octubre 06, 2016

EL EGOBLOG DE ADRIANA ABENIA

Tener un egoblog es una lata, máxime si te comprometes a escribir sobre ti misma con disciplina militar, tras la euforia inicialLo diferente se ha convertido en típico y ahora casi todo el mundo tiene uno, con más o menos repercusión.
La gente nos sigue porque somos conocidos y porque, supuestamente, nuestras vidas son más interesantes que las suyas o, al menos, más entretenidas. Incluso podemos llegar a influir en sus vidas, en calidad de influencers. No os podéis imaginar la cantidad de correos que recibo preguntándome por la ropa, las gafas, los zapatos, los pintauñas, barras de labios, el modelo de silicona que uso en la cicatriz del cuello o incluso el tinte de pelo, los hoteles donde me alojo y restaurantes a los que acudo a cenar, para ir ellos también. Me abruma saber que cada detalle cuenta, puesto que no pretendo ser ejemplo de nada, no soy una persona que destaque por su correccióny me da mucha pena dejar tantos mails sin responder porque la gente es increíblemente educada. Los blogs nos generan dinero, así que no os penséis que se trata de un pasatiempo, creedme si os digo que, a veces, es una tortura generar contenidos que os distraigan o susciten algo, bueno o malo.
Con el blog tienes que ser creativo y buscar un cebo para que la gente entre. Uno sexual, aunque dentro se hable del Vaticano, está bien: en España los culos y las tetas venden, no os descubro nada. Cuando me pongo poética me lee menos gente que si hago uso de lo ordinario y cotidiano, a no ser que tire de demagogia. No me puedo permitir ser una romántica y, no desoyendo el consejo de mi querido Màxim Huerta, unas veces dejo que gane la máquina y otras me concedo el placer de escribir lo que me da la real gana.
Cada post va acompañado de una tira de fotos. Eso implica que a tu lado siempre hay una persona -casi siempre la misma- con cara de perro porque no da con la foto que quieres mostrar. De igual modo, tengo que añadir que no me agrada la sensación de fotografiarme en la calle con poses chorras y arrogantes, me da vergüenza y siempre me aseguro que el móvil está en vibración para que no suene el dichoso clic que delata el disparo. El postureo gobierna en los egoblogs y tal vez un delicioso desayuno en las redes – del que probablemente no habremos probado bocado- se haya preparado con anterioridad o se haya secuestrado de otra cuenta de Instagram rusa con pocos likesy seguidores. No importa lo que de verdad seamos o sintamos, en la blogosfera todo es genial y se finge más que en la cama, así se comporta este mundo de mentira del que también me hago responsable.
Todo depende de la imagen que quieras mostrar. Si deseas potenciar tu lado más deportivo y detestas desgastar zapatilla, es tan fácil como acudir con varios cambios al gimnasio e ir repartiendo por las redes, en diferentes días, la secuencia de fotos. También cabe la opción de montarte en el coche y subir luego los kilómetros recorridos, con una app de esas que lo cuentan todo, cubierta de falso sudor y expresión derrotada.
En mi vida -y en la de todos- hay semanas trepidantes en las que vivo desmelenada y feliz, y otras planas y aburridas en las que no me apetece arreglarme ni hablar sobre mí misma. De hecho, creo que allí estriba el gran problema, pese a lo charlatana que se me presupone, me gusta más escuchar historias ajenas que escribir la mía propia. A ratos me siento imbécil dando consejos no aplicables a la vida real.
Cuelgas masajes que no te han gustado, fotos en bikini y no te has bañado, eventos en los que parece que lo estás gozando, pero estás deseando volver a casa, descalzarte, quitarte el postizo y la tontería… E incluso atardeceres de playa, cuando hace días que has vuelto a casa.
Alguien me dijo anoche al leer este post: ¿Se puede permitir Alejandro Sanz decir que odia el Corazón Partío cuando seguro que esa es la verdad? ¿Una actriz contar que cuando graba una película no tiene idea de qué sentido tienen sus frases en una secuencia ya que ni siquiera sabe de qué va a ir la peli? ¿O David Copperfield desvelar sus trucos al despertar un día?
No lo sé. Pero ya es tarde.
Tachán.
Avec tout mon amour,
AA

No hay comentarios:

Publicar un comentario