mayo 07, 2011

CRISTIANISMO Y RELIGIÓN XIII

Un pueblo de canarios amarillos que canta libremente a Dios y dice las verdades del barquero. Estás con Dios o con el pueblo, luchas contra el Diablo o contra el pueblo. Nuestro pueblo no se hará islámico sino de Dios. El pueblo es algo vivo que camina. Cómo conducir este pueblo pecador a Dios./ Parece un estado de satisfacción general en la negación de Dios pero lo que hay es muy mal humor. No entienden de Dios. No serás tú el tonto. No obtienes ninguna ventaja y sigues con el mismo desorden de siempre. El ateo se afirma revolcándose en lo cochino y el cristiano selecto impregnándose del sagrario. Es una lucha de contrincantes amargados y alegres./ Jesús está pasivo, por qué, porque era un cuento...eso es lo peor./ No parece que Jesús esté muy contento con la resurrección, porque eso no era lo que esperaba, ya no espera nada más, ya no es hombre sino dios potente, ya no tiene que perdonar sino que castigar, porque Jesús se aburre en el Cielo, y le gustaría comer y beber, y ser igual con sus amigos, y ser mortal, así pues hace falta otro Jesús, otro hijo de Dios que nazca aquí y que conmocione a la tierra, y luego se vuelva a ir al Cielo, pero cómo será si necesita de unos padres estupendos, de unos maestros formidables y sobre todo del sustento directo de Dios, y de la confianza en su capacidad en un mundo con mucho ruido./ La perezosidad en la virtud de Barrabás y Judas Iscariote les hizo ir por el camino más fácil, matar al enemigo y entregar a la muerte a lo inexplicable, al que rema contracorriente y se sale con la suya./ Cómo darle un corte de mangas al diablo sin que nos dé un puño en rostro sino es perdiendo la capa robada. El alegre mensajero como un huracán seduce y persigue y no nos repugnan sus proposiciones que nos enriquecen de súbito y nos parecen inconmensurables post mortem pero nos dejan atados a la vida acabada como espíritus demónicos./ Necesitamos cinco años y toda una década para expulsar a un demonio. Las enfermedades se resuelven con el tiempo. Cuándo el diablo se queda con el alma y cuándo la suelta. Qué desayunos de embajada tenemos que preparar para liberarla. A qué santo encomendaremos la bandera de liberación del ofusco ser. Sólo merece la vida y la libertad quien se prepara para ella con el arrepentimiento./ Mentirosos los que no quieren la cruz. Con la cruz no se tiene miedo a los demonios que nos asaltan. La cruz vencerá siempre a todos los Anticristos que nazcan en Europa./ La dignidad de la raza humana es pensar que nuestros antepasados no murieron por nada. No sucumbieron por el día a día. Sino que murieron para evitar problemas a otros. Debemos recordarlos con mucho amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario