febrero 03, 2016

LA AFRODITA QUE PASA POR TU CALLE

Yo adoro al falo como ellas y pido a Afrodita que me mantenga bello y disponible para los escarceos sexuales.


Es por eso por lo que te quiero: La Afrodita que pasa por mi calle.


No estoy solo.
Estoy siempre rodeado de mujeres.
Ellas son mis musas y mi atractivo.


Lo primero que me fijo de ellas es en las piernas bonitas y en su talle.


El mundo era necio y estúpido inclusive, y nadie decía un piropo grato y amoroso.


Me gustaban las formas escultóricas de las mujeres y los hombres valían poco físicamente dicho, y en su expresión ruda y vulgar.
Yo era un hombre interesante y oportuno.


Las mujeres en el metro.
Ella está hecha para ser amada.


Si hay amor el amor lo haremos aconsejados por las Vírgenes.
En su veneplácito ( neologismo que quiere decir "placer no venéreo")


Estoy preparado para amar a una mujer, para amarla intensamente.
Pero un amor furtivo que no cautivo.


El amor es carnal (tacto, besos, abrazos, carantoñas) no puede ser solo una adoración a una estatua de Dos Diosas Presenciosas: Eros y la Virgen.


Los musulmanes han presionado para que las mujeres compartan sus hombres lo que es igual a decir que una mujer puede tener varios hombres al mismo tiempo: otra vez el pluriamor de los siglos XXI, XXII y XXIII.







No hay comentarios:

Publicar un comentario