septiembre 27, 2014

MIS PASEOS DEL LAGO DE LA CASA DE CAMPO A PRÍNCIPE PÍO

Hay unos madrileños duros y sanos que transitan por la Casa de Campo y hay otros estresados y enfermos que pasan por la Castellana.

cuando me decido a hacer algo fuerzo a Hermes a que se decida por tal acción pero es un dios al que no le importa aparecer desnudo.

_________________


Puedes ser distribuidora de Avon/ pareces la nazi del Festival de la Belleza yendo al despacho de Cuzco/ mientras tenga un buen estómago para comer de restaurante/ ejecutivos jóvenes en los semáforos que salen de la ducha con el pelo mojado y ni se secan los oídos/ cuánto signal me he metido en la boca y ahora llegó el tiempo del colgate familiar/ hubiéramos sido un buen matrimonio envejeciendo juntos/ se preocupan ahora tus familiares de para qué has ido al banco

la oportunidad que me da Dios de mirar desde esta perspectiva/ qué significa anillo sino eso sexo/ una mujer está menopáusica cuando con la cabeza dice no y sí al mismo tiempo/ me ponía perfúmenes pestilentes para vosotras/ tienes más papeles que Mirra, la Locandiera y Francesca da Rimini,/ las carpas del Retiro están siempre llenas de barro,/ en la línea gris 6 de Metro me gusta pasar desapercibido/ de Usera a Pan Bendito y la Peseta/ Robinson Crusoe se quedó soltero para siempre y no te digo nada de Rob Roy y de Roberto el Diablo/ 

el ruido de Madrid chirría en nuestros oídos y nos enloquece y no nos deja dormir bien/ no hay nadie en Madrid que valga la pena/ la que me quiera que me coja por la calle/ que me mire de arriba a abajo y me tire del brazo,/ con mi traje azul tomándome un cola-cao,/ tienen el mismo culo por eso van juntas,/ no soporto un papel de periódico llevado por el viento

cómo ser feliz en un sistema tan absurdo,/ el sudor de los patios de la plaza de Castilla con los sobacos,/ ese trabajador de la limpieza está contento y es porque tiene sexo,/ por qué las mujeres se ponen tan duras al avance de la edad,/ yo no estoy hecho para ser un solitario que anda perdido por la plaza de Colón y la ciudad,/ debe de ser la genética lo que me mantiene tan joven pero mi secreto está en creer en Dios

lo increíble y lo que me llama la atención es la cantidad de ganas que tengo de amar/ como cuando llegué en tren con Olga desde la Estación del Norte a la estación de Segovia en pleno invierno todo nevado/ con un sol radiante que deshacía los granizados de las calles

tengo que dar con una y no puedo perder el tiempo con cambios de humor y demás problemas de la edad,/ actuemos como los jesuitas a tiro hecho y sin complicarse mucho la vida,/ si el sentido del oído está bien y se oye la música de las esferas/ debería de estar un siglo sin leer para desintoxicarme y solo proferir palabras de amor a mujeres/ no tengo mucho dinero

amo a España en todos sus rincones de Andalucía/ a las mujeres no les gusta que cambies de tono en la conversación que han establecido como pasando de ellas/ te quieren ver lacerado y suplicante,/ ya me he cansado de tontunear (neologismo que quiere decir "tontear como la ronda de la tuna") y mi mirada romántica ha de enamorarse,/ mi mirada no entiende de edades sino de bellezas interiores/ de tanto alcohol con cuatro copas anoche me dio dos calambrazos en el cerebro a ver si me matan las neuronas malas que organizan tan pésimamente la vida y se me quedan libres las dionisíacas,/ la obsesión de no perder el tiempo para perderlo rematadamente/ disfruto sin tener que llegar a ninguna meta tirando el tiempo a espuertas por la cuneta,/ ellas se han tomado muy en serio eso de que trabajes ganando dinero/ no quieren a ningún Lord Byron disparatado

yo también puedo como el catalán tener carácter y cabrearme y lo vas a lamentar hermana y amiga que te ríes con mis cosas,/ ya sé que salís a la calle en busca de aventuras según los ciclos de la regla/ de 28 días a mes como el código postal de Madrid,/ dicen que no amas pero muchas aman muchas cosas que no son correctas,/ tu amor como un suspiro sube al aire pero verás que yo aprecio mucho tu constitución física y anímica,/ todos echan lianas y yo como Anna Frank desde mi ventana no me dejo atar por ninguna,/ los alemanes pagan en efectivo para autocontrolarse y para que nadie les controle en qué se gastan el dinero/

he dicho Paula muchas estupideces acertadas y como tú no has sabido asumirlas ni a qué conducirían te has alejado de mí,/ tú que vives puerta con puerta conmigo/ tú que eres la niña de mis ojos/ por qué los viejos llevan gafas oscuras,/ desde Ercávica se ve en el embalse el mar de Castilla

oigo las gotas de la lluvia golpear tenuamente los cristales de mi terraza frente al parque de Catalunya/ empieza la lluvia y anuncian su visita,/ puedes ir a los templos donde no se practica el ligar ni el acto sexual solo las posturas hieráticas,/ me gustaba saber Bea que tenías catorce almohadas en tu cama y pinchos en el Jardín Encantado de San Martín de Valdeiglesias,/ yo como un bróker me tumbo en la cama a pensar

necesito creer en mi equipo y en mis hombres,/ una vez se me inflaban las narices porque me ahogaba debajo del mar/ con el agujero que nos ofrecéis qué dolor/ no debemos dejarnos vencer por ellas/ con mis hombres haré una comunidad monástica/ por todas las Wellington y Washington que bajan en bicicleta por Alcalá/ todas las mujeres son barbudas pintadas por Ribera

Me gusta el compañerismo de los amigos que defienden a los amigos/ por qué tienen las mujeres ese poder sobre nosotros/ por muy uniformada que esté una persona desordenada no puede ser buena/ de la locura de los argentinos como gitanos a la torpeza de los castellanos/ me visto de humilde para que hoy todos quieran reírse de mí,/ es lo que tiene el suelo mojado de la malaeducación y malicia de la gente,/ sin saber quién eres se acuestan con sus pecados/ estrena otoño con la luna perfilada en el hospital La Paz/ los altavoces del metro son los que me dan vida,/ cuatro y cinco tias tirándome besos desde el otro vagón y yo tirándolas besos desde el andén de la estación de Begoña/ son muchas las pretensiones de los mayores de ocho años





No hay comentarios:

Publicar un comentario