diciembre 29, 2011

ALCOBENDAS IV

Por qué se conserva tan buen espíritu al madrugar y durante el día a pesar de la caló y a pesar de no haber comido sino porque se tiene a Dios dentro, y así ejecutamos nuestras labores y hacemos felices a los demás que no están por la labor de alegrar la vida porque su modo y estilo de llevar el alma y su espíritu es cinegético y está según va el baile en la feria de Fuencarral.

Corre la brisicilla de marymar por los árboles del parque de Navarra de Alcobendas y me acuerdo de que me tengo que confesar para que se desplazen de mis sienes esos pesados saquiños que entorpecen y me apartan de estar más cerca de Dios porque flojos no barremos la casa que se llena de tantas cosas del mundo como el carboncillo de los pecados que no pueden estar al lado de la abertura de Él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario