marzo 08, 2011

SOCIEDAD Y CIUDADANOS VII

Ese Paraíso Perdido donde "I can´t get no, satisfaction" de los Rolling Stones de la generación "baby boom". Un mundo donde el trabajo y la vida pueden llamarse decentes y dignos, ¿estamos deseando el mundo sin trabajo y sin vida? No porque siempre habrá un piloto a los mandos de una nave a Marte.

La peste del sadismo inficiona la literatura francesa, como si no hubiera más realidad, que la lujuria. No son de casta española el sentimiento obsceno, ni los aderezos artificiosos del onanismo imaginativo del "amor baboso" que diría Unamuno. De España no sale un marqués de Sade, que en su vejez "venerable" suelta con voz dulce una "ordure avec une admirable politesse". Y los celos matan sin besar por razón de san Narciso. A atizarle fuego en sus pundonorososhonores.

Los sectores más desfavorecidos desde el punto de vista socioeconómico y cultural y político en el Tercer Mundo, son las primeras víctimas de la muerte. La OMS define la salud como un bienestar, la salud no como ausencia de la enfermedad, sino según la presencia del dolor intenso.

Un señor dijo en la tele: cuanto más grandes son las escuelas y bibliotecas más pequeñas son las prisiones y los hospitales. Más de la mitad de los españoles se va de vacaciones. El calor y las prisas hacen que las cosas no se hagan bien. La oficina de empleo de Azca está llena de gente. Son murallas que no te dejan pasar.

La suerte está echada. El mercado es un medio excitable. La mano invisible de Dios se moverá. ¿Cómo encontrar trabajo o mantenerlo? El conocimiento tácito paciente y dispersamente acumulado, pero a punto, llevará a que el descubridor tenga propiedad sobre la buena suerte que le llevó a lo que encontró. La suerte es el uno por ciento y el resto se debe al mérito personal. Y el ser agraciado con la fortuna familiar al nacer.

A los bancos no les tiran piedras aunque tengan en el estante de la caja piedras con forma de calavera. Es decir que te dan una pedrada al cerebro y lo convierten en moneda de piedra y a ser posible bien grande para escarmentar al público que pide hipotecarse. Hay dos lecciones bancarias "querer dar lo que no tiene" o del "querer pero no poder".

Las casas deben hacerse según las mesas que contienen, según sean éstas redondas o según el número de comensales, que sean estas mesas grandes y como altares y de capillas, que los edificios no tengan más de cuatro alturas como en Alcobendas. No me refiero al Gran Templo Mormón de Phoenix que ha originado tanta actividad sino que la casa tenga una calle silenciosa y poco transitada y las nubes se posen sobre ella y dentro haya una familia, con un crucifijo y una estatuilla de la Virgen.

Se nos viene encima el arte povera de materiales pobres de la Ciudad Irreal de Mario Merz. Los Ministerios se van a llenar de tubos de neón, cristales, metales, y otros objetos vulgares para configurar las nuevas instalaciones.

Mi querido Javier, "no me interesa, muchas gracias", "no me interesa, muchas gracias", así voy bajando la pista de sky de locura en slalom por la gran ciudad, por educación y por no querer ofender, y riéndome si encima me insultan porque no sé de qué producto me van a regalar, "vamos que soy tonto" y mi mujer, para más inri, les dice "quiero hablar con un español porque ustedes llaman de otro Continente".

"CHIQUILICUATRE, CHIQUITITO ESPAÑOL ENVALENTONADO...", cuando pasamos de la peseta al euro, pensé ahora los Dioses nos van a hacer responsables de todos los crímenes y locura cometidos por Europa con esta moneda. Luego atravesando los Pirineos vino la inflación y todo se encareció, nos desencontramos ahora, todo para que no haya una nueva guerra civil entre nosotros. No es una trola ibérica sino una verdad.

Al final hemos de transmitir a los hijos que lo importante es tanto lo que se hereda como lo que se es capaz de progresar. Lo más difícil en esta vida es mantener la alegría. Bentham requería la mayor felicidad posible y para el mayor número de personas y lo acompañaba El Buen Vivir de Aristóteles. Tú haces algo bueno por los demás. Que sigas haciéndolo mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario