mayo 06, 2011

EL FINAL DE LOS SOCIALISTAS III

Prefiero la sociedad militar de Esparta a la sociedad civil de Atenas que en Madrid está bastante despendolada y regalada por no decir amarranada. Estos son los retos para el nuevo siglo, una disciplina que no permita perderse en futilidades ni en ocios evasivos ni en gulas ni lujurias ni en acaparar mercancías con un modo de vivir falto de sincronización y bandera./ Levantará la cabeza, hará la faena, lucirá el traje de luces, capoteará al animal, se envolverá en el mérito, Rajoy el próximo torero español, que dará muerte a la crisis, y escuchará la ovación del público y no como la ronda de los socialistas que ni siquiera han entrado a la plaza de toros y han perdido el tranvía./ Iros a hacer gárgaras. Iros ya. Como los centristas del PP lo hagan bien otra vez no volvéis a pisar los escaños en la vida. Os habéis dedicado a dividirnos. Hemos estado durmiendo con vuestras tonterías. Que venga ahora el irlandés del whisky de la carabana y nos cuente la verdad de los pesados y tontunos socialistas que mandaban sin cabeza./ Menudas piezas hay en el parlamento, el parlamento es el museo de los políticos, que investigan cómo hacernos ricos y cómo conservar los fondos y la divulgación de la identidad española. Las asociaciones de amigos del Museo de los Políticos quieren que lo pongan en Ópera con organigramas en las paredes de sus carrerasa desde los Reyes Católicos pasando por los Austrias y acabando en los Borbones./ Tenemos un relieve monserratino de políticos socialistas pensando en segunda barrera si España va a la deriva o si este país tiene solución o si nuestro Estado ya no es ancho y da para poco menos que el recuerdo cicatero del pasado franquismo. Pero si hubieran ganado los comunistas en el pasado siglo y no los cristianos ahora estaríamos ahorcándonos en la miseria. Se ve que el relativismo de los socialistas nos trae a la memoria que aspiramos a poco y que somos nada y que no hay nadie en la casa ni Dios en la iglesia. El mismísimo asunto lo repetimos desde que nos vimos./ Qué imagen de los españoles ha elaborado el gobierno socialista, en qué presente me veo yo inmerso sino en el caos y desconcierto enconómico y social y sexual, qué pandilla de ineficaces y colgaos a trancos se nos han aferrado a los aparatos del mal Gobierno de España, hasta cuándo iremos en segunda velocidad, tiene que suceder algo más gordo todavía para que caigan las moscas./ Despreocupados no nos aseguramos el camino del futuro y nos coge el tiburón y el toro negro y el ladrón, tampoco cuidamos las cosas políticas ni prestamos atención y vigilancia de si cumplen con el rigor normal de uso, y así abusan de nuestra condescendencia y de nuestra ingenuidad. Nuestras vidas son fabulosamente sin rumbo y no se concretan en hechos relevantes y de superación que marcan la diferencia como formar familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario