septiembre 18, 2013

HOLANDA ANUNCIA EL FIN DEL ESTADO DEL BIENESTAR

Anuncia un nuevo recorte de 6.000 millones que se suman a los 46.000 millones de euros de ajustes que se han aprobado desde 2010.

Según el Gobierno, la sanidad, las pensiones y el mercado inmobiliario en Holanda necesitan reformas para poder garantizar su sostenibilidad.

Para el Gobierno el Estado del bienestar deja paso a una "sociedad participativa" en la que los ciudadanos aumentan la responsabilidad sobre sus propias vidas.

 El paro y el déficit crecientes están poniendo a prueba las políticas del Gobierno holandés, que este martes anunció nuevas medidas de ahorro por valor de 6.000 millones de euros y que avanzó cambios en el tradicional Estado del bienestar.

 Los nuevos recortes se suman a los 46.000 millones de euros de ajustes que Holanda ha aprobado desde 2010, cuando el liberal Mark Rutte empezó su primera legislatura, y responden a los problemas para controlar el déficit público, que según los últimos pronósticos alcanzará en 2014 el 3,3 por ciento del PIB.

El anuncio oficial de las medidas de austeridad fue hecho por el rey Guillermo-Alejandro en el tradicional discurso de la Corona, el cual, a pesar de ser leído por el monarca, contiene las directrices legislativas del Ejecutivo en la apertura del año parlamentario.

El monarca, en su primer discurso de este tipo, explicó que para el Gobierno el "clásico Estado del bienestar" se está transformando en una "sociedad participativa" en la que los ciudadanos aumentan la responsabilidad sobre sus propias vidas.

El rey se refirió también a sectores como la sanidad, las pensiones y el mercado inmobiliario en Holanda como los que necesitan reformas para poder garantizar su sostenibilidad. "Cabe preguntarse si los recortes son deseables.”

A pesar de los recortes, la economía holandesa no acaba de despuntar, con una cifra de paro que se estima aumentará hasta el 7,5 por ciento de la población activa en 2014 (respecto al 7 por ciento estimado para finales de 2013).

Los recortes en otros países hacen pensar que no crearán crecimiento, sino que alargarán o empeorarán la situación actual. También el poder adquisitivo de los holandeses bajará en un 0,5 por ciento en 2014, lo cual afecta negativamente a la confianza de los consumidores, según las últimas previsiones. "La evidencia de lo que está sucediendo tras los recortes en otros países en Europa hace pensar que no crearán crecimiento económico en Holanda, sino que alargarán o empeorarán la situación actual en la medida en que las familias frenen el gasto a la espera de posibles nuevos recortes".

El ministro de Finanzas holandés y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, reconoció que los presupuestos presentados "no son como para festejar", pero defendió que la perspectiva de su Gobierno "es la única vía para una recuperación económica sostenible".

También el primer ministro dijo en una entrevista a la televisión pública no estar "convencido" de que su Gobierno aplica las políticas adecuadas para poder salir de la crisis de forma realista.

Laboristas y liberales en el Gobierno cuentan con una mayoría de 79 escaños en un Parlamento de 150 asientos, pero están en minoría en el Senado, y su actual política económica es rechazada por un 80 por ciento de los holandeses, según los sondeos presentados este martes por el canal NOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario