero sin causa no hay efecto.
La vida es sagrada.

Tengo siempre un enemigo en cualquier parte por mi forma de ser. El hombre no es libre, y aunque quiera, los demás no le dejarán.

La razón necesita de costumbres y hábitos bien firmes. El único bien del hombre es vivir en paz y armonía, en felicidad y equilibrio.

En el bien, o en el mal del colectivo, siempre hay algo de la propia cosecha de uno.

ATOMISTAS A EMPUJONES

Es la crisis, vamos unos contra otros, empujándonos, dispersados sin sentido, salpicándonos a los lados, volviendo y saliendo, en un acento de guerra, mientras cae lluvia a torrentes del cielo, es la crisis general; dispersos sin encontrarnos, muertes en la circulación a traición y sin parar, no hay amor, no hay paz, solo hay un ir y retornar sin ocupar lugar.

Fenecer con la vida en la cuerda floja; miles de partículas lanzadas en el espacio, de día de todo y un poco menos de noche cuando llega la calma. Pero ni en casa paramos, entramos y salimos sin convivir con los otros, sin parar ni tener tiempo para descansar, reflejos de un movimiento corporal que nace y se resuelve sin solución.

Náusea infinita. ¿Y quién es enemigo de quién en esta lucha con tanto golpe entre iguales sin construir éticamente para arriba? Y un destino común: el de tropezarse unos con otros como átomos sin principio ni fin, como lapsos de existencia de unos individuos simples y uniformes. Química pura, biología y cuerpos en evolución dinámica o darwiniana.

Para esto sí que somos iguales. La democracia tiene cada vez más que ver con Demócrito. Los fenómenos sociales no se ven como un nous sino desde el punto de vista mecánico. Los cuerpos que vemos son desgraciadamente átomos (y no personas) que difieren en orden, forma, posición y "status" cuantificador de dinero.

SANTO POR UN DÍA

Jorge iba con sus padres dando un paseo por la ciudad. Pasaba por la iglesia de al lado del parque de Andalucía, que era una iglesia nueva: SAN BENDITO SALVADO, se llamaba. Desde la claraboya se oía un cántico:

"A un mundo nuevo vamos ya,
donde reinará el amor,
donde reinará la paz".

Y entraron a conocerla. Vieron que era nueva, y que no era como las que habían visitado esa tarde. Jorge comentó que el Cristo no estaba bien colocado, que estaba torcido, y un poquito rajado. Se le acercó un cura rogándole que no hablara en un lugar sagrado. Jorge le contestó:

- ¿Llama usted sagrado a esta iglesia tan moderna?

El cura tuvo un pestañeo de asombro. Jorge vio que era tan moderna y ahuecada, que aquél antiguo cristo no encajaba en aquel lugar. Pero se disculpó ante el cura.

- Perdone por la contestación. Me disculparé ante el hijo de Dios.

Se inclinó para besarle los pies al Cristo. El cura gritó:

- ¡Noooo!!

Pero era demasiado tarde, el Cristo se vino abajo.

(Andrés Domínguez, 7 años)

PETER PAN

Todos los niños crecen, excepto uno: Peter Pan. Generalmente, todos los niños están esperando que alguien les diga algo, algo muy importante en su vida: cuando se dan cuenta que nunca se lo van a decir, que nadie les dirá nada, entonces se hacen mayores.

Algunos a veces piden un beso. "Un beso basta -dicen-, ¡y lo que daría yo por un beso!". Pero el tiempo pasa y ese beso nunca llega, ni la persona milagrosa que lo produce.

El País de Nunca Jamás es siempre una isla donde vive Peter Pan y adonde llegan los chiquillos que con sus barquillas nunca quieren dejar de jugar. El nombre de Peter Pan destaca en la imaginación descarada de Wendy, quien en palabras mayores no duda en afirmar que él se mete en el cuarto de los niños por la noche porque los ve seguros y apacibles durmiendo. Y cuando se va les deja unas hojas del bosque. Peter Pan se metió en el cuarto de ellos y, revolviendo en el baúl y los cajones de la infancia, con las dos manos buscaba a su sombra. Wendy se despertó. Él venía a por ella, pues no sabe lo que es el amor. Ella le cosió la sombra.

No tiene madre, ni quisiera tenerla, y hace que ella le cuente un cuento. En el País de Nunca Jamás hay muchos niños que lloran deseando que alguien venga a contarles un cuento.

EL DRAGÓN DE LA COSMOCAIXA

1

El Dragón de la Cosmocaixa, que está de espaldas al Parque de Andalucía, se dio la vuelta y empezó a descender...

Dos niños lo vieron moverse, empezaron a gritar.

- ¡¡Es una hormiga...!!
- ¡¡Una leche, es un Rascacielos!!
- ¡¡Habrá que llamar a los bomberos!!
- ¡¡No, a un Escultor!!

2

El Dragón atravesó el parque, la gente se tiraba al agua patos, gritando: "¡Tierra, trágame!" Aplastó la zona de juegos. La Policía Local se movilizó rápido, un helicóptero lo iba gravando..."Se dirige a la Gran Manzana, se ha comido la manzana..."

3

El Alcalde dijo: "Llamen al Ejército, y de paso al Goloso que el bicho tiene hambre". Los tanques-grúa llegaban al Ayuntamiento con la comida cargada. El Dragón se lo pasó Pipa.

4

Pasó por el Ayuntamiento viejo y del temblor se cayó la antena. Cruzó la N-I, dos coches le imprecaron:

- ¡¡Dominguero!!
- ¡¡Conductor-Cerdo!!

El Dragón ni se paró a pensar, desechó la idea de darse un baño en la Piscina del Polideportivo. Ya era de noche, se tenía que acostar, se fue a la Cosmocaixa y se tumbó a mar.

FIN

(Andrés Domínguez, 7 años)

NADAL I CATALUNYA

Nadal reviu la Divina Naixença
del Fill de Déu. Si el néixer duu alegria
alegrem-nos, amics, d´aquest Sant Dia
amb tota nostra força, cor i pensa!

Que no sigui, només, goig d´un sol dia,
l´Estel que avui ens diu la Bona Nova,
i el seu reflex constant faci de guia
el País on vivim i que es renova.

Si ens girem cara al cel enllà d´enllà
i recordem la seva antiga glòria,
veurem en cada estrella un català
que amb sa lluita forjà la nostra història.

Si per Nadal, cada any, Jesús pot néixer,
també pot fer Catalunya renéixer!

(Lluís Gassó i Carbonell, Nadal 2007)

November 13, 2009

NUMEROLOGÍA

Pocos misterios abruman más que la interminable sucesión de números en nuestras vidas y de los minutos en nuestro reloj.

Pitágoras fue un hombre de genio, de un genio formidable, tremendo, porque es el primer filósofo griego a quien se le ocurre la idea de que el principio de donde todo lo demás se deriva, lo que existe de verdad, el verdadero ser, el ser en sí, no es ninguna cosa; o mejor dicho, es una cosa, pero accesible a los sentidos. Esa cosa es el número. Para Pitágoras, la esencia última de todo ser, de lo que percibimos, es el número. Las cosas son números, esconden dentro de sí números. Las cosas son distintas unas de otras por la diferencia cuantitativa y numérica.

Freud tenía su predilección por el número 62; 95 fueron las tesis antipapales que clavó Lutero en la iglesia de Wittenberg, 135 las máximas de La Rochefoucauld...todo se condensa en el número, incluso la letra, pues sabido es que los israelitas escribieron la Biblia cabalísticamente (31 veces aparece el nombre divino de Sadday en el Libro de Job). Pessoa y Kafka, y Carpentier y Cortazar, también eran dados al numeralismo, como queriendo dar una interpretación a esa cifración de cosas que nos acontecen a lo largo de la existencia, día tras día, como una fuerte marea espiritual.

El hombre se queda mudo, no alcanza la esencia del número y del tiempo, a pesar de tener aparatos atómicos de medición exactísimos. En la excitación del amor las horas pasan rápidas, y en el aburrimiento del estudio estudiantil éstas se hacen lentas; impresiones propias del individuo más allá de la finitud o infinitud del espacio, en el Universo no eterno, finito y en constante movimiento. Y aunque no todos los calendarios continentales coinciden, esto no complica la diversidad cultural de la Humanidad.

Por otra parte, el Dios-criatura humano no puede ser un simple número, con un determinado valor, delante y detrás, en manos de la estadística de la crisis financiera, no es una máquina, y los alquimistas alemanes del siglo XVI no lo encontraron en su trazado demiúrgico. El poeta no maquina a base de renglones.

LA BALLENA FILOSÓFICA

Voy a ver si cazo a una Gran Ballena Filosófica.
¿Pero qué esconde mi mente, un Acantilado oscuro?

Lo que me cumplió a librarme de la locura fue obedecer...luego consideré que los pensamientos eran míos, pero de no haber creído al principio que eran de Dios, no hubiera arrancado a la salvación. Tardé unos años y medio en superarlo, cuando pensé que eran míos, mi musa ya no estaba a mi lado, ¡oh Palas Atenea!

Yo no quería morir, quería leer mucho, haber leído todo, Dios me proporcionaba al paso buenos libros.

"Pues pienso que tenemos las ideas en nuestras mentes mediante la voluntad y el poder de Dios, aunque en un modo que no podemos concebir", decía Malebranche.

Y porque tenía crisis de razón y fe, y porque no tenía mente. Y porque se me exigía el alto precio de demostrar que era un genio, y porque siempre me consideré un ser inferior a los demás, dejé en manos de Dios la lucha con los dictados de la Razón.

Ese salto al vacío que es acogerse a la razón innata, despreciando todo idealismo de la religión, ¿que finaliza en la impotencia atea? En mis sueños sólo pido que mis personajes me admitan.

Cuando rezo veo la intranquilidad y la náusea, que me provoca este mundo, ¿O DEL INEXISTENTE HOMÚNCULO?

En la materia viva, si queremos conocer su composición, empezamos por dividirla y matarla. ¿Existe eso que llaman el PROTOPLASMA?

Hay un señorito o duendecillo negro metido dentro de mí, en el tercer ojo, al final de la glándula pineal cartesiana, que me hace mirar fijamente lo mismo que tengo que mirar todos los días, y piensa el muy ilustradillo, y me avisa, que lo que él quiere, que me perdona si no le hago caso, siempre fiel, a no ser que mis pecados sean muchos; entonces se me va, y se me vuelve a inspirar, y a acompañar...

Es un ángel diminuto y tinazón, "chip extraterrestre", que vela por mí. Esto es. ¿Es igual en cada uno de nosotros en nuestro inconsciente de metapsicología freudiana?, ¿y que aplaude si cumplimos lo que nos ordena? Es limitadillo, el muy pobre se enfada, y se pone a descansar en su Torre de Control si...¡ojalá, no nos lo maten los Nageli mendelianos! Sigo buscando la Ley del Azar en el noticiario de los periódicos y en vocabulario de los diccionaros.

Y la caridad con el inconsciente es la locura, me dirán. Y el duendecillo, quien jura también por el consciente, me dice: "Si pidieras más, arrancándoselo como prenda al Supremo, que lo tiene, lo obtendrías a tu favor". Y así. "Te pido Señor, que sea fuerte en mis convicciones, que sean bien fundadas, y bien fundamentadas".

Como niño que fui, lo quería todo en orden y claridad. ¿Tengo concatenación de frases, de corrimiento tangencial de ideas a lo dominó? Me estoy pasando con lo que estoy diciendo, ¿o en mi conciencia hay un duendecillo muy físico de Dios?

"A las 10 noche, sábado 14 nov. 1716, moría el propio Leibniz, que como luterano, no creía en la transustanciación (formuló su teoría metafísica de las mónadas, tales como el dualismo entre mente y materia, el origen del mal y la responsabilidad del ser humano en un mundo de determinismo físico), lo que buscaba era nada menos que la realización entre una mecánica y una metafísica espiritual en la que tuvieran cabida la libertad de Dios y la libertad humana".

Esta enfermedad de lo inservible (muy de moda en el posmodernismo), hay que tirar bien del cubo de la fregona hacia abajo, a ver si oímos pasar a la Gran Ballena Filosófica, al Snark de Lewiss Carroll, y esquivar, y sacudirlo de los insectos y ramitas de polvo que están en la superficie, y demás esturpicios (neologismo que quiere decir = estorbos estúpidos y estropicios religiosos) que flotan en el agua.

Hölderlin se impone la tarea de expresar lo desconocido, de decir lo impensado. Para hacer esto, el sujeto se descentra, abandona su egoidad limitada, y se precipita al abismo. El límite extremo no es, en su caso, la afasia, sino la locura y la muerte. Advocatus diaboli: que cada uno busque lo divino dentro de sí.

En el fondo creo en lo sobrenatural, y lo he visto, y creído con mis propios ojos alguna vez, que además se encuentra dentro de lo natural solo que no lo conocemos, pero fueron tiempos de euforia, y ya lejos. ¡Yo no quiero enterarme qué miedo es Dios!, ¿por qué llega su Voz desde tan lejos, debilitada en el trayecto por el Espacio de las Galaxias?, ¿es la razón mineral de carbón que él intenta rebajar, como si hubiera unos enanos depuradores en el interior de nuestros intelectos?¿Dios nos someterá a su orden al final de los tiempos?

Dime, me diré, ¿qué es lo que pierdes, qué te abruma, en qué piensas, o quién eres, y qué intenciones tienes? Es hacia dentro de la conciencia, no hacia un conato de fuera de sí misma. Quien como al despertarse interpreta los sueños tiene buena memoria, como los saurios que quieren reptar y volar.

Si al cuerpo le pides más, no te lo va a dar, y si lo hace, va a ser a costa del tiempo que dedicas a ser un mentalista. Tú mismo, estás dentro de la red con la que intentas cazar en el Océano Divino. Conoce el mar, y conócete a ti mismo decía Sócrates. En la Naturaleza hay redes de destino. ¡Dios es tan natural! "Mi subjetividad y un creador son demasiado para un cerebro", decía el romántico Lautréamont.

Es terrorífico el Modelo Divino. UN DIOS MUY GOYESCO, somos una estirpe maldita acojonada por la enfermedad de Moby Dick, y no podemos salir de la Trampa Humana. Un cascote en la cabeza es lo que nos espera en el Espacio Interestelar cuando busquemos a Dios, que estará cojo e inválido y escondido en algún Escondrijo, y si no está muerto, quizá esté creando otros mundos, desinteresado en nosotros.

El Gran Dios no tiene un Centro en el Universo, es flotante como una lamprea, y se lo recorre todo a su vez. ¿Quiero creer que Dios no abandona a los suyos? Si el duendecillo negro divino se enfada por esta segunda repetitiva, me dejará inoperativo. Y yo quiero llevarme bien con él, lo respeto tanto en su viveza como a la razón pura de Kant. El duendecillo me deja elaborar este tema, porque es él quien lo ha escogido. Hay que tener un cierto respeto por este farmacéutico de bigotito negro.

El Medio Divino es el amor: "Ama y quedarás untado de Él" como decía Teilhard de Chardin. Y cuidemos la Naturaleza de los pucheros que decía la casera Santa Teresa de Ávila. Hemos convertido la Tierra en un Basurero. ¡Preludio a la Evolución de la semillita de la razón, ese diminuto ratón de luz que nos estringe (neologismo que quiere decir = nos exige encarecidamente y nos limita asfixiándonos).

¿Ahí está Dios, su duendecillo y nosotros? Somos una raza de malditos mortales, ni nos entendemos con nuestras almas con cuerpos, ni con nuestros cuerpos con espíritus, ni unos con otros.

Hay más infiernos en la Tierra. ¡Dios manifiéstate!, me digo. ¿Estamos en una pecera esperando a que el Espíritu Divino se prepare para comérnoslo fervorosamente?¡Terrible es la condición del entendimiento de los seres humanos! Los demás están durmiendo, reticentes, los perplejos mosaicos, y observando en qué va a parar eso, no sea, que nos salpique pronto el ineludible THANATOS.

Al duendecillo divino, como es la caja negra del avión que quiere volar altos vuelos, que perdura, le gusta jugar con la Hostia Consagrada, en el paladar la secreción con saliva, y la escupe al suelo y al aire, pisando entre los aracnoides cerebrales. Este duendecillo, la adora y la besa, porque le da mucha vida para adormecerse a sí mismo en la eternidad de su entendimiento. De momento tenemos 46 cromosomas.

¿Divinamente corretea el juicio crítico y se difuminará EN EL ESPACIO Y EN EL UNIVERSO? Cuando un cuerpo se convierte en carbono, ¿se puede dar la transmigración de las almas? Entonces es LA SABIDURÍA, el tesoro incorrupto en el que debemos perseverar mientras vivamos, para que en lo comunicativo de lo colectivo aumente nuestra felicidad y paz. Si se producen las carambolas de Dios y todos leyeramos se producirían los milagros metafísicos. Así que, en la Caza de la Gran Ballena Filosófica se reduce a eso, ¿y por eso se me ha prestado dócilmente a flagelarme este heutontimoráumeni, duendecillo, "verdugo de sí mismo", en estas disquisiciones filosóficas? Sin cabeza uno no es hombre.

Los libros aumentan la elasticidad de la mente como si fuera un chicle. ¡Ser correcto y lúcido como un místico para poder vivir bien! Y si en uno, me pierdo, el duendecillo centellea, enciende una velita inextinguible en la frente cuyo hilacho que conduce a ella nunca se pierde. ¡Ah, por cierto, el duendecillo me dijo, ayer!: "Para cuando se haga Vd. serio, ya estará calvo como la cabeza de la ballena". Y ahora, me canturrea por casa, cuando no encuentro algo, lo siguiente: "Duendecillo, duendecillo/ juega y devuélvemelo".

LA CREACIÓN


Sobre el 474 a. de C. Anaxágoras "de Lampsaco" escribió:

"En la masa originaria nada era perceptible debido a la mezcla total y amorfa. A continuación, y como consecuencia del movimiento de torbelino, se separan las semillas de cada cosa, las cuales se reúnen a su vez en partes discretas de cada cualidad determinada, de acuerdo con su naturaleza definida, y éstas finalmente se mezclan entre sí en diversas proporciones para dar lugar al mundo corpóreo.

Nada era menor ni mayor (pues no es posible que exista más que el conjunto) sino que todo permanece siempre igual.

No habrá, pues, creación "ex nihilo" sino simple modificación y ordenación de elementos preexistentes. La masa originaria indiferenciada encierra en sí todo lo necesario para que pueda formarse el universo visible.

Primero la separación de las semillas (spérmata) agrupándose entre sí las de la misma especie para constituir las diversas partes (moirai); luego la reunión de éstas para dar lugar a la materia cuando en los conglomerados producidos entraba una parte de cada una de las cosas (chrémata) de la masa primordial amorfa existente.

Finalmente la alteración e incluso la transmutación de los objetos materiales por la absorción de nuevas partes que, al unirse a las partes correspondientes ya representadas en el objeto, variaban el tamaño de las mismas, imprimiendo así su sello característico y originando la naturaleza propia de cada objeto."

Y en el amor del Espíritu yo me pregunto: ¿y si el primer movimiento no hubiera sido un torbelino? Y cuando me masturbo, ¿se produce este movimiento originario?
Proyección de egoísmo, Yo pobrecito, ¿podré ser un Creador como Dios?