mayo 05, 2017

AUGE Y ASCENDENCIA DEL PROCESO IMPERIO-MENTAL

La mayoría de las veces, la gente necesita trabajar sobre cómo superar las objeciones de la otra parte de la negociación, pero también sobre cómo tratar con sus propias objeciones.

Nuestras objeciones internas son, en realidad, maneras disimuladas de ceder ante temores. ¿Y si piensan que no soy lo suficientemente bueno? ¿Y si dicen que no valgo la pena? Si usted es dueño de su experiencia, puede minimizar las dudas persistentes que lo están reteniendo de dar lo mejor de sí mismo. Tenemos que creer en nosotros mismos y en lo que estamos haciendo. Huir de los que nos envenenan los oídos para desistir pero al mismo tiempo ponderar sus consejos y lluvia de ideas.

La manera más efectiva para reflexionar sobre las propias experiencias y compartirlas con confianza es recurrir a hechos objetivos sobre su propio rendimiento y su valor en el mercado. En primer lugar, hacer un balance de sus logros. Si no lo hace, inicie un registro diario de sus actividades. No debe llevarle más de 5 minutos cada día. Cuando termine una tarea importante, anótelo en su lista de cuaderno de campo. Los viernes por la tarde, reflexione acerca de su lista, y destaque aquellas tareas especialmente complejas o satisfactorias que ha realizado. 

También debe mantener un registro de las notas positivas que recibe de los demás. Agregue una etiqueta a su correo electrónico y haga un seguimiento de los correos de agradecimiento o felicitaciones que obtiene. Cuando sea el momento de prepararse para su revisión de logros, o a la hora de pedir un aumento o para una entrevista en una nueva empresa, le será fácil reunir éstas tus recomendaciones. 

Manténte al día con el análisis de mercado sobre tu puesto. Establecer redes con la gente en tu labor para poder romper el tabú del salario y las condiciones de trabajo que sea una cuestión que se discuta abiertamente en los foros profesionales o en un encuentro entre compañeros instrumentalizados. Pregunte a las personas del sector cuál es la valoración real de su puesto, cómo se promociona, qué responsabilidades desempeñan... Si tiene el hábito de anotar sus logros y mantenerse al día con las tendencias del mercado, estará listo cuando sea el momento de optar a proyectar tu carrera. Siga las tendencias de la prensa, recorte artículos y haga sus informes personales. 

Dedíquele tiempo a la autorreflexión y FUERZA espartana al desarrollo de la actividad. Cuide a las personas en lo que son en sí personas con las que tenemos que relacionarnos. Nunca las abandonemos ni demos el portazo a sus comunicaciones con nosotros.

Tienes que hacer algo que los demás no sepan hacer o que tú hagas mejor. Por ejemplo, unificador y cohesionador de gente aunque esto solo ayude a la convivencia, aporte paz, progresos y también éxitos de equipo si además sabes motivar y espabilar a los demás a hacer las cosas bien. Y además ser reiterativo y persistente en tu acción a conseguir algo en lo que te sientes bien o es como debiera ser que es como una manía para ti pero cuidando no cegarte en los excesos.

Dediquémosle tiempo de calidad y concentración y cómo no de acción para nuestros objetivos. Todos los dramas de la literatura y del cine tratan de un protagonista y de un antagonista, con un nudo de la trama, y cómo consigue felizmente su meta o fracasa trágicamente. Es una agonía o lucha entre rivales del mercado social con caminos formales y limpios y otros informales, oscuros y sucios buscando la victoria, el triunfo personal o éxito como un espermatozoide único fecunda un óvulo.

Veamos con la INTELIGENCIA que contamos y dejemos a un lado el Amor que nos disminuye la fuerza y la inteligencia para mejorar la realidad fáctica. No atendamos milongas ni ñoñerías de gente que no está dispuesta a cambiar y que quiere colapsar nuestro ascenso. El nivel medio de mediocridad no soporta la gracia del genio o los esfuerzos del que trabaja sin descanso para la perfección, mejora y el bien en todo. Tengamos a Dios de nuestra parte y rechazemos las insidias de los envidiosos y desafortunados por su propia mala voluntad pero escuchemos y ayudemos a los que la desgracia puntualmente se ha cebado con ellos. Tengamos corazón con los débiles y mucha cabeza con los getas, parásitos y aprovechados que pierden el tiempo de su vida de una manera inmisericorde. Sepamos dar palos morales aunque de una manera indirecta y querramos jugar a esto con paciencia con los que nos oprimen todavía. No miremos a la cara al Mal si no somos jueces y policía porque su misma monstruosidad y uso de todos los medios incluido los no éticos puede causarnos una picadura de serpiente venenosa y fatal seamos pues astutos como Ulyses para regresar a Ítaca. La opinión del Vulgo de nada vale a la hora de la verdad para devolver las cosas a su sitio o resucitar la vida. Nos ayude un ángel amigo fiel de nuestro caso.


Luego se supone que el grano de mostaza crece tan ancho como el reino de los cielos y que roturas de cuerdas o motores particulares del organismo al unísono traerán la decadencia de este proceso imperio-mental. ¡Descanse en paz, la mucha paz o guerra que dio a su sociedad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario