mayo 02, 2011

LA TORÁ: 2-ÉXODO

Yo RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER./ Y Dios ciertamente hará distinción entre el ganado de Israel y el ganado de Egipto, y no morirá ni una sola cosa de todo lo que pertenece a los hijos de Israel./ Dios sin falta dirigirá su atención a ustedes, y tienen que subir mis huesos de aquí con ustedes./ Dios mismo peleará por ustedes, y ustedes mismos guardarán silencio./ Si escuchas estrictamente la voz de tu Dios y haces lo que es recto a sus ojos y verdaderamente prestas oído a sus mandamientos y guardas todas sus disposiciones reglamentarias, no pondré sobre ti ninguna de las dolencias que puse sobre los egipcios, porque yo soy tu Dios que te está sanando./ Tomen nota del hecho de que Dios les ha dado el sábado. Es por eso que les está dando en el día sexto el pan de dos días. Quédese sentado cada uno en su propio lugar. No salga nadie de su localidad en el séptimo día. Y`procedió el pueblo a observar el sábado en el séptimo día./ Y toda la penalidad que les había sobrevenido en el camino, y no obstante Dios estaba librándolos./ Y ustedes mismos llegarán a ser para mí un reino de sacerdotes y una nación santa./ Alístense durante los tres días. No se acerquen a mujer./ Fíjale límites a la montaña y hazla sagrada./ Dios que exige devoción exclusiva, que trae castigo por el error de padres sobre hijos, sobre la tercera generación y sobre la cuarta generación, en el caso de los que me odian; pero que ejerce bondad amorosa para con la milésima generación en el caso de los que me aman y guardan mis mandamientos./ Honra a tu padre y a tu madre para que resulten largos tus días sobre el suelo que tu Dios te está dando./ No debes dar testimonio falsamente como testigo contra tu semejante./ Pero si ocurre un accidente mortal, entonces tienes que dar alma por alma, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, marca candente por marca candente, herida por herida, golpe por golpe./ No deben ustedes afligir a viuda alguna ni a un huérfano de padre./ El primogénito de tus hijos me has de dar./ Aquí estoy enviando un ángel delante de ti para mantenerte en el camino y para introducirte en el lugar que he preparado. Cuídate a causa de él y obedece su voz. No te portes rebeldemente contra él, porque no perdonará la transgresión de ustedes; porque mi nombre está dentro de él. Sin embargo, si obedeces estrictamente su voz y verdaderamente haces todo lo que yo hable, entonces yo ciertamente seré hostil para con tus enemigos y hostigaré a los que te hostiguen. Porque mi ángel irá delante de ti y verdaderamente te llevará a los amorreos y los hititas y los perezeos y los cananeos, los heveos y los jebuseos, y ciertamente los raeré. No debes inclinarte ante sus dioses ni ser inducido a servirles, y no debes hacer nada parecido a las obras de ellos, sino que sin falta los echarás abajo y sin falta destrozarás sus columnas sagradas./ Poco a poco los expulsaré de delante de ti, hasta que te hagas fructífero y realmente tomes posesión de la tierra./ No has de celebrar un pacto con ellos ni sus dioses. No deben ellos morar en tu tierra, para que no te hagan pecar contra mí. En caso de que sirvieras a sus dioses, eso llegaría a ser un lazo para ti./ Y ellos tienen que hacerme un santuario, por cuanto yo tengo que residir en medio de ellos./ Y tienes que hacer un candelabro de oro puro. Y seis brazos salen de sus costados, tres brazos del candelabro de uno de sus costados y tres brazos/ Pero la carne del toro y su piel y su estiércol los quemarás con fuego fuera del campamento. Es una ofrenda por el pecado./ Pues no debes postrarte ante otro dios, porque Dios, cuyo nombre es Celoso, él es un Dios celoso./ No debes hacerte dioses-ídolos de metal fundido./ No deben ustedes encender fuego en ninguna de sus moradas el día de sábado./ para la obra de la tienda de reunión y para todo su servicio y para las prendas de vestir santas./ De modo que Moisés terminó la obra. Y la nube empezó a cubrir la tienda de reunión, y la gloria de Dios llenó el tabernáculo./ Sin embargo si la nube no se alzaba, entonces no levantaban el campamento sino hasta el día en que se alzaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario