agosto 13, 2014

LAS PAUTAS DEL HOMBRE RELOJ II

¡Que no hay mujeres buenas!
Tres meses pasaron juntas embarazadas María e Isabel.

Cuando iban a empadronarse sus padres va y nace el niño Jesús.

Una estrella guiaba a la gente y se paró encima del Portal de Belén donde estaba Jesusito recién nacido.

Herodes buscó al niño para matarlo porque unos Magos de Oriente le habían dicho que era el rey de los judíos.

A su padre adoptivo José el ángel del Señor se le aparecía en sueños para advertirle cosas y con María y Jesús huía siempre de noche como cuando la matanza de los Santos Inocentes.

Qué hizo el adolescente Jesús perdido en Jerusalén sino asesorarse de los sacerdotes.
Desde entonces vivió sumiso a sus padres y escondido en la casa de Nazaret.

El primo Juan el Bautista que era el Pionero conocía al primo Jesús que era el Salvador.

A unos pescadores de peces los quiso hacer pescadores de hombres y éstos fueron sus primeros apóstoles.

Qué hace Jesús curando las enfermedades y dolencias del pueblo cuando no hay ibuprofeno.

La primera vez que subió al monte al pueblo le dio el siguiente sermón:

Dichosos los pobres en el espíritu,
porque suyo es
el reino de los cielos.
Dichosos los que están tristes,
porque Dios los consolará.
Dichosos los humildes,
porque heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen
hambre y sed
de hacer la voluntad de Dios,
porque Dios los saciará.
Dichosos los misericordiosos,
porque Dios tendrá
misericordia de ellos.
Dichosos los que tienen
un corazón limpio,
porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que construyen la paz,
porque Dios los llamará sus hijos.
Dichosos los perseguidos
por hacer la voluntad de Dios,
porque de ellos es
el reino de los cielos.

Él decía que su Padre era Dios y que él era Hijo de Dios y el Mesías y que se sentaría a su diestra.

Jesús amaba a su Padre como un niño y le rezaba:

Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo;
danos hoy el pan que necesitamos;
perdónanos nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación;
y líbranos del mal.

Jesús decía que Dios cuida de la Naturaleza y cuida de nosotros y cuida de nuestros días.

Jesús distinguía entre árboles buenos y árboles malos y el que no daba frutos buenos Dios lo corta y lo derriba pero que la misericordia de Dios es infinita si es que no podemos sobrellevar nuestra vida.

Jesús dice que la crápula entorpece nuestro espíritu masculino, no nos hace estar preparados ante los males por venir que reciamente hay que ser precavidos para que no nos cojan emburbujados.

Es en el fragor de la lucha del bien contra el mal cuando sucede esto como cuando Jesús con el mucho trasiego se enfadó porque tenía hambre y la higuera no tenía fruto y la maldijo y se secó.

Se lucha contra los demonios,
y los demonios luchan contra nosotros.
Las almas son de Dios,
y el Diablo se las quiere robar.

Los del pueblo estaban perdidos, cansados y abatidos como ovejas sin pastor. El Hijo del hombre, Jesús, ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

Jesús aconseja a sus apóstoles que tengan cuidado pero que no se preocupen ante el peligro:

Seréis llevados por mi causa ante los gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los paganos. Cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo hablaréis, ni de qué diréis. Dios mismo os sugerirá en ese momento lo que tenéis que decir, pues no seréis vosotros los que habéis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará a través de vosotros.

Jesús decía que hasta los cabellos (nota de Jorge: o pensamientos) de nuestra cabeza están contados por Dios.

Jesús sacó con el látigo y derribando mesas (nota de Jorge: qué decir de los locos como el cojo madrileño Manteca que destrozaron el inmobiliario urbano de Madrid) a los paganos y cambistas que habían hecho un supermercado del recinto. Y Dios sacó a Jesús del templo.

De veras que hemos visto hoy maravillas decía la gente.
Y el poder de Dios le impulsaba a curar.
Jesús iba sufriendo las apreturas de la gente enferma.
Jesús lo da todo gratis.

Jesús establece que los niños y los menores de edad son los mayores en el reino de los cielos. Si no cambiamos y nos hacemos como los niños no entraremos en el reino de los cielos. Los niños traen más ángeles a casa. Los ángeles de los niños contemplan en el cielo sin cesar el rostro del Padre celestial.
(nota de Jorge: no sé por qué esto está escrito en esta letra)

Los apóstoles juegan contra sus retractores samaritanos hasta con el polvo de las ciudades.
Pero Jesús también atiende en una parábola a que entre ellos puede haber un buen samaritano que dé el mejor ejemplo de ayuda al necesitado.
Jesús enseña a practicar la caridad con los demás.

A los buenos apóstoles les dice que sus nombres están escritos en el cielo.

Jesús nos dice que para vivir y alcanzar la vida eterna:

Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente y a tu prójimo como a ti mismo.

Dice Jesús que busquemos el reino del cielo y Dios nos dará lo demás por añadidura.

La soledad de Jesús abarcaba las noches subiendo solo a los montes para orar.
(nota de Jorge:
No se puede servir a dos amos:
A Dios y a la mujer.)

Jesús dice que tenemos que rezar a todas horas y de una manera inoportunada, impertinente y persistente.

Jesús se cabrea por la falta de fe (nota de Jorge: que lo consigue todo) de las sucesivas generaciones:

¡Generación incrédula y perversa!
¿Hasta cuándo estaré con vosotros?
¿Hasta cuándo tendré que soportaros?


Se decían los ricos hacendados:
¡A holgar, pues!¡A comer y a beber y a pasarlo bien!
Pero Jesús les dice:
¡Insensatos, esta misma noche Dios os va a reclamar las almas!


Jesús nos asegura que es difícil que un rico entre en el reino de los cielos. Que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios. Hay muchos primeros que serán últimos y muchos últimos que serán primeros. Y el que quiera ser el primero y el más grande que sea el servidor de todos los demás.
(nota de Jorge: no sé por qué esto está escrito en esta letra)

Es como si el reino de Dios hubiera llegado a Madrid en agosto 2014, nadie llevara el traje de fiesta y La Corazonada fuera para el 2016.

Para ser discípulo de Jesús hay que renunciar a todos los bienes propios.
A los hijos de este mundo falso se les dan mejor los negocios que a los hijos de la luz.

Jesús para pagar el impuesto del templo que no le corresponde porque ellos no son extranjeros, manda a Pedro que vaya al lago a pescar, eche el anzuelo y que en el primer pez que pesque que le abra la cabeza porque lleva una moneda de plata. Y así pagaron el impuesto.

_______________

Jesús resucita después de morir crucificado y luego se marcha volando por el cielo. También una vez le vieron como un fantasma caminar sobre el mar o el lago. Jesús dice que regresará entre nubes con gran pompa y majestad.

El Espíritu Santo vino a los apóstoles en forma de lenguas de fuego que se posaban sobre ellos y les hizo hablar en lenguas extrañas. Algunos de fuera de la casa donde estaban reunidos se burlaban diciendo que estaban borrachos pero eran las nueve de la mañana.

Ya no tienen a Jesús y es el Espíritu el que va a dirigir la trama de sus andanzas quijotescas.

En Nombre de Jesucristo Nazareno ¡Estás curado o curada! Así logran curar a la gente.

Pedro con su palabra podía matar ipso facto a los seguidores infractores del Espíritu como al matrimonio de Ananías y Safira por quedarse parte de la venta de su campo que entregaron a los apóstoles. No así Bernabé (que significa el que trae consuelo) que lo dio todo lo de la venta de su campo por ellos.

Lo único que querían los apóstoles era enseñar en el nombre de Jesús y tal vez conseguir lo que él dejó a medias.

Ellos hablan según el Espíritu y van a seguir volviendo locos a los sacerdotes judíos. Jesús les dijo, que si se callaban, gritarían hasta las mismas piedras lo que no deja de tener un ímpetu terrorífico. Y la gente empieza a seguirles en multitudes y a pasar más rato con ellos.
La gente empieza a creer en la resurrección de los muertos.
(nota de Jorge. yo creo que en esto ya no hay que creer hoy en día, se puede creer en la transmigración de las almas, en la descendencia biológica del Espíritu Santo de padres a hijos... yo no creo que Dios se moleste tanto como para resucitar a los muertos que además resucitados el cuerpo ya no sirve para nada...se puede pensar en recibir la vida nueva en vida, es un Dios de vivos no de muertos... que lo que no hiciste en vida no lo hagas después de muerto o sí en la Comunión de los Santos...alegraos y convertíos, esta es la Noticia Nueva)

Puede ser que Dios en pugna con la Naturaleza necesite hacer así las cosas con la semilla del Espíritu. Pero daros cuenta de la labor humana de la Ética de Dios.

Cuando a los primeros apóstoles Pablo y Bernabé los maltrataban y querían apedrearlos huían a otra ciudad así expandían el evangelio y encima algo quedaba atrás. Y la gente decía que eran los dioses Hermes y Zeus que habían tomado la forma humana pero ellos les invitaban vehementemente a abandonar los sacrificios antiguos (toros adornados con guirnaldas) y los dioses vacíos. 

Ellos decían que tenían que pasar muchas tribulaciones para poder entrar en el reino de Dios.

Pablo llegó a arruinar el negocio de las estatuas y templos de plata que se hacían de la diosa Artemisa de Efeso.

Si los apóstoles como Jesús creían que alguien no podía morir así en medio de la predicación éste no moría. El Espíritu tenía mucha fuerza y poder.

Cuando se aproximaba a Jerusalén 40 judíos se comprometieron en juramento a no comer ni beber hasta haber matado a Pablo porque este hombre era como una peste promoviendo alborotos entre los judíos de todo el mundo siendo el jefe de la secta de los cristianos nazarenos y haciendo amagos como Jesús de profanar el templo israelita. Por lo que habiendo sido encarcelado por los romanos tuvo que apelar al césar y es enviado a Roma.
Jesús estaba muerto, pero, según Pablo, está vivo, eso figura en los informes de los romanos de la pax augusta. El gobernador Festo con cariño le dice a Pablo en público que está loco que de tanto estudiar se ha vuelto loco. Y Pablo muy chinchón les contesta que no lo está y quisiera por Dios que todos llegaran a ser lo que él es aunque sin esas cadenas en que le tienen. Encima la nave rumbo a Italia naufraga en la isla de Malta pero no les pasa nada a los 276 pasajeros como ya lo predijo. En la hoguera donde se secaban una víbora le muerde y se prende de su mano, pero él la arroja al fuego, y no le pasa nada. Los nativos asombrados a pesar de haber dudado creyéndole un homicida pasan a creerle un dios.

San Pablo en su Carta a los romanos escribe:

¡Dichosos aquellos
a quienes Dios
ha perdonado sus maldades,
aquellos cuyos pecados
han sido sepultados!
¡Dichoso el hombre
a quien el Señor
no toma en cuenta su pecado!

Este apóstol confirma que Jesús es el primogénito entre nosotros hermanos. Y que nada podrá separarnos del amor de Dios.

El apóstol dice que somos templos de Dios y que el Espíritu de Dios habita en nosotros. Y que el reino de Dios no consiste en palabras sino en hechos.

San Pablo establece una justicia terrenal equitativa de que al que recoge mucho no le sobre y al que recoge poco no le falte.

Jesús les había entregado el Espíritu Santo y les había dicho: Quedan perdonados los pecados a quienes los perdonéis y quedan retenidos a quienes los retengáis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario