septiembre 13, 2014

EL VOLUNTARIADO DEL AMOR

NOTAS PARA LA MAÑANA:

Estaba muy desorientado. Los silencios y las rigideces son muy significativos.

No había confianza ni reciprocidad en la ciudad. Como babilonios y egipcios se perseguían unos intereses egoístas y colectivos.

Desperté y vi que la vida era servicio no solo consumir.
Serví y vi y descubrí que en el servicio se encuentra la alegría.
Dios me abría las puertas para la salvación.

Yo era una persona con un no sé qué que siempre parecía que iba a dar, y con mi mirada parecía que daba algo, a Dios tal vez.

Si tú vieras lo que compra la gente en un supermercado de barrio te horrorizarías, tú puedes ayudar a formar una familia y a cocinar y alimentarse bien estando juntos y compartiendo problemas.

Viendo la Casa del Milagro del Vino de Alcobendas de 25 de enero de 1677 por Mediación de la Virgen de la Paz, me decía "huye de la gente si la gente no vale un pimiento" como si tuviera un corazón de piedra porque ellos se habían convertido a su vez en soberbios pedruscos.

Jesús era feliz (también se entristecía) derramando toda la ternura (yo no puedo hacer más que él...) de su Sagrado Corazón sobre los pequeños, los humildes, los pobres, sobre todas las miserias de la humanidad. La vista de un infortunio movía su Corazón a compasión (y oraba por ellos).

Verdaderamente estoy tibio y pasivo como satisfecho de ver salvar el menor número posible de almas (solo tocan a rebato en la iglesia de San Lesmes para la cruz y la Eucaristía, para juntarse con el dolor...). Unas veces según la ventolera con una fe de niño grandiosa como la de mi hijo creía en la infinita misericordia de Dios (que no se daba en la práctica en toda una vida del mundo) y rezaba avemarías para que les llegara y se les diera la oportunidad y otras veces parecía que dejaba que por su peso el ser se estrellara en su vacío y ceguera endemoniada y así a verlas desear y pasar.

Pero lo que no admito es que no halla más capillas en los edificios para librarnos de toda la tontuna de la ciudadanía. Pero se llenarían de gente dolorida. O ponerlas en garajes sórdidos y en rascacielos de gente atea para que nadie entrara en ellas.

Con Juan Pablo II se dio la poesía del Vaticano al servicio del dinero. ¡Viva la poesía y una poesía que se podía romper al entrar en el amor humano!

A ti mujer soltera te sobraban los recursos por todas partes y por debajo del brazo.

En la puerta del supermercado DIA un pobre que no es misericordioso con otro pobre no es bendito.

El amor de Cristo es siempre más fuerte que el mal en el mundo. Por lo que necesitamos amar a alguien y ser correspondidos. El amor hace que las cosas crezcan y se expandan. No debería ser tan difícil.

Dios tiene en gran estima la Vida en plenitud.

Sabíamos que haríamos contactos. Y que no íbamos a morir solos.

No damos ni de las pequeñas cosas que nos sobran. Fingir amor en el mundo resulta muchísimo más fácil porque en realidad nadie pide que des hasta que duela.
(Madre Teresa de Calcuta)

Las Misioneras de la Caridad desean vivir voluntariamente en la pobreza y exentas de lujo e irradiando el amor de Dios y no están para atender el móvil como los jóvenes y modernos ciudadanos.

Odio todo lo que se mueve y no creo que vaya a morir en paz sino como un lagarto seco y muerto. Muero en el pecado mortal del Odio a Todo-s. Mi Odio es pasivo pero inmenso.


NOTAS PARA LA TARDE:

El abate Pierre fundador de los Traperos de Emaús defendió que una vida cristiana auténtica no es buscar la felicidad a toda costa. Es buscar amar al precio que sea.

Valores de una personalidad atractiva: la paciencia, la simpatía, la humildad, la generosidad, la comprensión, el respeto, la honradez, el compromiso...

Si nuestro centro de apoyo no es algo sino Alguien-Dios podemos esperar en nuestra paradoja la plenificación como don propio que poseemos y como propia elaboración.

Las tinieblas del amor nos invaden a todos. El sexo sin amor y la sexualidad con amor comprometido. El cuerpo a cuerpo, contacto sin vínculos, desechable de usar y tirar, y se utiliza el cuerpo del otro como un objeto. Pero el amor comprometido es una relación de persona a persona y su característica es la integridad.

Los que niegan la existencia de Dios tampoco cumplen su voluntad ni honran a sus padres y abuelos ni protegen a sus hijos y nietos solo miran por ellos mismos como círculos de dioses e ídolos.

El pecado del siglo es la pérdida del sentido de pecado. El hombre puede construir un mundo sin Dios, pero este mundo acabará por volverse contra el hombre, porque Dios es la raíz y el fin supremo del hombre, y este lleva en su corazón una semilla divina. Es la realidad de Dios la que descubre e ilumina el misterio del hombre (en la Tierra).

Según san Agustín el pecado es el amor a uno mismo hasta el desprecio de Dios. Es vivir con un Dios tenue de por si acaso y como si no existiera. Por qué tan poca fe en su amor de Padre acaso no miramos al pasado lo que Él ha hecho e intervenido en el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario