mayo 01, 2011

LA PREDICACIÓN IV

¡Gente incrédula y perversa!¿Hasta cuándo tendré que estar con vosotros?¿Hasta cuándo tendré que soportaros?/ Y como no conocen a Dios se han abandonado a su mente depravada que los empuja a hacer lo que no deben. Por eso, están llenos de injusticia, malicia, perversidad, codicia, maldad, rebosantes de odio, de asesinatos, de disputas, de engaño, de malignidad, chismosos, calumniadores, aborrecedores de Dios, insolentes, altaneros, soberbios, inventores de maldades, desobedientes a los padres, insensatos, desleales, sin amor y sin piedad, saben bien que Dios declara reos de muerte a los que hacen tales cosas y, sin embargo, ellos las hacen y aplauden a los que las hacen./ Pero el que escucha mis palabras y no las pone en práctica se parece al que construyó una casa sobre la arena, sin cimiento; chocó el río contra ella, y rápidamente se cayó y se arruinó totalmente./ Mi madre y mis hermanos y mi familia son los que oyen la palabra de Dios y la cumplen./ ¿Creéis que he venido a traer la paz al mundo? Os digo que no, sino división. Pues en adelante estarán divididos cinco en una casa, tres contra dos y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera, la nuera contra la suegra./ El hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza./ El que pone la mano en el arado y mira atrás no es apto para el reino de Dios./ La mies es mucha, pero los obreros son pocos./ ¡Andad!, ¡mirad que os envío como corderos en medio de lobos!/ Todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello-pensamiento de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras vidas./ Alegraos más bien de que vuestros nombres están escritos en el cielo./ Has creído porque has visto. Dichosos los que creen sin haber visto. Desgraciados los que olvidaron lo que vieron./

No hay comentarios:

Publicar un comentario