noviembre 20, 2009

¿QUIÉN MULTÓ A ROGER RABBIT?

Si su auto no tiene sexo, ni hace palmitas sobre la línea red, ni su conductor muere en la calzada, ni necesita de medallas de adelantamiento y velocidad, ni atropella y castiga, ni come metano ni alcohol, ni guiña maquiavélicamente su intermitente para tomar la curva al asalto y vejar al entorno de una manera lista, astuta y sagaz, usted tiene suerte: su coche es un dibu.

¡Basta ya de coches y atascos en Madrid, no hagan encima caravana de funerarias, y den a nuestros hogares todo el honor que nos deben por ser de Madrid!¡Hagan peatonal el Bernabéu y tantas otras plazas y fuentes hermosas que abundan en el Mayrí árabe!

(Cartas a EL PAÍS, noviembre 1993)

No hay comentarios:

Publicar un comentario