August 24, 2011

EL SUEÑO DE LA JMJ








Purgo con la música clásica mi mala sombra, purgo no tomando bebidas con cafeína mi cuerpo ávido de estimulaciones, purgo el infierno aquí de mi indignación con las injusticias del mundo, purgo no comiendo pan más que el de la Eucaristía, purgo no consumiendo en las rebajas pero no me privo de leer la prensa, no me purgo de beber mucha agua en verano, de moverme en transporte público y de leer la prensa de Madrid. No me purgo de ser yo mismo al pisar la Facultad de Políticas de la Complutense.

Si tuviera unas ganas inmensas de amar a los demás, si amara todos sus detalles, si pensara que pueden cambiar y abrir los ojos a la realidad espiritual, si llorara cuando viera el alma perdida y el campo irrespirable, si quisiera volar y extender toda la gracia evangélica de un día para otro y otro día, todos nos levantaríamos con mejor cara porque Dios no quiere el horror y la perdición para sus criaturas más queridas (me miro mucho al espejo, pero no consigo verme)

Por qué hay trozos de la verdad que no se me quedan, que no me entran en el contacto con la verdad de las personas, como si suspendiera mi juicio y me diera igual valorarlo y dejarlo pasar que apartarme y alejar a los demás de la inestable perversa, mentirosa y falsa individua que viene a mí con la molestia de sus ideas y sus movimientos sociales en vano pero que pueden hacer mucho daño.

Podríamos decir que como se ha ido la economía así se nos podría ir el lenguaje y hasta desaparecer la nación, al no hacer uso del juego de las palabras ni de la función de las verdades el relativismo socialista de Bono demostraría que nunca buscaron el sentido de las cosas sino que se dejaron llevar por la manía de la regla despótica y la falta de respeto por la generación transitadora e indignada del mal uso y de la mucha dormidina a la que la han sometido.

Que Dios siga contigo/ sigue rezando para que nada os separe aunque andéis a tientas/ me alegro de que seais felices,/ rezaré por Ti Dios,/ y no para de llover,/ la lluvia universal de la crisis/ que lava nuestras calles/ y se lleva los pecados abajo,/ al atasco de los problemas gordos/ y el desatranco en el mar de la Praça do Comercio.

Déjala correr,/ para que el agua salga más clara y limpia,/ y se limpien los mares/ agua clara,/ vida y alma,/ que es memoria de las cosas/ aguas vivas de Madrid/ dejad correr la fuente de la Plaza de Castilla/ déjala correr la fuente del incio del paseo de la Habana.

Como el río Tajo avanza y se repliega ante la brisa marina y la marisma, así nuestras almas detectan y aletean en el espíritu del aire y de la luz, y dulcemente gozan de la comida sabrosa que Dios nos da como alimento de nuestra vida y confortados con las fuerzas de la persona del Espíritu Santo podamos emprender el camino con Él, seguros de que nada nos pasará y de que llegaremos a la meta y al descanso en la noche en su paz celestial.

Hay que hacer mucho esfuerzo de imaginación para ver bonita a la Plaza de Colón y su América sin su antigua cascada y sin su terraza. Hay que hacer otro esfuerzo de más conmiseración para no considerar a los actuales madtileños como antipáticos. Pero el madrileño castizo siempre había sido hospitalario, abierto, simpático y muy gracioso. El problema es que los muchos inmigrantes desterraron a la gracia madrileña y los problemas que trajeron los socialistas nos quitaron toda la chispa.

Aparta de mí el hado funesto y permíteme tener una fe grande y que todo salga milagrosamente bien y que pueda ver a principios de verano todos mis anhelos en abiertas miras de realizarse al regreso y que no me separe de ti y que siga rezándote y que los demás se asombren del cambio que he dado y de cómo todo es más fácil de llevar y más gratificante después de la venida del Papa a Madrid, y el cardenal arzobispo Sistach va por muy buen camino.

No comments:

Post a Comment