septiembre 22, 2016

6.-EL FIN DEL MUNDO















EL FIN DEL MUNDO
Jorge Santos Miró











EL FIN DEL MUNDO

El que haya Vida en la Tierra es un milagro, tras otro, y tras otro...la vida por el Universo.
Que por sabio muera loco, y que por loco me haga sabio, y Nadal terminando el trámite...
En nuestra Galaxia no hay vida y no tenemos una nave espacial para salir fuera a la velocidad de la luz. Que tres vayan a la Luna no es nada. Evitar que mueran millones de niños no es fantasía. El sol ve todo y es nuestro juez. La Historia de la sangre derramada.
Pasaremos del Arca de Noé en otros meses que no sean abril a cambiar el refranero de "Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo" al apocalíptico evangelista norteamericano: "A finales de mayo casi 40 grados" en Madrid.
He estado en un sitio muy alto de vacaciones, lo veía todo, y ahora estoy en un sitio muy bajo, y estrechito, y los españoles de ciudad echan miradas como puñales, incivilizados, envidia, de cuerpos groseros, maleducados, te estrellan contra la pared, ¡no quiero pasar por el aro!



















EL FIN DEL MUNDO II

Y la energía de la Tierra...los yacimientos de carbón y de petróleo, las bolsas de gas natural se han formado durante decenas de miles de años y la extracción de dichos recursos no se ve acompañada por una renovación equivalente. Y qué hará el Islam cuando se les agote el oro negro.

Pasar de la congelación del agua a la evaporación en un siglo de grados Celsius si también la Región Central de Escocia entrara en erupción. ¡Ya nos hemos aproximado un 10 % al Fin del Mundo!

No estamos en un circuito cerrado, tenemos una atmósfera. El vapor de agua a alta presión es como una central atómica en el norte de Europa. La atmósfera está sometida a una presión de calentamiento interior y un enfriamiento por las nubes de ceniza que impiden los rayos del sol.

El químico estadounidense de origen mexicano y premio nobel Mario Molina junto con Sherwood Rowland y Paul Crutzen demostraron que ciertos gases producidos por el ser humano y de amplio uso en la industria como los clorofluorocarbonados destruyen la capa de ozono que rodea a la Tierra y por eso el sol ahora hace más daño.

De los refugios nucleares pasaremos a los refugios naturales creados por los ecologistas, que como Kafka en el O Covil "en ningún lugar estaremos más seguros que en la madriguera". Cuando suba la temperatura global en cuatro grados desaparecerán plantas y animales, y financieros y políticos.









EL FIN DEL MUNDO III

La creación crece y se expande por el Universo, tiene la suficiente fuerza para hacerlo y conseguirlo, si no nos dejan en la soledad interestelar nos moveremos en naves llevando la carga de vida suficiente para triunfar e inclusive exuberante y bulliciosa de un mundo que no para en ciernes, y que no se lo piensa mucho porque ya lo consigue todo.

Al Papa Juan XX Pedro Juliano el Hispano que por error le pusieron la numeración XXI y había condenado el averroísmo y diecinueve proposiciones de Tomás de Aquino en 1277 bien podría decirnos que hagamos como si el siglo pasado no hubiese existido ni sus relaciones internacionales porque todo va tan deprisa que la visión beatífica de Dios incluso se dará antes de muertos en el siglo XXII y a partir de que el papa bueníssimo haga el Concilio Vaticano III.

Una mejora de la raza humana es una eugenesia que no es el exterminio de los nazis alemanes. El cáncer sigue ahí pero no lo tienes. Y los ecologistas se ríen de los transgénicos pero salvaría la vida del hambre y de la pobreza.

El peso de todas las hormigas es casi igual a la mitad de la superficie de la Tierra. Si se extinguen las hormigas se acaba el mundo por la huella ecológica que tienen. Consumen y son consumidas y colaboran con el resto de las especies. Los seres humanos nos dedicamos a consumir y a destruir. Ninguna especie nos consume pero nosotros consumimos a todas. Somos la especie más asesina del planeta.

Dios no quiso que contempláramos la creación sino que la mejoráramos. Dios no quiso que contempláramos la destrucción de la creación sino que la conserváramos intacta. Dios nos da el amanecer y el atardecer y los mares y los vientos y giramos hacia el ocaso donde la Tierra quede apagada y sus vivientes inquietos.

Las cosas ocurren porque tienen que suceder, porque están predispuestas por Dios en su hacer, porque sino no ocurrirían, porque Dios quiere que sean así, y solo cuando nos apartamos de Él ocurren de una manera nefasta. Así que cuando ocurre un incidente como un rayo, un trueno y una lluvia copiosa no es porque sí de la naturaleza sino una señal de que Dios está ahí y de que no debemos tenerle ningún miedo porque verdaderamente es un amigo paternal que no nos hará ningún daño.

Estamos pendientes de los fenómenos atmosféricos como señales de Dios, la primavera del amor, el verano de la tarde de paz, el invierno del frío lúcido y trabajador, el otoño de los pensamientos y los viajes, y por eso cuando ocurre un accidente por culpa de los fenómenos metereológicos no dejamos de maldecir nuestro destino y parece que Dios ya no nos acompaña tanto porque estamos envenenando la naturaleza que ahora nos golpea y qué queremos si después de pisotearla la exigimos el perdón que nos dará si no sin duda la muerte.

En esos días habrá una angustia en el quinto mundo como nunca se conoció y se caerán los pósters de las naciones, en esto y en otras cosas te hallé muy falto niño, no me has apagado la luz, ni he tocado el interruptor, pero ha sido un apagón y se estaba derrumbando la casa y la gente de la ciudad corría muy enferma, pero en atención a los elegidos que Dios se escogió se acortarán estos días.















EL FIN DEL MUNDO IV

El siglo XX fue abrahánico (líderes que sacrificaron a su pueblo). El peor que hemos tenido, ¿lo mejoraremos en el futuro?

Harold Lloyd colgado de las manecillas de un reloj (¡Ay, que me caigo!, 1930), mito del cine mudo norteamericano ya retirado fue galardonado en 1952 con un Oscar honorífico como "maestro de la comedia y buen ciudadano". desde luego todo fue después de la crisis. Al siglo XXX le veo tres cruces de San Andrés como una valla de estacas.

El siglo XXI es el siglo del Juicio Final a los últimos veinte siglos y más. Ya no hay más Historia y los nacionalismos ya han quedado fijados con sus respectivas vergüenzas. No hay marcha atrás ni adelante. Ya solo queda la Ceguera-Necedad-Locura y Destrucción del Estado de la Nación.

Tenemos que bajar la temperatura o os aseguro que el fin del mundo llegará.

En fin del mundo vendrá pasada la hora del Angelus y todo quedará terminado en la hora de la Misericordia en que nos echábamos la siesta. Dichoso el sancho panza que se quedó durmiendo y no se enteró de nada, luego saldrá a la calle y no verá a nadie o casi pocos.

En la tregua el sexo será necesario para relajarse, el dormir será necesario para pensar, pero Dios nos someterá a un yugo de esclavitud en que nuestra vida no tendrá descanso, un mareo, un sinvivir siempre al borde de un precipicio. Todo saldrá mal, y solo los que comprendieron el mensaje gozarán de las albricias de no ser derrotados.

Los que no den cuenta de nada serán aniquilados, muchos quedarán convertidos en estatuas de sal mentales, los alocados cometerán el error fatal, en todas partes veremos sombras de esqueletos y fantasmas, y pocos, muy pocos, como un alfiler, se salvarán...así vendrá el fin del mundo.

Pero vaya, ya no creemos en Dios, solo en el cuerpo y toda la carne tiene un precio. Y te puedes morir hambriento o morir de miedo si se presentan estos bichos en la Tierra. Y la humanidad sigue padeciendo la hambruna y las enfermedades y los pobres mueren antes. ¿Habrán evolucionado en ética los extraterrestres? Y Jesucristo fue un astronauta en forma de pincho moruno de los ángeles diabólicos.

Dios nos dio la facultad de dominaros y comeros a vosotros fieles amigos en nuestro plato todos los días. Nadie sabe en secreto donde os tenemos atrapados para sacrificaros. Y damos gracias a Dios que también os dio la vida por vuestra condición. Vendrán extraterrestres y harán lo mismo con nosotros. Y qué os parecerá raro si Dios también los creó a ellos.

De forma violenta introduciré una punta metálica en tu cerebro, te colgaré de las patas traseras y te daré un corte en el cuello, te destriparé y te desollaré, te despiezaré para vender tu carne, con tu piel me haré abrigos y calzado...mataremos y procesaremos grandes cantidades de animales en muy poco tiempo para todos los días de nuestra generación.







FIN DEL MUNDO V

Iso de 7 elementos, código alfanumérico internacional que define con 128 combinaciones de 7 elementos binarios las representaciones de 26 letras mayúsculas y minúsculas, cifras decimales, signos de puntuación de alfa a beta, de infinito a eterno, de la A al número atómico Z y de la existencia de Dios a la bomba atómica.

nunca me ha tocado correr en la isla del Volcán,/ pero te aseguro que he corrido/ al llegar a la orilla todo floreció/ en la embarcación todos fuimos alegres y compartimos/ por último descubrimos el Paraíso/ y si te dijera que encima descubrí a una bella mujer/ y que al poner mis manos en la barriguita nos vino una criatura/ y créete no me faltó el trabajo

... y en el futuro del universo/ y en esto no todo se acoge al principio de la relatividad/ porque en las costumbres primitivas/ ya se respira la paz.

Aprieta las gavillas del trigo,/ para que salga el grano,/ aprieta con fuerza la tarea,/ para que salga el salario,/ aprieta a la mujer,/ para que te dé un beso,/ ten la caña tironada,/ y la marcha del motor dispuesta,/ para encontrar el tesoro del mar,/ que está ahí,/ que te está esperando,/ ten la mano prieta,/ para ayudar al descenso del Sella por el libro infinito en la suma/ de todas las creatividades en la red.

Las primeras civilizaciones usaban distintos tipos de jabones obtenidos con grasas animales y aceites mediante una hidrolisis alcalina, resultando en nuestros días ser antisépticos, nazis, cosméticos, parasaticidas e insecticidas, medicinales, argentinos, perfumados, petroleros, capitalistas, emigrantes y de la recesión, de los empresarios culés y de la crisis de las barricadas, el caso es que la espuma del capital haga resbalar la tensión mundial que nos atenaza.

Aumenta la población y disminuye el planeta,/ Los chinos están equivocados porque ya no va a haber un incremento de nada sino incertidumbre de todo donde el incentivo va a estar en las personas resultantes no tanto de una cultura del espabilamiento de los estados emergentes sino de una cultura de los afectos en la juventud lo que implica como la espera del pueblo judeocristiano por la tierra prometida con el consuelo de llevar a Dios consigo y con la familia como un campo de entrenamiento de valores en toda la vida y que no permitan hacer ni que se haga el mal por eso tan importante es el colegio donde se va como la casa donde se vuelve.

Aristóteles dividió el reino animal entre los alienígenas o invertebrados que no tienen eje esquelético articulado y aquellos más próximos a la especie humana por su anatomía y aquellos bárbaros que no viven como nosotros, o sea sí que son la mayoría o suponemos que se distribuyen por las galaxias con un nivel de conocimiento inferior pero yo no digo esto que no sé todavía su tamaño ni el daño que pueden hacernos, y luego están aquí los vegetales que necesitan de celulosa y los animales que se la comen, y todos deben estar más vivos que en las rocas allá en Marte y aquí en las terrazas de coral de la venezolana isla Blanquilla, y cómo se regeneran las estrellas de mar y cómo devoran las anémonas, y las esponjas y los erizos y las corrientes marinas desplazan a los pececitos comestibles cuya boca como curritos piden de comer todos los días.







EL FIN DEL MUNDO VI

Por un despiste de nada se ha matado a un hombre.
Dios está en el mismo aire, y a los que están abiertos, entra.

Nosotros no entramos en la Primera ni en la Segunda Guerra Mundial ni entraremos en la Tercera Guerra Mundial del Islam.

En ningún lugar estaremos más seguros que en la madriguera. Cuando suba la temperatura global en cuatro grados desaparecerán plantas y animales, y financieros y políticos...















DICIEMBRE 25, 2011
TENGA LA NAVIDAD EN PAZ


No hay nada en la calle
y no esperemos nada,
no hay nada
de nada,
ya no hay nada
ni habrá nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario