abril 30, 2012

MADRID Y BARCELONA IX



Estar y no estar en Madrid,/ no es lo mismo/ estar es tiempo distinto,/ estar aquí es estar,/ en el tiempo de todas las cosas,/ en el suceso del cruce de calles/ donde se cruzan los diferentes destinos,/ donde sale el sol de un reloj,/ parte el mundo en dos,/ y el aire no perdona el desatino de los vagabundos,/ antes los arroja al bullicio/ y en una noche clara los descalza y arroja al Manzanares/ porque no dieron el santo y seña en el Arco de Cuchilleros.


Podríamos escribir en las aceras madrileñas frases de tinta marina perenne como "Princesita, te lo juro... voy a cambiar" con flechas hacia ellas para quienes por ellas andaren y se dieran un aire de querer cambiar en la vida y se podría dar en calles peatonales de Hortaleza y Fuencarral.


Si pusiéramos un Hotel dentro de las Grandes Tiendas de Sanchinarro habría gente que se pasaría todo el día allí pero esa no es la política de El Corte Inglés ni el de que cambie el nombre de la capital por su marca de tanta calidad.


Ni con los castellanos, ni con los catalanes, ni con los rumanos y los ladinos, el día del Libro lo voy a celebrar metido en mi casa que creo que va a llover como siempre en los días de los libros buenos que luchan para que no los quemen, y así el agua del cielo viene a apagar las iras palurdas, y la próxima semana iré a la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión en el paseo de Recoletos por cierto la ocasión se presenta todos los días que te cruzas y te caes en la cuenta con un libro en la Puerta del Sol.


Los catalanes saben qué es lo que está mal foutue-futut y quién les hace la puñeta y son muy hurdidores para desatar la mala suerte y tienen la habilidad para conseguirlo, por favor pásense por Madrid en el puente de mayo y visiten el Parlamento y el Bernabéu y metan bajo un arbolito de la Castellana un pedacito de su pañuelo de castellet.


Las iglesias se hacían con restos de la muralla porque se concedía especial importancia a los colores emblemáticos de la ciudad y también las casas porque si sirvió para defenderse denos toda la cerrazón espiritual para crecer dentro pero con qué piedras haría su casa un judío sino con las del molino y las de la vía principal así debiéramos hacer las aceras de la Castellana y el Bernabéu con pedruscos preciosos de las Ramblas y de la Diagonal.


Los Fiveller eran la familia de ciudadanos honrados de Barcelona, que descubrieron el manantial de Collerola que abasteció de agua a la ciudad, y que fueron sucediéndose en los cargos de regidores, consellers, cónsules de la mar y de catalanes de Ultramar, y embajadores y capitanes de la flota de galeras del Principado y que promovieron el desarrollo de la industria textil y siempre superando las crisis que acontecieron.


Scott Fitzgerald hizo especial hincapié en el fracaso de los dirigentes incapaces de buscar alternativas y en el desengaño de los jóvenes que no pudieron hacer realidad los ideales y las oportunidades que prometía el sueño americano de los años 20 pero aquí no tenemos la suficiente empatía de Goitisolo para novelar la realidad de nuestra juventud en paro.


La partitura carlista musical Gernikako arbola de José María Iparraguirre se estrenó en un café madrileño y los aires madrileños hicieron que se convirtiera en el himno del País Vasco así que se entiende que mucha chulería andaril nace en la capital y con las mismas bolas del puente de Segovia.


Al silbato tiene que correr para alcanzar el vagón. Un predicador loco dentro del tren echa el freno de mano y huye por los pasillos de la estación de la Plaza de España como cual si fuera un Aníbal y un Mahoma que así quiere entrar en el andén de Europa.


Quién daría forma al desnudo femenino como el escultor cordobés Mateo Inurria y quien avistaría la Casa del Campo sino el pintor cordobés Mariano Belmonte y Vacas, y quién me haría traer a la maja de allí sino un poeta de Navalcarnero.


Los cardenales y obispos de Franco pregonizaban que los demócratas republicanos, socialistas y comunistas no tienen espíritu ni creencias, ni creen en Dios, ni en la patria ni en la familia ni en el compromiso del matrimonio, y solo se atienen al capital del trabajo, y así como los chinos vienen a vivir al barrio de Prosperidad de donde sale el autobús 1, y en cuya Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús los rojos encuentran su salida de gloria convirtiéndose al cristianismo.



CATALUNYA XIII



La mesa ibérica es de voluminoso cristal y siempre hay alguno de los convidados que quiere de un golpe hacer segmentos para llevarse uno bajo el brazo para patentarlo ante el faraón extraño que solo lo añadirá como un objeto en un redaño de su casa y el día menos esperado lo hará añicos y lo tirará al escombrarial.

Yo soy español de Europa y tú eres europeo de España y la máscara nacionalista nos la guardamos catalán de España y español de Catalunya del Estado-historia heroica mutua.

Imagínate que en vez de TVE tuviéramos una TVEU europea y viéramos las noticias de Europa y los documentales regionales y el parte metereológico del continente, serían la mafia de los funcionarios de Bruselas quienes lo gestionarían qué horror, mejor que sea un grupo escogido de periodistas universalistas en Barcelona.

El sueño del judío catalán renegado Jacob Xalabín no sería la batalla otomana de Kosovo de 1389 sino el uso del AVE con Madrid y el disfrute de lo catalán y de lo español con la elipsis de los determinantes independientes y sin entrar en el jacobinismo de la Izquierda Republicana de Manuel Azaña.

Guerau de Liost se dio cuenta del lío que era ser catalán y hacer la guerra como un político catalanista y querer exprimir la lengua hasta chorrear una poética vital y estos son los sueños y las sátiras de ese pueblo fraternal que se dirime su existencia angustiosa cada vez que tiene que hacer la comprobación de unión con la lucha por la independencia del castellano en un dos de mayo de Madrid.

Qué puedes hacer para tener contento a Dios, ser justo con los que se portan bien contigo, a Dios no le importa que seas feo pero lo que quiere solícitamente es que seas bueno, Joan Roig Soler capta la luz balear y catalana que se extiende por los pueblos de Aragón y que Dalí reducirá al plano del desierto, y yo creo que todos somos responsables de otros.



abril 28, 2012

EL COLLAR DE PERLAS DE LA SABIDURÍA: IBN GABIROL


1 Dijo el sabio: Con la sabiduría tributan los sabios su gratitud al Creador; por ella se logra en vida la plena realización del culto divino, y buen nombre después de la muerte.

2 Nada hay que tanto afine el entendimiento como la instrucción y la sabiduría, ni que tanto evidencie el verdadero saber como la buena conducta.

3 Las preguntas del sabio son la mitad de su sabiduría; la afabilidad con el prójimo, la mitad de la sensatez, y la buena administración, la mitad de la economía.

4 ¿Quién será el más idóneo...? El sabio que gobernó, o el gobernante que busca la sabiduría.

5 El sabio y el justo a nadie temen...
("Me sentiría humillado si Dios viera que yo temo a otro fuera de Él")

6 ... la sabiduría se inclina hacia el que la busca.

7 Quien se afana tras la sabiduría y la sensatez logra una diadema.

10 ... pues el fin de la sabiduría es la paz, y el del oro y la plata, angustia y agobio.

13 También le aconsejó: Busca la compañía de los sabios, pues si sabes, te honrarán; si yerras, te enseñarán, y si te exhortan, te beneficiarán.
("Sea tu casa lugar de reunión de los sabios, y no temas empañarte con el polvo de sus pies, y bebe con ansia sus palabras".)

15 ... pero es menos culpable negligir la sabiduría por ignorancia que por desprecio.

16 Preguntaron a un sabio por qué aventajó en sabiduría a sus compañeros, y contestó: Porque he gastado en aceite más que ellos en vino.

24 La mejor prosapia es la sabiduría, y el amor, el más fuerte vínculo.
("la virtud es la sola y única nobleza", Juvenal)

26 La sabiduría es el placer de los sabios, y la necedad, el de los necios.

27 Qué hermosa es la acción coronada con la sabiduría, y la sabiduría coronada con la acción, y aún más, la acción sazonada con la gracia.
("Es la virtud más amable si brilla en un cuerpo hermoso", Virgilio.)

28 No hay mejor unión que la modestia con la sabiduría, y el poder, con la clemencia.

30 Así adoctrinaba el sabio a su hijo: Procura ser sabio, aprender y escuchar; de lo contrario, podrías malograrte.

31 E insistió: No está bien avergonzarse de preguntar sobre lo que se ignora, y decir sencillamente: No lo sé.

33 La valoración de una persona depende de su saber.

35 Los sabios de la tierra se asemejan a las lumbreras celestes.
("Los sabios en la tierra son como las estrellas en el cielo".
Los sabios brillarán con el esplendor del firmamento, y los que enseñaron la justicia a la muchedumbre resplandecerán por siempre, eternamente, como las estrellas", Ben Mislé)

36 Interrogáronle a un sabio: ¿Quiénes son mayores, los sabios o los ricos? Y contestó: Los sabios.

37 Insistiéronle: Siendo así, ¿por qué razón los sabios frecuentan más las casas de los ricos, que los ricos las casas de los sabios? Respondió: Porque los sabios conocen el valor de la riqueza, no así los ricos el de la sabiduría.

39 El primer escalón para la sabiduría es el silencio, el segundo, la atención; el tercero, la memoria; el cuarto, el esfuerzo; el quinto, el maestro (0: el estudio).

47 Dijo el sabio: La sabiduría va acompañada de la modestia y la paciencia, y las requisitorias del necio, de ruindad y orgullo.

48 ... y la cortedad malogra la sabiduría.

51 Que repulsiva es la estulticia en el anciano.

53 La sabiduría buscada en la vejez es como lo escrito sobre arena, y la adquirida en la juventud, como lo esculpido en piedra.

56 La pobreza no abate al sabio, ni el placer le subyuga.

71 Preguntaron a un sabio si el saber beneficia a la ancianidad, y respondió: Si la necedad es un oprobio, el saber es un ornato.

73 La compañía de los sabios honra, la de los necios afrenta.

75 Busca la sabiduría con la avidez que un tesoro; a su lado nada valen el oro y las perlas.

86 Quien acumula paciencia y mansedumbre disminuye sus ofensores y aumenta sus protectores.

90 Quien no domina su cólera, no posee sabiduría cabal.

91 El silencio es la mejor respuesta para el necio.

94 La modestia se confunde a veces con la tontería.

95 Quien no aguanta un denuesto oirá otros muchos.

103 Donde hay medida no hay yerro.

104 La paciencia habitual aligera las mayores contrariedades.
"La paciencia todo lo alcanza".)

105 Quien elige lo bueno evita lo malo.

113 Cierto monarca sentenció a muerte a un sabio y uno de sus consejeros le dijo: "Tú podrás hacer lo que no hayas hecho, pero no anular lo ya efectuado". El rey volvió sobre su acuerdo y no le ajustició.
(Máximas de gran elevación, totalmente dentro del espíritu evangélico y, por tanto, muy por encima de la primitiva ley del talión.)

114 Dijo el sabio: La circunspección origina seguridad; la precipitación, arrepentimiento.

115 La circunspección trae prosperidad, y el apresuramiento desgracia.

117 Con reflexión se llega a la meta; con precipitación, se tropieza.

120 ¿Y qué se entiende por tal?¿Cómo definirla, por ejemplo, la confianza? -Es la fe, respondió. Insistieron. ¿Y qué se entiende por fe? -No temer a nadie, tener confianza en Dios, conformidad con sus designios y entrega a Él, fue su respuesta.

127 El verdaderamente sabio y confiado en Dios es aquel que se complace en los designios divinos, cuando vienen y cuando finiquitan.

131 Si pones en manos de Dios todos tus asuntos, alcanzarás el camino de la verdadera felicidad.
("Encomienda a Yahvé tu destino, y Él te sostendrá, pues no permitirá jamás que el justo vacile", Sal 55.)

144 El duelo no vencido (o: templado) por la paciencia prolonga la aflicción.

148 ¿Quién es el más paciente? -Aquel que domina sus pasiones.

155 Dijo el sabio: Quien apetece más que necesita, compromete su actual bienestar.

161 A quien no apetece del mundo más que lo suficiente, su parvedad le basta.
("Si vives conforme a las exigencias de la naturaleza, nunca serás pobre; si según la opinión de la gente, jamás serás rico", Séneca.)

167 La riqueza espiritual vale más que la material.
("La riqueza del alma es la única verdadera riqueza".)

178 Modestia y fe van unidas: si falla la una, falla la otra.

182 Asimismo: La excelente reputación dignifica el alma, mantiene la esperanza de días mejores y la confianza en Dios: es la fe perfecta.
("Mejor es el buen nombre que el oloroso ungüento".)

184 La distinción se manifiesta en la selección o rechazo de las cosas, y no te creas sabio mientras no domines tus pasiones.

185 Quien sigue los dictados de la razón obrará y se comportará rectamente, y quien va tras sus pasiones se extravía y perece.

186 Feliz el que controla sus pasiones, pues testigo será El invisible existente, y nadie tuvo que arrepentirse de lo renunciado en honor al Creador.
("Cuando todo es pasión, entonces ya todo es azar, y no es ley de razón".)

189 La conciencia de que Dios lo ve y lo oye todo aparta de las malas acciones.

190 Al que sigue sus pasiones le acosarán desgracias.

193 Cuando las pasiones desbordan la razón son el sello de la necedad.

194 Quien no sabe dominarse, ni reprimir sus pasiones, ni preservarse del mal, mal podrá gobernar a otros.
"Necia pretensión dominar a los demás no sabiendo dominarse a sí mismo".)

199 Quien cede a sus pasiones se esclaviza, y quien se sobrepone es un valiente.

202 La pasión es hermana gemela de la ceguera.

203 El buen sentido duerme en tanto que la pasión está despierta; por eso ésta le vence.

205 ¿Cuáles son los deberes con el vecino, a juicio de los sabios? -Ejercitar con él la caridad y evitarle daño.

211 Una prudente selección denota buen sentido, y la fe solamente se afianza con la razón.

216 El talento del hombre se pone de manifiesto en sus actividades, y el fracaso (o:su inteligencia), en su vocación.

217 Dijo el sabio: Quienquiera que seas, adquiere educación moral, porque sin ella nada hay bien cimentado.

220 La experiencia da cordura, la inestabilidad recto criterio y por las buenas maneras se reconoce al discreto.

223 La experiencia es un campo ilimitado, donde el juicioso hace acopio de saber.

224 Al que no quiera oírte no te empeñes en hablarle.

225 Con aquel que te interrumpe no converses, pues carece de cortesía.

231 La instrucción aparta la necedad del necio, y la discreción se afianza en quien la tiene.

232 He aquí cuatro principios que todos debieran practicar: 1º, usar palabras amables; 2º, escuchar amablemente al interlocutor; 3º, comportarse amistosamente con todo el que encuentre; 4º, habituarse al bien hablar. Y otros cuatro que deberán evitarse: 1º, tratar con necios; 2º, discutir con testarudos; 3º, lisonjear al vano; 4º, asociarse con el corrompido.

233 No compartas tu alimento con quien no se lo merece, es decir, no converses con quien no te atiende.

234 La excesiva chanza disminuye el respeto.

237 Decían los sabios indios: No busques camaradas sin fe, ni vida futura sin obras buenas, ni amor de mujer sin moral, ni ventaja propia con daño ajeno.

241 Dijo el sabio: La conducta buena y virtuosa encumbra a quien la tiene a un alto rango y le lleva a la práctica de las buenas obras.

243 A buen seguro, aquello que puedan decir harán; procura, pues, que no lo digan y evitarán su realización.

244 Y añadió: En tu comportamiento habitual trata a los de buen espíritu con afabilidad y cortesía, y a los ruines, con severidad; a los primeros les aprovecha la cortesanía, pero a los otros, solamente el rigor y el desdén.

248 Cualquier amistad tiene sus ventajas, excepto la del necio.

260 Tres grados hay de necedad: 1º, censurar en otros las propias faltas; 2º, descubrir los defectos ajenos que en nosotros disculpamos, y 3º, requerir un favor innecesario.

263 Tres clases hay de amigos: 1ª, el que ayuda con su persona y medios: es el amigo verdadero; 2ª, el que saca de ti toda ventaja y te sacrifica por cualquier capricho: no le creas sincero, y 3ª, aquel cuya amistad es solo aparente, amistad salutoria, siempre dispuesto a sonsacar, más que a dar: no te confíes en su amistad.

267 La afabilidad fortalece la amistad; la irritación deteriora la cordialidad.

270 No hay admonición provechosa para el hombre amoral

271 Antes de castigar, amonesta.

274 La amistad acrisolada preserva de muchos males.
("Un amigo fiel es poderoso protector; el que le encuentra halla un tesoro. Nada vale tanto como un amigo leal; su precio es incalculable".)

277 Yo estimo al que en privado me advierte mis defectos.
("Amonesta a los amigos en secreto; alábalos públicamente".)

283 No confíes en la amistad de quien te carga con sus penas y te excluye de sus alegrías.

287 Sé generoso en alma y bienes con tus amigos; en buenas obras y palabras con tus conocidos; en amabilidad y saludos con todo el mundo; en caridad con tus enemigos; ten en cuenta tu religión, sé cabal en tus acciones y, sobretodo, cuida tu reputación.

288 Guárdate del que mide su amistad por su interés; pues cuando éste acabe, se terminará aquélla.

292 Dijo el sabio: Da por terminado el malentendido, aunque la excusa sea sólo aparente.

293 No está bien increpar al que se justificó.

294 Evita la amistad de quien ni perdona una ofensa, ni admite una excusa.

295 Cuando se te disculpe tu amigo, aun brevemente, no le pongas trabas y perdónale, pues el perdón es una virtud noble.

300 Dijo el sabio: Guárdate del trato de quien nada bueno puedes aprender.

301 El trato con el indigno crea malas costumbres.
("El que entre lobos anda a aullar aprende".)
("Júntate con los buenos y serás uno de ellos".)

304 El peor contubernio es la unión con una mala mujer: es una llaga.

305 Guárdate de la camaradería con el estulto, que muchas veces pervirtió al hombre sensato.

306 Sea tu trato con los hombres distinguidos, pues tanto el honor como la ignominia provienen de las relaciones.
("Al hombre se le conoce, entre otras cosas, por sus amistades".)

310 ¿Qué es lo mejor para el hombre? -Tener talento, dijo el sabio, y, a falta de él, bienes de fortuna, que granjean consideración; una esposa que sirva de pantalla a los defectos de él, y, si no la tiene, el silencio, que los encubre; pero el sepulcro es preferible a la falta de todo esto.

311 Cuatro cualidades destruyen al hombre: orgullo, indisciplina, pereza y precipitación.

312 Dijo el sabio: El verdadero amigo te sirve con sus bienes en el tiempo de la necesidad, y con su alma en el de la desgracia.

313 Cuando quieras elegir un amigo, ponle a prueba: si, presa de la cólera, se da a razones, admítelo; de lo contrario, recházalo.

314 No cuentes con la gratitud hasta que la hayas contrastado con la negativa, pues el agradecido es paciente, y el pusilánime, ingrato.
("Los faustos sucesos amigos crean, los infaustos los tantean".)
("Mientras seas feliz, contarás numerosos amigos;
pero en la adversidad, que solo te encontrarás", Ovidio.)
"Amigo en la necesidad es amigo de verdad".)

315 No descubras a tu amigo nada que ocultarías a tu enemigo.
("Si el corazón te oprime tu secreto,
¿esperas que éste ha de aguantarlo el de otro?")

321 El secreto es tu cautivo; pero, revelado, es tu cautivador.
("Si tu lengua no encadenas, ella te encadenará".)

322 El verdadero secreto está entre dos; entre tres, ya no hay secreto.

323 Quien su fortaleza basa en la rectitud, doblega a los demás mal de su grado.

328 Preguntaron a un sabio. ¿Qué es la humildad? Y contestó: El sonrojo causado por nuestra propia flaqueza.

341 Hay palabras que malograron cuantiosos provechos.
("Porque callar a nadie dañó; pero sí haber hablado".)

342 La congoja del silencio es preferible a la de la locuacidad: incluso la muerte por el silencio es preferible a la ocasionada por obra de la garrulería.

345 Cuando las palabras sobrepujan a la inteligencia, abruman; cuando es la inteligencia la que excede a la expresión, beneficia.
("El silencio es el valladar de la sabiduría".)
("La taciturnidad en el necio es un substitutivo de la sabiduría".)
("Evidentemente hay ocasiones en que es vergonzoso callarse, y puede ser, además de una vituperable cobardía, una injusticia y ocasión de daños".)

353 1º, hay palabras que prometen beneficios, pero luego acarrean fatales consecuencias, que neutralizan sus ventajas; 2º, palabras que no brindan ventajas y presentan nocivos resultados, siendo, por lo tanto extremadamente peligrosas; 3º, palabras que no prometen ni ventajas ni desventajas, y evitarlas trae consigo alivio físico y mental, y 4º, palabras que ofrecen provecho y seguridad para el futuro, y son las que deben hablarse.

354 Dijo un sabio: Habla poco, pues a menos palabras, menos yerros.

358 La palabra verídica aventaja al silencio.

359 ... pues quien sabe hablar sabrá también callar oportunamente.
("Quien no sabe callar, tampoco sabe hablar".)

364 El rey y la ley son hermanos, no subsiste el uno sin la otra.

365 No habites en ciudad donde no hay rey respetado, juez justo, médico sabio, mercado establecido y río navegable.

366 El rey es como un fuego: a distancia lo necesitas, y de cerca te abrasa.

367 Si el rey se te enfrenta, cercena tus palabras, pues serás vencido.

370 La amistad de un rey, aun cuando implique dignidad y honor, se asemeja a un monte elevado, abundante en sazonados frutos, pero también en animales feroces; su ascenso es duro, y la morada en él, aún más dura.

371 Ante la injusticia humana, apelamos al soberano; pero ante la injusticia de éste, ¿a quién apelaremos?
("Dios vela por tu vida y dará a cada uno según sus obras".)

376 La riqueza de un individuo es paliativo de sus defectos y hasta justifica su perfidia; pero la inteligencia del pobre es menos preciada, y su sabiduría se toma por necedad.

388 Y jamás devolví mal por mal. -¿Y por qué?, insistió el rey. -Porque si el agresor era una persona cualificada, sus razones serían incuestionables, y tendría yo que aguantarme, y, en caso contrario, no me preocuparía de la censura de cualquier ruin.
("El que te dañó o es más poderoso que tú, o más débil; si más débil, perdónale; si más poderoso, perdónate a ti mismo".)

393 Un espíritu bueno, un vecino amable, morada confortable y aseada indumentaria aseguran larga y venturosa existencia.

396 Un espíritu amable es principio y consumación: su principio, la sabiduría, y su consumación, la paz, pues a un espíritu tranquilo le aguarda la vida eterna y no le afectarán las vicisitudes de este mundo.

397 A un magnate le interrogaron por qué medios había logrado preponderancia sobre su pueblo, y él contestó: Con una constante hospitalidad, desprecio del calumniador y socorro a los pobres.

400 El hombre más grande es aquel que sobrepasa a todos en mansedumbre y sociabilidad.

403 Decía también: Si quieres que te aborrezcan, visita a menudo, y para aumentar el afecto, visita de tarde en tarde.

404 Que una milla de distancia no te retraiga de visitar a un enfermo; el doble, de pacificar a dos personas, y el triple, de rendir homenaje a tu Creador.

405 Guárdate del visiteo, causa de despego, como las lluvias, que demasiado persistentes molestan, y cuando escasean, se las implora con oraciones.

418 Sábete también que quien corrige al rudo e instruye al obtuso se asemeja al que melodia para los muertos o invoca a los ídolos.

419 En cambio, al cuerdo la menor admonición le basta; una sola palabra docta le impone en sus obligaciones y le ofrece los términos adecuados para sopesar unas cosas y otras.

422 Bueno es el perdón, y la fidelidad es ornamento de la persona, y la rectitud, la mejor de sus acompañantes.

426 La falsedad adolece de escasa consistencia.
"Los malvados difícilmente se corrigen, y el número de los necios es infinito".)

428... porque la inteligencia sin la moral no aprovecha, en tanto que la unión de ambas realza la comprensión y la actividad.

429 Si no fuera por la sensatez, no existiría diferencia entre los hombres; pero la preeminencia la determina la buena conducta (saber estar).

431 El discreto refleja gloria y bendición en su persona, honra en su casa, ornamento en sus amigos, prestigio en su familia, y se eleva o doblega cuando le place.

432 El discreto, aun cuando sea de humilde condición, tendrá acceso hasta el soberano, asiento entre los magnates, reunión con los príncipes; todos le alabarán, codiciarán su trato, tendrán en mucho su amistad, le temerán sus amigos y él será su mejor monitor y guía propio.

444 No contiendas con el iracundo, no sea que le hieras, ni admitas en tu sociedad a quienes solamente contienden por imponerse, ni te goces en la caída de tu enemigo, pues no sabes qué puede acarrearte.

447 No otorgues de una vez tu familiaridad; pon siempre la verdad ante ti: tendrás seguridad todos los días de tu vida y gozarás siempre de distinción.

454 Hijo mío, no comparezcas ante el rey cuando esté airado, ni ante un río desbordado.

456 Hijo mío, haz por conseguir una buena esposa y un buen amigo; la una te dará tranquilidad dentro y el otro, fuera.

475 Quien tolera la compañía del mentiroso es peor que él, pues el impío no reflexiona en lo que habla, ni se asienta el temor en sus palabras.

477 El inmerecido elogio produce tristeza más bien que alegría.

488 Tres cosas merecedoras de máxima compasión: 1ª, el entendido controlado por un inepto; 2ª, el hombre recto mandado por un perverso, y 3ª, el hombre noble dependiente de un ruin.

489 Dícese que uno vituperó en público a su amigo diciéndole: Me han asegurado que tú me difamaste. -¡Ay!, replicó el amigo, la compañía de los malvados induce a calumniar a los buenos.

493 No contestes al ignorante evidenciando su error, pues tu deseo de instruirle suscitará su odio contra ti

499 No es propio del sabio gozarse en la abundancia de riqueza, ni dolerse por la penuria, sino complacerse en su inteligencia y en sus anteriores buenas obras, pues confía en que nadie podrá despojarle, ni será responsable de las del prójimo.

507 ¿Quién será el más estimable de los hombres? -El que mira sin envidia la propiedad ajena.

508 ¿Qué es lo que hace amable la vida y destierra la tristeza? -La justa estimación de lo que al mundo debemos y el mundo nos debe.

517 Morir con resignación requiere una vida ejemplar.

524 Quien no se aflige por lo que no pudo conseguir, se asegura tranquilidad, mente imperturbable y longevidad.

529 ¿Quién es afortunado en sus negocios? -El que trueca lo perecedero por lo duradero.

530 Es tacha de este mundo que a nadie da lo que le convendría: o de más o de menos.

533 La indiferencia hacia este mundo trae quietud mental y descanso corporal; en cambio, el apego a lo terreno ocasiona desasosiego moral y perturbación física. Quien conoce la Providencia no teme privación ni zozobra por el sustento o de parte de los hombres.

535 Condición de todo humano corazón es la congoja por lo terreno, que tritura los huesos y consume el meollo.

566 La liberalidad para con otro te hace superior a él; la indiferencia, su igual; el respeto ha de ser recíproco, y los favores solicitados de alguien te rebajarán ante él.

567 Cuando uno decae en la riqueza, hasta los propios hijos ya no acatan sus palabras ni sus órdenes.

568 No estimes lo que te den y suponga rebajamiento y sonrojo, porque el menoscabo excede al provecho.

572 La interdependencia es indispensable; pero Dios haga que no necesites de la gente ruin.

574 Pide a Dios que no te sean indispensables los perversos; sería mal presagio.

598 Bastante tienes con ver al envidioso abatido por tu alegría y felicidad.

600 Quien alardea de lo que no posee, se imagina haber vencido a la naturaleza, como aquél que se tiñe el cabello, y a poco que éste crezca, le delata.

601 Bastante reproche es ver en otros los defectos que él no acierta a ver en sí, y censurar en los demás lo que él hace igualmente.

602 El trato con el malvado perjudica a la reputación y su fin es desastroso.

603 El compañero perverso es como una grave enfermedad difundida por todo el cuerpo; escudriña los defectos de su colega y encubre sus méritos.

614 Preguntaron al sabio: ¿Cuál es el peor mal? -Un vecino malo, respondió, porque, delante, te molestará y, ausente, hablará mal de ti y te denigrará.

617 Preguntaron al sabio: ¿Cómo se vengará uno de sus enemigos? -Aumentando las buenas cualidades propias.

620 Dijo el sabio: Cinco defectos caracterizan al necio y son: 1º irritación inmotivada, 2º benevolencia fuera de lugar, 3º vano esfuerzo corporal, 4º incapacidad para distinguir al amigo del enemigo y 5º revelación de secretos. Dos más podrían añadirse: precipitación en contestar y espíritu inquisitivo.

622 Dijo el sabio: El vacilante debe ser fortalecido y el orgulloso humillado

625 El arrogante en su propio concepto y autocomplacencia sobrevalora sus méritos; en eso consiste el orgullo.

626 ¿Qué es el orgullo? preguntaron al sabio, y contestó: Una locura de la que sus afectados no pueden liberarse.

628 Equiparar por igual a todos es una simpleza que no tiene remedio.

630 Dijo el sabio: Mira al inconstante en la amistad más bien como un enemigo y no te fíes jamás de su afecto.

631 Dijo el sabio: Si tienes con tu amigo una honrosa atención y él no corresponde lo prudente es abandonarle.

634 La compañía de un amigo sazona la comida y la de un enemigo la hace nauseabunda.

635 El charlatán se atrae el desvío de todos.

636 Un rey grabó en su anillo: Te has hecho pesado, vete. Y lo exhibía a los visitantes intrusos.

638 Cuando el entrometido te importune con sus preguntas hazte el sordo y el ciego.

641 El que te trata con obstinación acabará por apartarse y aborrecerte.

642 No porfíes con el iracundo porque le irritarás y resultarás culpable, ni te asocies con dos que discuten solamente para vencer.

644 ¿Has intentado alguna vez vencer a un malvado? -Sí, contestó. Y él replicó: No lo pretendas, porque serías peor que él.

645 Dijo el sabio: Ocho clases de personas hay que si incurren en vituperio, a sí mismas únicamente deben culparse: 1º quien va a un banquete sin haber sido invitado, 2º quien toma el mando en una casa estando presente el amo, 3º quien busca el respeto de un enemigo, 4º quien solicita un favor del tacaño, 5º quien se entromete en los asuntos de otros sin haber sido requerido, 6º quien menosprecia al rey, 7º quien se arroga un puesto que no le compete y 8º quien habla a quien no le escucha.

646 El escarnio ahuyenta el respeto.

647 El burlador debe ser despreciado y el charlatán se delata a sí mismo.

649 La deliberación con garantía de éxito es preferible a la precipitación con probabilidad de fracaso.

650 La veracidad es el fruto de la piedad, el incesante trabajo de la codicia; la circunspección es torre de fortaleza; y la precipitación fuente de sinsabores.

651 Preguntado un magnate cómo había alcanzado su honrosa posición: Por la veracidad, la lealtad, la renuncia a la opresión y no exigiendo superfluidades.

652 El ápice de la sensatez es el silencio; el colmo de la discreción, la humildad; pero el charlatán se pone en evidencia.


Selección de Perlas, Selomó Ibn Gabirol
Biblioteca Nueva Sefarad






abril 27, 2012

LA CRISIS DE LA LITERALIDAD Y DE LA MUERTE



Si no era llegar a viejo lo que se estimaba en Madrid, fumemos y murámosnos, que se nos rompan los dientes y ahumémosnos, que nos atropellemos y se quemen nuestras casas, que no tengamos para comer ni para ir al médico, que se nos van a quitar las ganas de fornicar para esta generación, por qué me voy a desmayar y dejar matar, si te puedo sacar de la carretera y comer de lo tuyo, y si tú ya suspendes el juicio y hasta te has vuelto loco y matas a otro, pero adónde nos ha llevado la crisis y me olvidaré de vestirme y me olvidaré de todo, el viento y el frío y el calor me zarandearán de un lado a otro en la glorieta de Rubén Darío, mi dolor de cabeza será espantoso, la peste del abandono de los puestos, tu punzón se acerca a mi pecho, no es que seas joven eres maduro y maldito, los paseantes ociosos se dirigen a la Casa del Defensor del Pueblo, a estas horas ya se nos han quitado las ganas de comer, pero te reconforta saber que aunque te quieran echar el lazo no perteneces a nadie más que a Dios.


Es mala costumbre
tener un álbum de fotos
y querer la vida así
y no como la quiere
Dios


Las fotos no deben salir
de casa/ quien quiera verlas/
entre dentro


Si desaparece la clase 
media y burguesa, desaparece
el centro político


EL PUEBLO,
Con porte de que no
Que no tiene miedo a
la enfermedad ni a la
muerte, ni a la miseria


EL MADRILEÑO,
Te rebañan el cuello
te tijeretean los pies
te despojan de la piel
con la mirada


Entonces rogaría a
Jesús que se fuera
de allí porque prefería
el buen clima conocido
y los intereses creados
y las


La manera que tiene la gente de comer es que le duelen los dientes y el frotarse los ojos en que no ven con claridad y la manera de andar en que les molesta la pantorrilla y la planta del cuerpo, lo que me dice que en domingo no saldré sino para visitar el sagrario.


Los espadachines nos
movemos en sociedad


No podrías ser el
Padre que todos desean ver
En un momento en que el
conocimiento está en la red


Hay una edad en que la gente ya no interesa si no tiene capital y solo vemos verdaderamente si su carne podría ser comestible y si al menos no hiede pero como ni eso se da y como el sexo con ese individuo resulta repugnante, dime qué es lo que queda ya.


Te gustaría picar
en la librería del
gourmet


Mi novia se puso
un perfume de mostaza
y así me comí su
cachorris


Qué preciosidad,/ qué monada/
para tratarla con cariño.
Es necesario que tú te
anules, para que crezca ella.


Dios al humilde le da toda
Su Sabiduría que es mucha
Dios a la fuerza no da nada.
El mismo demonio que
sostiene a unas vidas
para hacer la guerra con otras,
ándate con cuidado no vayas
haciendo el mal.


Dí un bote y salté
del autobús porque esas bestias
dormidas no me dejaban pasar
y quería ir a la Oficina de Empleo
a sellar mi papeleta para empujar
carros de cajas


La realidad que ves en el
televisor y la realidad
que ves por la calle


Yo no llevo más cruz que mis
brazos extendidos trabajando
por ello pero vírgenes llevo
todas atadas al cuello


Madrid es la arena, el campo de
batalla, mantenerme al margen, no
involucrarme en su locura


Queremos ver y echar un vistazo a lo diario,
la crisis nos ha dado más tiempo
y nos ha liberado de las cárceles incomprensibles
en que vivíamos


la TVE en la sobremesa
y en las noches de cena
con sus teleseries fusilando
los preceptos religiosos


La Eucaristía es una manera de
estar a punto para recibir a Dios
y para ponerse en marcha en el mundo,
y para subir montañas y no patinar


Te estoy tentando:
Adán le dijo a Eva: Te voy a dar
con la serpiente en la cabeza.
En un determinado momento
un elemento femenino se
puede poner como obstáculo de
un elemento masculino.


Deja la mirilla abierta de tu casa,
porque sabes que así pasa la luz del purgatorio al cielo,
tras recorrer el arco iris de tu vida,
con caminos de blanca pureza y
negro apartamento


El cristianismo
es la culminación del
proceso educativo
que nos enseña que
tenemos que servir
a los demás.


No se puede comprar la felicidad
porque es Dios quien la da,
pero portándote bien
consigues tenerla
de tu lado.


avasallan los pasos de cebra
tienen rencor y malos pensamientos


tiran la basura fuera de los
lugares destinados para ello


El 22 de mayo llegaremos a las manos/
de tanto echar a la gente a la calle/ 
y en la calle qué tenemos.


si no te llega el dinero
se acabó todo
mucho miedo a la calle


Qué he hecho yo
para que no me quieras,
parece decirnos Jesús.


No me gustan los coches que son largos
y ocupan mucho espacio en la calle.


La clase trabajadora se levanta a las seis
y trabaja los festivos,
que tiene niños
y no puede darles ningún capricho


El contable mira lo que queda
quitados los gastos y pagados los
impuestos. Los departamentos de
contabilidad estaban muy relajados.


El hombre-reloj
no necesita hacerse
examen de conciencia
al llegar la noche
porque fue consciente todo
el día y todo fue
en perfecto O´Clock.


cómo lograr que un
espíritu se haga fuerte 
y santo como el del
sacerdote sino con la
castidad


Tenía un crucifijo
en el cajón para
cuando fuera necesario.


Si yo fuera de otro país imaginario con otro aspecto físico y otra indumentaria, y si yo no estuviera aquí para siempre sino que tendría que regresar a mi lugar, tomaría cierta distancia a la hora de afrontar los hechos cotidianos en Madrid.


Mi ordenador suena
como las tracas de
Valencia.


Es desear hablar con todo el mundo, tú eres lo que dices como ese golpe de luz en el amanecer, no es cómo está la crisis sino cómo estamos nosotros que no lo contamos, diría que Dios se manifestara sin decires pues no sino con palabras, y no debes arriesgar a presumir y hacer ostentación y exceso con tus vocablos porque se derretirán en la nieve en el momento del movimiento y pido perdón por cuanto resbale en este sentido a ver si aprendo de nuevo.


para regenerar España
habría que volver a los
antiguos editoriales
del ABC que nos dejaban
boquiabiertos.


pero imagínate cuánto
capital humano se
pierde en el campo social
el Estado está sobredimensionado
e ineficiente y vendrían
bien siete pequeños trabajos


La realidad sin
ilusión no lo es,
no habrá una
segunda caída del
Adán y Eva españoles
al vacío


Creíamos que la
democracia iba a
avanzar y lo que va
es la peste de la
barbarie del capitalismo
lo que nos paraliza


No tienen ropa ni
ganas de comprarse una
buena ropa ni tiempo
para lavársela ni ganas
para planchársela


Pero es que éste tú estés aquí y tú
allí que estaba predestinado
antes desde que el mal es mal
y el bien es bien


Cuando se ha perdido por
completo a Dios y a Cristo
se está muy cerca del precipicio.


No es el nombre de Dios
el que no hay que decir en
vano sino el de Cristo y el
cristianismo, de la misma
manera que no hay cosa peor
que una tienda de relojes donde
los cachivaches no están en hora.


NO MINIMIZAR LO POSITIVO
La botella medio llena.





















abril 26, 2012

LA IDEA DESAPARECIDA Y EL ESPÍRITU EUROPEO: MARIA ANTONIETTA MACCIOCCHI



En la oposición entre Siglo de las Luces y Romanticismo, que es también antagonismo entre dos concepciones de la cultura, la francesa y la alemana, oposición bastante esquemática y con muchos problemas, pero utilizable provisionalmente para los fines de este razonamiento, a las dos interpretaciones se les suele dar la vuelta, como a un traje viejo, según las épocas y según quien domine la historia de Europa. Hoy se suele adscribir al Volksgeist, término que aparece en 1744, en Otra filosofía de la historia de la humanidad, de Herder, para designar el genio nacional, la aproximación romántica a la idea de Europa.


De un lado está la nación de Herder, con la afirmación del genio popular, del que la lengua es la matriz estable; por otro, Robespierre y los émulos de Rousseau, del Contrato social, para quienes la nación es un cuerpo que hay que constituir, a través del cual la pertenencia a lo humano se resuelve con la pertenencia a la ciudad, con la integración.


Tengo a la vista un artículo del filósofo Alain Finkielkraut, aparecido en Lettre Internationale, en el cual expone con envidiable prosopopeya el dilema que se le plantea al europeo: "Nuestro problema ahora (y creo que es cuestión capital) está en decidir qué idea de Europa defendemos: la idea elaborada por Spengler en La decadencia de Occidente, o bien la que expresa Julien Benda en el Discurso a la nación europea".


La idea de Europa desciende de la Ilustración y el Romanticismo que, juntos, forman la herencia de la que bebemos. "La Idea de Europa como entidad civil y moral... como nosotros la recibimos, esa idea es típica elaboración dieciochesca... -escribe Chabod-. El sentir europeo es un sentir de rotunda impronta ilustrada..." Pero a la Ilustración no tarda en seguirla en pensamiento sucesivo, el romántico, que completa el modo de pensarse europeo. "En cuanto al Romanticismo -sigue anotando Chabod- significa también la revaloración y exaltación del factor religioso en la vida humana [piénsese en Chateaubriand y en Manzoni] y por tanto en la historia y en la vida europea; y en este sentido enlaza con la más antigua tradición del siglo XVI, ya sin pathos propagandístico pero con la misma sensibilidad para los problemas Dios e Iglesia.


En la historia de la humanidad había, para Voltaire y sus colegas, en cierto momento, un gran agujero, una zona oscura, sin fondo ni luz... A la tradición clásica grecorromana, al Renacimiento, al siglo de Luis XIV, el Romanticismo le añade, justamente, la Edad Media [contra esa especial tradición protestante opuesta al Medievo, de la época del antipapismo]: la edad que marcó con indeleble impronta cristiana el rostro de Europa, la edad gracias a la cual el pensamiento y el modo de sentir de los europeos no pueden dejar de apoyarse en bases cristianas, además de grecorromanas.


Me pregunto si no habrá llegado el momento de inventar algo nuevo, en este siglo en el que hemos sido espectadores, digamos la verdad...


Al contrario que Spengler, Nietzsche evoca el advenimiento no del predominio de una nación, sino de la Europa unida: "Lo que me interesa -porque veo que se va preparando lentamente y casi con vacilación- es la Europa unida. Para todos los espíritus profundos y vastos del siglo, la tarea en que han puesto toda su alma ha sido preparar esta nueva síntesis y anticipar a título de prueba el europeo del futuro" (1885). En Más allá del bien y del mal, NIetzsche imagina "la creación del europeo que crecerá en vehemencia y profundidad..."


Y aunque fracasó, es paradójicamente Hitler el origen de ese equívoco que dará náuseas a muchos intelectuales, para quienes la palabra "Europa" desprende un tufillo a racismo y a persecución del hombre. Con el despertar de las luchas por la independencia en el Tercer Mundo empeoraron las cosas para Europa, pues los hombres de cultura no se cansaron de presentarla con luces diabólicas y la "militancia" en la causa de los oprimidos pareció exigir una cruzada antieuropea.


No basta con aplaudir sobre las cenizas de las ideologías -capitalismo liberal y marxismo-. Quienes dibujan la nueva decadencia de Occidente y de la herencia judeocristiana no pueden dejar de entender que esta vez, en vísperas del tercer milenio, la "deriva" preludia la desaparición de Europa. De la pulverización de doctrinas que parecían bloques de granito debería surgir, por el contrario, un modo de pensar europeo, abrirse un pasaje histórico por el cual penetrara lo que llamamos el "espíritu europeo".


[...]...la luces dieciochescas, la pasión de Víctor Hugo y el nuevo humanismo de Valéry, quien escribía: "Pero ¿quién es el europeo? De todas estas realizaciones, las más numerosas, sorprendentes y fecundas han sido obra de una parte bastante reducida de la humanidad, y en un territorio muy pequeño, comparado con el conjunto de tierras habitables. Europa ha sido ese lugar privilegiado; Europa, el espíritu europeo, el autor de esos prodigios. ¿Qué es, pues, esta Europa?... esta Europa se construye poco a poco como una ciudad gigantesca... Tiene Venecia, tiene Oxford, tiene Sevilla, tiene Roma, tiene París..."


"Un verdadero europeo [es] un hombre es quien el espíritu europeo puede morar en su plenitud. Dondequiera que los nombres de César, Gayo, Trajano, Virgilio, dondequiera que el nombre de Moisés y San Pablo, dondequiera que los nombres de Aristóteles, Platón y Euclides han tenido un significado y una autoridad simultánea, allí es Europa".



abril 25, 2012

ASALTO A LA REPÚBLICA: 7 DE ABRIL DE 1936



Durante la tarde y la noche de ayer, la agitación entre los distintos elementos ha sido grande, especialmente al transparentarse, no sé cómo, la obligada precaución del acta notarial acreditativa del estado en que se encuentran la contabilidad y gestión de aquí, pues yo no podía exponerme a que, destituido esta noche, tuviera que mendigar mañana la entrada como particular en palacio, para acreditar si lo facilitaban, la administración durante mi mandato. Hoy, sin aparato, lo he preparado todo para que, en su caso, se pueda entregar mañana por Sánchez-Guerra a Martínez Barrio la llave de mi mesa vacía. He devuelto a la biblioteca de palacio los libros antiguos o clásicos que me han servido para trabajar sobre el derecho y el idioma patrios durante mis pocos ratos libres en esta casa presidencial, y al devolverlos se han recogido e inutilizado los correspondientes recibos de entrega.


Preparado todo, creo sin embargo lo más probable que no tenga el valor de destituirme, limitándose a la grosería del insulto la mitad obrera de la mayoría, y a la perfidia de la abstención o de la complacencia, el Gobierno y la mitad burguesa de aquélla, en la cual, señaladamente en el partido de Unión Republicana, hubo el viernes abstenciones de corrección personal o de afecto, que en el referido grupo fueron aproximadamente la mitad. Esa solución, la más probable, es también la más amarga para mí, porque cada día de convivencia, aun restringida ésta al mínimo posible, con el Gobierno que me traiciona, me entrega y deja injuriarme, y de relación con la Cámara que me designa, es una mortificación tal, que sólo la idea del deber y el requerimiento apremiante del país pueden llevar a soportarlo, y eso por el tiempo escaso en que pueda ser útil o se demuestre que tamaño sacrificio es ineficaz.


Anoche pretendió hablar conmigo en casa un diputado que es de los inscritos en el grupo de Portela, pero que debe ser persona correcta y leal. Discreta y correctamente me disculpé de recibirle y hoy por un recado suyo he sabido la advertencia o aviso que quería darme. Según parece, llegó a sus noticias la farisaica, brutal y prevaricadora interpretación a que en los conciliábulos de la mayoría se había llegado como medio para destituirme, sin declarar, cosa para aquélla violentísima, improcedente la disolución que le ha dado vida y triunfo, y que con tanto empeño reclamaba. Según parece, algún leguleyo discurrió que por Cortes anteriores, no las inmediatas, a las cuales se refiere la Constitución, y respecto de las que se ha acabado de pronunciar el país; sino además cualesquiera otras, por lejanas que fuesen, e interrumpida ya históricamente la continuidad. Nuevo desatino con el cual, y según ellos sin contradecirse, me destituirían por apreciar, a estas alturas, ¡¡que estuvieron mal disueltas las Constituyentes!!


¿Se le habrá ocurrido eso también a Sánchez-Román, que pidió aquella disolución, y estuvo dispuesto a presidirla?¿O a Martínez Barrio, que las disolvió, o a los ministros que acompañaron a este Gobierno?


He sabido por el embajador del Brasil que éste se halla autorizado por su Gobierno, previa petición del nuncio, para guardar en aquella embajada, en caso grave el [...] de la Nunciatura.


La mañana termina con las muestras de adhesión de varias personas de distintos matices.


A las cinco de la tarde me visita el ministro del Tribunal de Cuentas Centeno, hombre que me debe este cargo, pero que suele ser muy desigual en la amistad, no frecuentada a veces durante muchos meses. Sevillano y amigo de Martínez Barrio, viene por encargo de éste y con cara de muerto (la adecuada para cumplir con encargo pérfido y repulsivo) a decirme entre contradicciones y balbuceos que aquél acababa de saber, por Azaña, y se lo decía para que me [lo] comunicase, que ante el temor de que yo pensara dimitir, la mayoría había resuelto destituirme. ¡¡Saltada esa incongruencia, según el encargo de indicación, que tal vez para evitar excitaciones como las de hace cinco años, pensara yo si no convendría enviar un mensaje de dimisión (lo que decían temor) y así evitarse destituirme!! Aunque nada más fácil para mí que enviar ese mensaje, pues pensado y aún emborronado para caso necesario lo he ido meditando, le he dicho al avergonzado emisario que no tengo por qué mandar mensaje ni recado alguno. Intentó, vacilante, disimular el vergonzoso amargor [...] y lo acompaño hasta la puerta, despidiéndome.


Poco antes de las 11 la radio esparce la noticia de que vendrá la Mesa de las Cortes a notificarme el acuerdo, que no comento. Es sencillamente absurdo farisaico y audaz, un golpe de Estado parlamentario. El voto se ha obtenido trayendo en masa y obligando tercamente a votar a los diputados. El quórum se ha obtenido con los subsecretarios y directores generales, y embajadores propuestos, que acababan de visitarme en audiencia de gracia. No han creído necesario dimitir, próximo esto, ni tampoco el Gobierno, para dejarme totalmente indefenso, sin la atención ni de un recado. Portela parece ganarle casi a Martínez Barrio el campeonato de la inconsecuencia desleal e ingrata. González Peña gana con sus insultos el de la adversidad. Ventosa ha estado muy bien; las oposiciones, salvo la de Portela, han tenido éxito y decoro.


Al tener por la radio, como todos los oyentes, el aviso que no han tenido la atención de comunicarme, ruego por teléfono que no se moleste la Mesa en venir, pudiendo enviarme la notificación, de la que les acusaré recibo. Replican ásperamente que vendrán. Tienen la resolución, por encargo de humillarme, para ello el vicepresidente Asúa y los secretarios Trabal y Llopis, que es el de negarse a ir a palacio en visita de cortesía. Se empeñan en allanar mi morada particular, para imponerme una vejación. Me excuso de comparecer personalmente en la sala de mi casa donde se les recibe. Insisten para que acuda. Mi hijo mayor, catedrático de Derecho Procesal, les transmite la legislación sobre notificaciones que me releva de la comparecencia. Se van a palacio y muestran incluso la pretensión de que me traslade allí a media noche. No hay allí nadie, mientras se busca por nuestra parte al subsecretario Sánchez-Guerra para que acuda. Por fin, tras discurrir media hora los vicepresidentes sobre si deben decir ¡¡haga o hiciera!!, notifican a tercero lo que aquí no aceptaban.




Los Diarios Robados
Niceto Alcalá-Zamora
Presidente de la Segunda República Española