enero 09, 2016

APUESTA Y CARGA HIJO MÍO

Yo tengo buena vista y sé la que vale y es pasional, que tiene talento y aportará mucho a mi vida, pero yo me quité el whatsapp después de un año y nunca pido el móvil, por lo que mi posibilidades de ligar son mínimas, menuda tora brava ha de ser que tire del brazo, y me lleve y que se arriesgue en una noche, luego como soy valiente y facilón no la diré no, y probado el sexo y mis caricias, ya no me suelta.

En estado natural un hombre puede estar en paz con Dios, pero le gusta la melodía de una mujer con su perfume-contoneo- y cabellos, ellas son maravillosas criaturas que andan-organizan-y conquistan el mundo, pero es un tema de energías.

El hombre puede salir, dar un paseo, beber-ponerse enamoradizo y regresar solo a casa, el enamoramiento dura 24 h.

El hombre pierde su ser y acaba agobiado, porque son absorbentes-y controladores-metomentodo-y dimentodo, el precio de la libertad es soñar que ella aparecerá a la vuelta de la esquina, y en no ser quijote de Dulcinea alguna, con tanto servir y mercedes.

Estar solo no es malo, no es ni pena ni tristeza es un estado natural, peor puede ser estar emburbujado y emparejado. Pierdes disciplina y puedes acabar un gorrón-y mondón como Panza. Ahora si hay hijos por medio lo entiendo. Te tocó así como en una lotería pero no creo que dependiera de una decisión racional sino vital porque el mismo enamoramiento es locura.

El precio de la libertad es soñar que ella aparecerá a la vuelta de la esquina, cuando Dios no aparece, pero la rueda volverá a girar y sucederá lo mismo, aquella que acierte y sepa llevar al hombre durante décadas bien puede poner la zapatilla de Cenicienta en su vitrina y saber que ese falo es suyo..., ahora si no vale y es un ruin y canalla coge la escoba y vuela, perdón he dicho échale fuera...




No hay comentarios:

Publicar un comentario