febrero 06, 2017

LA VERDADERA MISERICORDIA DEL SEÑOR FUE SALIR DEL LABERINTO CRISTIANO

Realizar la obra del Padre era ser crucificado y resucitar al tercer día y decir que todos resucitaríamos pero de qué Dios me hablas.

Yo soy el camino.
El de la cruz.
Esta es la verdad.
La vida de Dios.

¡Duélete y muérete!
Dices.
El que te ve a ti ve al Padre.
En eso. Dices.
El que crea en ti hará cosas mayores.
La verdadera misericordia del Señor fue salir del laberinto cristiano.

Dices.
El Padre es mayor que yo.
La fe en la resurrección de los muertos da paz.
¡Qué obsesión!
¡Permaneced unidos y pegados a mí!
Porque yo resucité.
¡Permanecer en mí es la principal misión!

La gracia la recibo de Dios
y en parte de Ti
y del Espíritu Santo
y la protección de la Diosa María.

Todo lo que pidamos en el nombre de Jesús se nos concederá.
El mundo nos odia porque primero odió a Jesús.

DICES:
El que me ama de verdad, se mantendrá fiel a mi mensaje; mi Padre lo amará, y mi Padre y yo vendremos a él y haremos en él nuestra morada. Por el contrario, el que no me ama no se mantendrá fiel a mi mensaje. Y este mensaje que os transmito no es mío; es del Padre, que me envió. Os he dicho todo esto durante el tiempo de mi permanencia entre vosotros. Pero el Abogado, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, hará que recordéis cuanto yo os he enseñado y os lo explicará todo. Os dejo la paz, mi paz os doy. Una paz que no es la que el mundo da. No viváis angustiados ni tengáis miedo. Ya habéis oído lo que os he dicho: "ME VOY, PERO VOLVERÉ A ESTAR CON VOSOTROS".


No hay comentarios:

Publicar un comentario