noviembre 20, 2009

OPRESORES Y OPRIMIDOS

La clase media por la que aboga la Iglesia está desapareciendo. Cada vez más hay una mayoría de pobres y una minoría de ricos: ¿vendrá una revolución?

El opresor nos dice: "¿aumento de salario?", jamás, y si no hay beneficios despido a uno; "¿turnos menos fatigosos?", nunca, o te sustituyo por uno conforme con el trabajo al límite. La gran empresa, con sus nuevas máquinas, contrata a pocos, y la mediana y pequeña empresa parecen un antecedente de una nueva Edad Media. El oprimido contesta: "No me importa ser preso, si como".

(Cartas al YA, diciembre 1995)

No hay comentarios:

Publicar un comentario