abril 03, 2017

LA diosa FORTUNA Y LA VIRGEN

Lo importante que es estar mirando. Tener vista. Y que nadie se te adelante en la oportunidad. Ser el primero en llegar. Desgraciadamente la diosa Fortuna hace presencia en un momento atareado y delicado (en un momento antes). Hay que cogerla al vuelo. Una caída será una pérdida y puede ser fatal. Los grandes judíos guardan en secretismo toda su arte. La crisis de la publicidad. A los cantantes les cuesta cada vez más poner letra a sus mensajes. La diosa Fortuna como mujer no quiere que hagas publicidad farragosa de lo que te concede que es pecaminoso y peligroso. La diosa Fortuna elige a sus valientes y los lleva en la proa de su caparazón. Virilidad es ser valiente y viril. A la diosa Fortuna la gusta jugar con Marte y con la Muerte. Estará allá arriba la primera contemplando la Ilíada y asegurando la Odisea (el clamor del héroe o del guerrero primerizo también o del elegido) de Ulysses del Homero. Y el Diablo puede hacer acto de Presencia y Fastidio de todo (la quincallería de muertos). Y Dios puede no perdonarte todos los pecados. La Virgen María puede conseguir hasta lo que Dios no quiere. Pero los milagros no los asimila la gente. Para perdonar hay que tragarse el sapo. Los problemas se resuelven en el campo de la arena y en la lucha agónica de los rivales en el campo de Marte. El futuro va a ser que la gente va a estar en sus casas sin cuidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario