diciembre 23, 2011

SOCIEDAD Y CIUDADANOS XI

El reísmo o realismo radical llevará a practicar la corrupción del mundo sin tener en cuenta las consecuencias de la ocultación de la justicia por lo que muchas familias de una década serán echadas a la calle, teníamos ya el reísmo de la carnicería de animales para nuestra alimentación, y la aniquilación de fetos en los abortos, qué otros reísmos del lógico polaco Kotarbinski tendremos en cuenta como contemplar la muerte y locura de niños y viejos en nuestra vecindad ya sea por accidente ya sea por pobreza ya sea por crimen.

Trae tu nómina y tu piel/ y te la chuparemos con nuestros intereses/ para tenerte bien sujeto al banco/ y ven mucho por aquí al humilladero/ de quedarte sin calzones/ y si se puede sin casa/ y sin familia/ y sin vacaciones/ y no te olvides de nosotros/ los oficinistas del bote pelotero.

Ponga un plebeyo en su vida y verá qué bien le irá si tiene paciencia con todos sus desbarres porque no le puedes pedir a un personaje que dé lo que no tiene aunque tenga presencia atractiva y diga cosas interesantes porque usted es de clase social de más gasto y no va a ser quien se desgaste aunque es la enfermedad lo que teme más y en esta desconfianza qué te diré.

Estás tú hecho un cuzco, aunque te pique no te rasques, el próximo día no quiero verte psicolojándico y el fuelle cada vez se endurece más. Me parece muy mal, para estar y no estar, mejor no estar, Forlán.

Vamos a tener que pinzar el cordón umbilical de la economía, que sostener los platillos chinos con dos piernas y con dos brazos y con la cabeza, y a coger con palillos fijos la comida del plato de cada día y vamos a morir como chinos.

Afortunadamente todos permanecemos estables y el imperialismo del relativismo moral no entra en nuestra casa, las rarezas de la tele nos parecen pesadillas que no hay que llevar a la cama, y las rarezas de la calle esas sí que nos atosigan y huelen mal y parecen cochambrosos modos de vida, y los oficios chanchulleras formas de darse codazos por la pieza apresada y la mordida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario