agosto 29, 2014

YO SOY EL NUEVO ADAN V

Ya pasó la noche/ por lo menos me levanto con ilusión/ tengo mis esperanzas en la hispanocubana Lourdes

Estaba despulgándome y quitando la suciedad de detrás de la oreja

El pintor de origen hispanocubano Picabia de estética dadá en su Parade Amoureuse plasma el paralelismo que existe entre el funcionamiento de las máquinas y la actividad sexual, si yo tuviera acento de actor teatral como el pequeño galo Piccoli y hubiera trabajado para cuatro directores de cine sin duda sabría desenvolverme a mi paso por la acera del Bellas Artes y de la Cibeles en el grupo de los singles de fin de semana, y ya me gustaría a mí ser tan mujeriego como Picasso dilucidando toda la fantasía en toda clase de cuadros eróticos.

Yo nunca supe dónde nacieron los ríos de España,

No tengo miedo a la soledad ni al desierto de la ciudad aunque transcurra por la Castellana y acabe en el Retiro, y entonces con esta idea fue cuando encontré a mi pareja.

El madrugar es natural/ no es sacrificio/ estoy harto de gente loca y misericordiosa que ha rodeado mi vida por su poca consistencia/ ahora que todas las causas adolecen de verdad,/ siéntame yo bien y sienta yo tus ojos de deseo en mí/ y haré mudo el hechizo de las palabras.

No me siento complicado/ sino libre y con ilusión/ lejos de los ruidos y los malos olores/ de las preocupaciones del mundo/ para así mejor apagar tu dolor (con esta vena poética seguro que me enamoro)

Los complejos de los dilemas han anestesiado el amor natural que se da entre el hombre y la mujer/ y la separación es espantosa de lo que nunca hubiera debido ser,/ pues bien ante tanta amargura entre la ciudadanía/ yo me mantendré como un poeta alcarreño y un ángel bello, siempre con mis labios sonrientes pues nada puede vencerme y nunca el mal he traído al mundo sino el bien gracil de lo perfecto que deja atrás a los incrédulos milanos.

Soy libre e inocente ante tanta turbación en el metro y en la ciudad y todavía tengo un pie en mi adolescencia de Dublín, hoy los ángeles y Dios han visitado mi casa/ y en estos meses de septiembre y octubre se verán cosas grandes.

Tanta mierda hace que huela mal la calle Arenal y que se llene de turistas con moscas, todos esos extranjeros que se han educado en regímenes autoritarios sepan que aquí hubo una transición democrática, tantas iglesias de cruces de sufrimiento y tristeza dieron paso a la libertad sexual, y eso que es difícil discurrir con un romance aguas abajo de Aranjuez.

No quiero un amor oscuro sino uno luminoso como saliendo de Guadalajara, me enamoraré de las mujeres como de una zoología, el amor es un sentimiento desordenado ahora que la cultura burguesa ha quedado destrozada y la publicidad consumista ha delimitado sus expectativas, pero amar es querer emparejarse y unirse, un querer compartir el tiempo con alguien con compenetración, un estar a gusto con él (o ella), me voy a tumbar por toda esta ciudad dura hasta hacerla blanda y accesible al amor de dos, puedo creer que algún homo erectus fue ético, y el comportamiento sexual genético de las mujeres de negocios es económico exigente y la ciudad vista como una Feria de placer y riqueza.

Toda la lucha de los relojes femenino y masculino es por el reparto de roles, y el amor lo hace el humor,/ la simpatía,/ y la ocasión.

Cómo hacer de Madrid una ciudad del amor/ quiero mujer cantante que mientras vayas llegando al orgasmo grites más,/ vi la estatua de la Alopecia en el Retiro pero todos los extranjeros que lo visitaban no lo eran,/ yo necesitaba de la salitre del mar para hacer el amor con una germana,/

qué significaba la soledad de una single
frente a un espíritu deslumbrante,
una musicalidad seductora,
un encanto fascinante,
una simpatía arrolladora
y un ser centrado rebosante de un inmenso amor.

Las mujeres buscan ayuda física, buscan comida y buscan orgasmos, y buscan dinero a quién le conviene casarse.

Así que debo enamorarme para servir a la causa nacional del orgasmo aunque las frígidas ya no tienen solución porque son como un motor parado en el invierno ruso y qué mejor que con aquella que más flujo seminal tenga y haga una fuente en mi cama.

Muchas mujeres envejecidas/ y tendidas en el metro/ sin orgasmos en Montecarmelo/ el espectáculo más grande de ver es una mujer orgásmica,/ las paparruchas de la religión tienden a silenciar estos hechos/ por a y por b muchas mujeres han tirado la toalla porque ya no van a conseguir más orgasmos de los hombres,/



No hay comentarios:

Publicar un comentario