marzo 31, 2011

CRISTIANISMO Y RELIGIÓN XII

Harta pena me da ver tantos trabajos, y cómo va el demonio ganando almas, gana la carne y pierde el espíritu, los caprichos y las vejaciones de la princesa de Éboli para con las carmelitas descalzas de Pastrana (Santa Teresa de Jesús)./ Los curas defienden una metafísica del espíritu muy racional que resuelve los problemas de la sociedad. Quienes niegan su evidencia se extravían al porfiar por sí mismos sin la presencia de un Ente Último que explica nuestra existencia. Más le hubiera valido a los ministros socialistas y vicepresidentes el tener confesores espirituales./ Muchos de los trabajos son aire, y podrán dejar de existir. Estamos preocupados porque ya no nos anima nadie a proseguir con los trabajos y los días. El cumplimiento del deber es lo que hace correcto el existir. Conseguir la felicidad para un mayor número de ciudadanos aunque sigan insatisfechos y a disgusto. La salvación y la vida eterna para los que tienen presente a Dios./ Recluirse en uno mismo y no entrar en las iglesias es una gran dejadez y estupidez, orar quita los nubarrones de los cinco o seis sentidos, ir a misa los domingos y no sé cómo hace que la semana transcurra llenamente, cargada de trabajo y satisfactoriamente. Te contagias de la proximidad de eso que se llama Dios y está tan cerca aunque quieras encerrarte en tu irresoluto ego y no querer sus fuerzas./ Participar de la Eucaristía te hace partícipe del cuerpo de Jesús, tu cuerpo se ilumina y santifica, ves más claramente y paráclitamente las cosas suceden para vencer el bien, eso que tanto queremos pero que estamos impedidos e incapacitados no sé cómo para realizarlo cada día. Con este pan milagroso, avanzas, no corta el mar sino vuela, un cristiano más para ayudar./ Adónde acudes a purificarte cuando estás manchado por un mal espíritu y por los pecados, pues a un santuario, cuando haces una promesa de conversión y de cambiar tu vida, cuando como un hijo pródigo reconoces la bondad del Padre Dios, y tu apartamiento, te das cuenta de la ayuda silenciosa de la Virgen siempre presente amparando, cuando disfrutas surfeando cristianamente./ Queremos ser ángeles para volar sobre nuestros asuntos pero no remontamos el vuelo y nos devoran las patas como a cabritos. Cómo acabar con las antojeras, caprichos e impetuosidades de los numerosos demonios, cucarachos y piojos de la sociedad española. Si se salen con la suya nos van a hacer mucha pupa porque chupan como parásitos y nos adelantan infamemente. El pecado y la suciedad y el no saber estar es ahora más visible que nunca. Hagan juego y empujen al de al lado a ver si se cae a los túneles del Infierno de Madrid. Cuando vayan por la ciudad no se olviden de llevar armadura toledana y escudo troyano./ Es una agonía esperarla. Se deja de respirar y el corazón no se mueve. No se debe desear a nadie. Algunos te la desean. La muerte es la cesación de una forma de organización vital. Los síntomas de la muerte son adaptación a la temperatura ambiental o enfriamiento, cese de la circulación o livideces cadavéricas, rigidez muscular e inicio de los procesos de putrefacción. El nivel de mortalidad depende de la edad, sexo y clase social. Es una maldición mental el que tengamos que morir./ De los muertos guardo el Recuerdo del Bien. Pero no creo que un muerto sea más que un vivo. Ni creo que lo que no hizo vivo lo pueda hacer después de muerto. Ni creo que haya que hacer sacrificios de muerte. Sino que te matan. Y creo que tengo la valentía de creer que después de la muerte no hay nada. Por eso respeto la conducta de mi cuerpo y por tanto mi mente. El fuego del infierno creo que es la locura. Y cuando viajamos deseamos ver el Paraíso. Y que el Cielo se tiene que ganar estando vivos. Y Dios quiere la Vida en plenitud. Es un Dios de muy vivos./ Los pecados veniales son de muy mala digestión y la excelencia se da cuando se ama a Dios y al próximo. Los que viven en el pecado mortal viven en las tinieblas y todo les sale mal y su destino es negro y muy negro. Se entregaron al demonio. Los que se apartan de Dios son tan pasotas como locos como Ananá...gente enferma, que toda su furia es contra Dios, que les hace más bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario