marzo 15, 2011

POLONIA

Los que tenemos el corazón de Chopin o de santa Teresa estamos con Polonia aunque lluevan balas o lluvia de lava.

Esto ayudará a que los hombres negros de Malbork de la "Guerra de las Galaxias" no hagan de las suyas.

Con una salud tan frágil, Chopin fue el paradigma del músico romántico, que quiso que solo su corazón se enterrase en su tierra, el del artista apasionado capaz de consumirse en su propio ímpetu creativo. No era lo diabólico sino la tuberculosis lo que le hizo palmar. No era un tipo de música pesada con notas agudas distorsionadas y alargadas con batería inclusive que quizás tenga algo de ello. En Polonia empezaron a pegar los primeros tiros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario