junio 14, 2011

LA MIRADA

El problema no está en que te miren sino en cómo mires tú, la mirada inteligente y la mirada tonta, la mirada interesada y la mirada despreocupada, la mirada depredadora del que busca tu punto débil para ponerte cadenas, la mirada comprensiva y cariñosa del rumano, la mirada gitana del español, la mirada carnicera y matemática del alemán, la mirada del dinero del norteamericano, la mirada de la madre naturaleza del sudamericano, la mirada sufriente del japonés y la no mirada del chino y la mirada de miedo y poder del Papa.

De que no haces ni caso cuando eres mal mirado y así vas predicando, pero que no dejarás pasar a la injusticia, que a nadie condenas ni juzgas si se ha dado cuenta de su error, y nadie te va a superar en justicia y caridad, y que son los ángeles que con sus miradas nos maldicen, los que miran a la tierra y los que miran al cielo, y te apartas de lo sucio y desordenado pero si fuera de tu familia cambiarás.

No te atrapa la maniobra envolvente de los demás, no tienes dependencias humanas ni negocias con nadie ni con ninguna mirada, no eres una carga para nadie y trabajas para demostrar tu utilidad, no tienes púas ni puntas ni marcas tu mirada, no tienes una mirada exigente e intolerante, sino acogedora y extensible como la sagrada forma de la Eucaristía, nunca vas con la cabeza baja, tu fuerza está en no tener miedo de nada ni de nadie, y no te pesan las culpas de otros, y tu gozo no está más que en ser libre y avanzar que todo esto tu mirada lo conforta.

Que esto no se acaba, nunca se acabará, que tu mirada es de razoncita y sana, siempre seguiremos disfrutando de las aves del cielo y de la mirada, el acabóse es del diablo, del que no tiene mirada porque está muerto, porque no quiere que miremos más, porque quiere el morir al que miró, y que no avance el mundo al Cielo, que no vuele el que está enterado de todo lo que pasa por el mundo, que no le importa perder una oportunidad porque se recuperará otra ya que el tiempo es de Dios.

No consintamos ninguna mirada dolorosa en el Tercer Mundo, según como estemos de ánimos y pecados veremos mirar al Buda de casa y a la Virgen de la Iglesia, la mirada mecánica y humana del conductor de autobuses que para en cada parada, la Primera Evangelización fue la evangelización de la mirada, una nueva mirada sobre el mundo, otra vez te lo digo no consientas una mirada dolorosa y no mires si vas a mirar mal, pensar en alguien que te ha mirado mal, y que piensa mal en ti, es tomarle mucha consideración, con qué mirada activa, inteligente e imparcial, miramos por la ventana del ordenador siempre que nos da la información fidedigna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario