diciembre 29, 2015

LOS SIETE SALMOS PENITENCIALES TROBADOS POR PERO GUILLÉN DE SEGOVIA (1463)

Señor, oye mis gemidos
y rogarias, (ruegos)
de lágrimas y plegarias
bastecidos. (provistos)
No quieras que mis sentidos
tanto dañe
ni te plega que acompañe (te plazca, quieras)
los perdidos (malos, condenados al Infierno)

Tú, que eres el Señor
de los siglos,
de animales y vestiglos (monstruos)
hazedor,
tú, de obras causador
tan sobejas, (grandes, extraordinarias)
inclina las tus orejas
a mi clamor,

ca tú eres perdurable,
infinito,
santo Padre muy bendito,
no mudable,
tan inmenso, inefable,
piadoso,
ilustrante, poderoso,
muy notable.


SALMO PRIMERO

Señor, no me reprehendas
en tu saña
ni con tu ira tamaña
comprehendas (oprimas, atenaces)
ca si yo malvadas sendas
proseguí,
have tú merced de mí, (ten piedad)
que nos emiendas.

Con gran suma de pecados
soy enfermo.
En soçóbras quando duermo (zozobras)
son turbados 
mis huesos atormentados
y mi alma:
ser no pueden sin tu palma
reparados.

Señor, torna apressurado
y delibra, (ampara, protege)
la mi triste alma libra
del pecado.
Pues no bivo assegurado,
en discordia,
sea por misericordia
perdonado.

Ca sabed que bien oyó
el que adoro
la triste boz de mi lloro
y rescibió
la mi oración, que vio
ser contrita,
en la santa Ley bendita
que nos dio.


SALMO SEGUNDO

Porque cessé bendezir
y alabar
tu santo nombre sin par
y te servir,
los mi huessos por bevir
envejecieron
y, mortales, concibieron (pensaron)
de morir,

Quando ya por violencia
la espina
se me finca muy aína, (hinca, clava muy pronto)
sin clemencia,
y me muerden la conciencia
mis errores,
para mi alma en livores (moratones, dolores)
y dolencia.

Con penitencia verdadera (sincera)
quebrantaré
esta espina y mostraré
la carrera
de mis yerros y artera (pecados, falsa)
contrictión (arrepentimiento)
de esconder mi confessión (escamotear)
y manera. (conducta)

Onde, santo Causador
maravilloso,
en el tiempo muy pluvioso (lluvioso)
de dolor
al penitente pecador
no llegará,
porque a ti demandará (pedirá)
tu valor. (fuerza)

ca diré: "Señor, tú eres
fortaleza,
acorro de mi tristeza (socorro)
y aferes; (negocios inútiles)
tú desgasta los poderes
y ocasión
de mi gran tribulación
como quieres".

Ca muchos son de herir
los tormentos,
ha el pecador sentimentos
de morir;
al que en Dios sin argüir (protestar)
esperará
misericordia lo cercará
sin fallir. (fallar, cesar)

Los justos, toda sazón (siempre, en toda ocasión)
vos alegrad
con entera voluntad
y coraçón,
que alegría y bendición
es con vos,
otorgada por mi Dios,
bravo león.


SALMO TERCERO

En tu saña no me aflijas,
mas espira (inspira)
sobre mí, ni con tu ira
tú me rijas.
Aquel tiempo no elijas
del rigor,
para que por mi error
me corrijas.

Hayas tú merced de mí, (tengas piedad)
Señor mío,
si en mis obras me desvío
contra ti,
ca, ya sabes, concebí
tus saetas,
que en mi coraçón secretas
rescebí.

No hay paz en los mis huessos,
ensuziados
por gran suma de pecados
y excessos.

Maldades que soberviaron (ensoberbecieron)
al que yerra (peca)
mi cabeça hasta tierra
inclinaron,
sobre mí se apesgaron (cargaron pesadamente)
con gran peso,
a locura mi mal seso (juicio, criterio)
sojuzgaron. (sometieron)

Mucho triste soy tornado
acatando
los pecados que obrando
he obrado.
Beviré desconsolado,
con tristura,
hasta ser en la clausura
sepultado,

Quantos mal a mi querían
ya cessaron,
ca de mí se alongaron (alejaron)
y desvían. (apartan)
Los que mi alma pedían
invisible
una fuerça muy terrible
me fazian,

ca, Señor, los que buscavan
mi caída
vanidades sin medida
me hablavan
y presumo que pensavan (conjeturo, sospecho)
engañarme;
por de ti mucho redrarme (alejarme)
trabajavan.

Ca soy aparejado (preparado)
de sofrir
los tormentos y complir
tu mandado,
el dolor de mi pecado
siempre miro;
mis ojos de ti no tiro
assegurado. (libre de peligro)

Los quales, porque seguí
la bondad,
en ellos adversidad
conoscí.
¡Ó Señor!, de cabo mí (junto a mí)
no te apartes,
por que más me desenartes (jamás alejes, separes)
junto a ti.


QUARTO SALMO

Señor, have piedad
de concordia,
por la tu misericordia
y caridad,
de mí, que en ceguedad
he bivido,
de tus obras retraído (retirado)
a maldad.

Buelve tu irada cara
en otra parte,
no apures mi mal arte, (examines minuciosamente)
mas ampara
la mi alma y repara
mis maldades,
por que con tus santidades
biva clara.

Cría en mí, por tu mesura,
coraçón 
muy limpio, sin división
ni orrura. (escoria)
Faz que su morada escura
ya possea
nuevo espritu que te sea
de folgura. (satisfacción, disfrute)

Ca, Señor, mientre seré,
tú, que serás,
los mis labros abrirás (labios)
y gozaré.
tu justicia alabaré,pues por ella
yo en paz y sin querella
biviré.

Sacrificio que te plaze
y agrada
es el ánima turbada,
donde yaze,
si en las obras te complaze,
correctión
del humilde coraçón
que satisfaze.


QUINTO SALMO

Todavía mis enemigos
me maltraen
porque guardo -me retraen-
tus castigos. (consejos)
Aquellos que mis amigos
se mostraron
contra mí vi que juraron
por testigos.

ca, mi Dios, sin merescer
fui alçado
de ti, Santo apoderado,
en poder,
y no quise carescer (prescindir)
maleficio
ni te pude con servicio
conoscer.

Por lo qual, sin más tardança,
se enclinaron
los mis días y aceptaron
tribulança,
y quedaron sin dubdança,
por plumaje
de linaje en linaje
tu membrança.

Prosiguiendo consuetud (costumbre)
tu bendición,
havrás merced de Sión
en multitud,
que fundar tanta virtud
a ti conviene,
pues que ya el tiempo viene
de salud.

Acató el Causador
piadoso
el ruego del humildoso
sin rigor;
de la pena de su error
caresció,
porque Dios no despreció
su clamor.

Quando miro desde el suelo
tu cimiento,
de perder mi entendimiento
he recelo:
muy escuro es tal velo
a los humanos,
pus obra de las tus manos
es el cielo.


SALMO SETENO

Señor, muéstrame muy breve
tu carrera,
pues mi va, que en ti espera,
se remueve,
por que de muerte relieve
la mi alma
y sin daño, mas en calma,
te la lleve.

Tu buen espritu me traya
a la tierra
derecha por que sin guerra
cierto vaya.
En tus obras me retraya
y abive;
de tales hechos me esquive
que no caya (caiga).

Ca de gran tribulación
y miseria,
suziedad y gran lazería
y confusión
mi alma por oración
sacarás:
del pecado estruirás
la cognición.





CANCIONERO GENERAL DE HERNANDO DEL CASTILLO (1511)

No hay comentarios:

Publicar un comentario