febrero 01, 2017

Y LOS LOCOS SE QUEDAN ATRÁS

Cómo se reiría mi madre catalana con las actuaciones del Montoro como se reía (positivamente) de las actuaciones del Aznar,/ armar más lío al lío en la contestación, en una noche me ha crecido un pelo negro de un centímetro debajo del ojo izquierdo,/ me lo he arrancado y lo he puesto en el cajón de la mesilla de noche encima del rosario de santa Gema Galgani (EL PELO DEL LOCO DE CRISTO),

LA CANCIÓN:
Soy un pollito pío pío
no me dan de comer
Soy un pollito pío pío
no me dan de comer
La gata no me deja en paz
Me han abierto la jaula
Pero yo no me he escapado
La gata me ha querido sacar.
Soy un pollito pío pío
no me dan de comer

la solución a todo esto gata Jifa es que te lleve al mercado y te vendan como liebre,

Adión gatinha
en el mundo de los gatos yo seré tu príncipe
gatinha mía supina
con esa cabecita
y esas orejitas
un besinho
ADiós

ay si viviéramos en la tierra galega
tu patita iría para abajo
y la otra le seguiría detrás

me estoy haciendo viejo porque noto la presencia de alguien pegado a mí por detrás, no me gusta ver a la gente con la mirada de desorientación, algunos dan una pésima imagen por el metro, bajo la cabeza ante las imágenes que circundan un ambiente de vejez, las miradas expectantes e imaginativas del autobús,/ tanto poder se dan en las imágenes, yo no localizo las imágenes de los países no europeos, un desprecio absoluto por la persona porque solo quieren dinero, los españoles adolecen,/ y qué marea humana es la ciudad oliendo a queso hacia la Paz.

LA GIOCONDA MADRILEÑA
Las madrileñas tienen la cara fría
no tienen pecho ni culo
y parecen tablas planas.

Esa chica de botines rojos llevaba siempre en un abrigo dos canicas verdiamarillas como ojos de gata, en el tramo del Barrio de Salamanca de la L4 de metro es en el único sitio donde la gente permanece en el andén sin moverse y donde los fachas consideran el terreno como suyo a pata estirada, y una inconveniencia es una curiosidad.

En los aledaños de los edificios mi querida Mercedes se respira humo de tabaco, a tus ancianos les crecen las uñas y las orejas, los de espíritu joven ya no quieren canciones protestatarias en las escaleras mecánicas de Alonso Martínez, ella la joven estudiante dice que va al Campo de las Naciones y no sabe que han cerrado la L8, estos barbas pelimochos como raspados del capitán de Nautilus, rezo avemarías con la potencia de los rosarios por la mujer hormiga que arrastra la patita rota por los pasillos del Bernabéu, y estoy cansado de una caminata por Madrid.

Y porque te has portado mal te disculparás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario