marzo 19, 2017

LA METANOIA DE CUARESMA

En esta temporada en que me quedo tumbado en la cama con una espereza angustiosa del alma como si tuviera una compañera rusa haciendo vida de salón con una mascota en la otra pared de la casa, sucede que me viene la mejor escritura más contemplativa amarga y dulce, deseando que mi ánimo vuelva a ser de gallardía para cuando salga a la calle de Nuevo Amanecer recibir los dardos de los enemigos como el más noble caballero de Lesmes y Troncedo que no admite desnudarse al calor primaveral hasta san Juan pero que cansado no puede ni respirar disgustando la soledad forzada de la dama, la libación del alma sin que el dios Dioniso de la locura del erotismo nocturno con su poder de dar una alegría al cuerpo venga en tu ayuda, deseando volar por los páramos de la tierra castellana como un fantasma de provincias, en este tiempo que se sienten los abandonos de amigos y engendros de la carne como el más punzoroso dolor interno del corazón pensador de Molinos y Robledos,

la mujer calle quiero
tampoco lo pides
y yo tampoco te saco a la calle
la crisis desapareció
son tiempos de lucha
son tiempos de Dios



(continuará como un estado del alma, tremendas almas de mano en mano, renovadas y la pena arrastra...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario