noviembre 20, 2009

EL JARDÍN DE LA ALMUDAINA

Un Ángel volando va por encima,
de las peñas de mozos
asediados por los toros.
Es la Virgen Mora de la Capital.

Un poco pilla,
joven y jaracandosa,
la tengo un cariño especial,
fantasma de vidita.
Arcipestre, me dicen que es bajita.

¡Joven, la Almudena es impredecible!
Sale de noche a altas horas,
que pronto la dejan.

Ofrece el loto del MANZANARES a los extranjeros
para que olviden a su patria
y se queden a vivir en Madrid.

Aguaterruña de la Catedral,
mayor adoración sería para ti una capillita.
Arcángeles que no dejan pasar a nadie,
oscuros infiltrados negros te espían,
flores entre los allegados.
Y cuando te escapas,
te encierran al día siguiente,
en una buhardilla del Palacio Real.

Y desde entonces se me rebela la Naturaleza,
que te tengo un cariño especial.
Me cortaré la coletilla,
y te la dejaré en el altar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario