noviembre 14, 2009

ATOMISTAS A EMPUJONES

Es la crisis, vamos unos contra otros, empujándonos, dispersados sin sentido, salpicándonos a los lados, volviendo y saliendo, en un acento de guerra, mientras cae lluvia a torrentes del cielo, es la crisis general; dispersos sin encontrarnos, muertes en la circulación a traición y sin parar, no hay amor, no hay paz, solo hay un ir y retornar sin ocupar lugar.

Fenecer con la vida en la cuerda floja; miles de partículas lanzadas en el espacio, de día de todo y un poco menos de noche cuando llega la calma. Pero ni en casa paramos, entramos y salimos sin convivir con los otros, sin parar ni tener tiempo para descansar, reflejos de un movimiento corporal que nace y se resuelve sin solución.

Náusea infinita. ¿Y quién es enemigo de quién en esta lucha con tanto golpe entre iguales sin construir éticamente para arriba? Y un destino común: el de tropezarse unos con otros como átomos sin principio ni fin, como lapsos de existencia de unos individuos simples y uniformes. Química pura, biología y cuerpos en evolución dinámica o darwiniana.

Para esto sí que somos iguales. La democracia tiene cada vez más que ver con Demócrito. Los fenómenos sociales no se ven como un nous sino desde el punto de vista mecánico. Los cuerpos que vemos son desgraciadamente átomos (y no personas) que difieren en orden, forma, posición y "status" cuantificador de dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario