mayo 01, 2017

EL AUTOPSICOANÁLISIS EN EL PENÚLTIMO DÍA DE ABRIL

No tengo historia.
Mi historia no ha empezado.
Qué pasa cuando la historia se ha acabado. 
Cual es mi historia.
Voy a hacer ejercicio.
Me voy a poner cuadrado como un ruso.
Mi cerebro va creciendo en un sentido como las capas de una cebolla.
Lo que no soporto más es la locura a mi alrededor.
Voy a ser consciente de todo lo que escribo ya con el permiso de Dios.
No tengo política que votar.
Ni empresa en que fichar.
Ni padres y hermanos y primos a quienes visitar.
La religión me parece de cura de bodeguero.
La religión es un cuento de los más grandes para hacer dinero.
Pero la oración y la eucaristía hacen días hermosos para todos.
Me pregunto si algún día temeré morir.
Ayer Maria Mercedes me dijo que era vieja, que había llegado al final de su vida, que su historia está acabada.
Eso es sentirse viejo.
Las mujeres implican capital.
Y yo no tengo capital. Y follar es muy pringoso.
Debe de estar muy mal el trabajo
porque hay muchos que trabajan para actores.
Yo ya me he cansado de que ni Dios ni Jesús asuman presentarse.
Ya no tengo que bajar a Madrid. Ya no tengo tiempo que cronometrar. Ya no tengo que escribir ni hacer de hombre-reloj. Yo no creo en nada ni en el amor dentro de la Humanidad.
Ah sí alguien me dijo que yo era un ángel guardián y una semilla de la paz puesta por Dios. Uno de los pilares del reloj del bien o de Dios, que no debía olvidarlo y ser coherente con mi papel. Pero los doctores dicen que eso es megalomanía.
Entonces queda desplazarme de un lugar a otro y desgastar los tobillos. Seguir alimentándote y haciendo caca y pis.
El cielo está contaminado y los sueños son revoltosos. A qué me voy a dedicar. A los oficios litúrgicos de ese Dios Mudo pero que me ponen el Espíritu Inteligente de Jesús a bien.
Cuánta falsedad e hipocresía y cinismo e interés personalvano. ¡Gentuza los de las chaquetas!
Pero Maria Mercedes es muy inteligente, demasiado buena y con un gran corazón, solo sé que el próximo paso es casarme con ella.

Ella me saldrá rana.
O fui yo el que salió rana.

Si soy bueno tendré la seguridad del público.
En España se quiere a los toreros.
Si tuviera catorce años me dedicaría toda la mañana y toda la tarde a jugar en el suelo con tres mil soldaditos durante los cuatro días del puente de mayo.
A mí me gustaría saber si las mujeres son conscientes de la tropa que tienen.
A mí no me interesa tener relación con nadie a quien no pueda beneficiar.
Cuando no encuentras sentido a tu vida arráncate los pelos del ano que es que la mierda ya no fluye bien.

No me quiero ir.
Estoy muy a gusto contigo.
Pero quiero salir.
No quiero amuermarme.
Un día pondré valor a todo esto.
A todo lo que yo significo.

Y el Sol.
El bonito Sol de Dios.
Tan lejano.
Como el sol.

Tengo una alta apreciación por la vida porque motivo a la gente a vivir bien.
Suelto de la cabecilla mi redecilla cognoscitiva sobre la realidad y la suprarealidad.

A mí me han enseñado mucho
a ser bueno.

Se me ha metido un Mal Espíritu Dentro por ir por Malasaña.
Necesito ir a misa, rezar, cantar y llenarme del Espíritu de Jesús.
Yo cuando era joven me cogía muchos demonios por ir por lugares malos. Demonios que me bloqueaban el cuerpo y el ánimo de hacer cosas nuevas.
El Demonio invisible siembra la semilla del Olvido del Evangelio.
Le digo al Sol Dios: vamos a ver qué parte de la Voluntad de Jesús puedo cumplir.
Estamos en la semana de la novena de la Virgen de Fátima.

Todas feas y abandonadas.
La tia ésta es de Huesca
que yo no sé dónde me la he encontrado,
que quería que la llevara al pueblo de al lado.

Dios también puede fastidiar lo que no le gusta.
Dice Ella: Yo quiero volvarme en Él.
Se respira un sudor frío dentro del metro de malos auspicios.
Ni el Saint-Exupéry tuvo una experiencia como yo con el Sol como él con su avión.
Jesús no tiene su Paisley Park ni su Graceland sino dentro de nosotros.
Yo no puedo dar la talla si no estoy fuertemente unido a Jesús.
En Malasaña huele al periódico de invierno de la revolución.
La Castellana está escrita en el cielo.
Desde que han puesto la canción y la música del moro todo el mes tengo que cambiar de cadena y dial todo el rato.

Llegó mi hora.
Voy al cadalso.
Voy por el pasillo.
Del Puente de los Suspiros.

El republicano: no sé cómo se puede vivir sin el pan celestial.
En la Plaza del 2 de Mayo concentrados en estos días todos como en la playa.
Yo entiendo que se llegara a las manos y a la muerte con los rojos en la Guerra Civil.
La izquierda nunca cede el paso y arrambla con todo.
El brío de la izquierda es lo que la hace fuerte.
Hay mucho de fuerza colapsa y noqueadora hasta que con los años se diluye en la nada.
Tienen los mismos desmayos sentimentales y metafísicos con las mujeres. Quizás sean más condescendientes espirituales o literalmente ateas.
Facinerosos son los que no saborean la palabra de Dios.

Te quiero eternamente
que es más que mucho.

Voy con cuidadín viendo qué me hará pecar para apartarme de Jesús-loco-lúcido y chulo como yo.

(continuará)




No hay comentarios:

Publicar un comentario