diciembre 30, 2011

LA SEXUALIDAD CRISTIANA

Las personas que buscan el sexo sin amar, mienten, porque la cercanía de los cuerpos no corresponde a la cercanía de los corazones. Quien no mantiene la palabra de su lenguaje corporal perjudica a la larga al cuerpo y al alma. El sexo se vuelve entonces inhumano; queda degradado a instrumento de placer y se rebaja al nivel de una mercancía.


En definitiva, poder vivir un amor puro e indiviso es una gracia y un don maravilloso de Dios.


Donar el propio
cuerpo a otra persona
simboliza la entrega
total de uno mismo a
esa persona.

BEATO JUAN PABLO II


Algunos creen tener propósitos serios en sus relaciones prematrimoniales. Y, sin embargo, éstas contienen dos reservas que no son compatibles con el amor: la opción de dejarlo y el temor a tener un hijo.


En la prostitución el amor se convierte en mercancía y la persona queda degradada como mero objeto de placer. Por ello la prostitución es una falta grave contra la dignidad humana y un pecado grave contra el amor.


Puesto que el amor no se vende,
el dinero lo mata infaliblemente.

JEAN-JACQUES ROUSSEAU


Quien viola a otra persona la degrada completamente. Irrumpe con violencia en la intimidad más profunda del otro y le hiere en el núcleo de su capacidad de amar.


Hoy es
especialmente urgente
evitar que el matrimonio
se confunda con otro
tipo de uniones que
se fundan en un amor
débil. Sólo la roca del
amor total e irrevocable
entre el hombre y la
mujer es capaz de
ser el fundamento de
una sociedad que se
convierta en un hogar
para todos los hombres.

BENEDICTO XVI


Los hijos son una bendición de Dios.

WILLIAM SHAKESPEARE


Es una criatura de Dios totalmente nueva y única, dotada de su propia alma. Por tanto, el niño no pertenece a sus padres y no es su propiedad.


Toda ayuda por parte de la medicina y de la investigación para concebir un hijo debe detenerse cuando se disuelve o se destruye por medio de una tercera persona la paternidad conjunta de los padres o cuando la concepción se convierte en un acto técnico fuera de la unión sexual dentro del matrimonio.


Y cuando el niño se convierte en un producto, surge en seguida la pregunta cínica acerca de la calidad y la garantía de ese producto.


También el recurso a una madre de alquiler, por el que se implanta a una mujer extraña un embrión obtenido por fecundación artificial, es contraria a la dignidad de la persona.


El adulterio es la traición fundamental del amor, la ruptura de una alianza sellada por Dios y una injusticia frente al prójimo.


El matrimonio rato y consumado entre bautizados no puede ser disuelto por ningún poder humano, ni por ninguna causa fuera de la muerte (?)


Pecan contra el amor de Dios, que se hace visible en el matrimonio. Pecan contra el cónyuge abandonado (?) y contra los hijos abandonados.


El más poderoso
hechizo para ser amado
es amar.

BALTASAR GRACIÁN


YOUCAT JMJ, Catecismo Joven de la Iglesia Católica

No hay comentarios:

Publicar un comentario