enero 11, 2017

DIME ALMA MÍA

Dime alma si vas encendida
Dime alma si no eres demonio
Dime alma si atraviesas mundo
Dime alma si estás despierta
Dime alma si eres tú quien va conmigo
Dime alma si eres santa imagen
de otra vida sobrenatural
Dime alma si puedes
derribar todos los malos espíritus
Dime alma por qué brillas tanto
como la alondra del mar tempestuoso
Dime alma mía
hermosa rosa blanca
que no te deshaces
que nada necesitas
para volar a esta altura.
Dime alma qué hiciste
para estar conmigo
qué corazón te da aire
qué agua riega el llanto
de tu bello danzar
que es caminar
donde nadie te atrape
nadie te derribe
Dime alma
tú y mi entendimiento
qué contemplaremos
de la ruidosa noria
del círculo estragado de Madrid
tú esperas
que yo no me canse
para entrar
en mi pecho
e iluminar mi ser
dime alma
qué nos pasa de estar juntos
si el tiempo es nuestro
a quien quieres desnudar
para que te salude su alma
un mundo de almas santas
un mundo de vida de almas
Dime alma
quién te tirará piedras
quién te manchará con sus imperfecciones
las virutas del mundo
Dime alma
en la palangana
de un niño al nacer
si no estabas ya en el seno
del embrión humano
y si el feto se fue al estercolero
donde te fuiste tú
una oportunidad así
de atrapar alma
que se echó a perder
considera que el alma apenas creció
que el alma murió
que el mundo pudo morir
que es peligro
decir que nada existió
ni poder decirlo
porque el alma no existió
que no tuvo ser humano para crecer.


II

Y no queremos un espíritu flaco sino para volar,
forzado será mucho para llegar a la dignidad,
es claro que no nos buscamos a nosotros,
sino contentar a Dios con la obediencia y el sacrificio,
y humillándonos y siendo humildes,
nos llenamos de Dios por estar vacíos.

El que tiene las llaves de atar y desatar,
Es juez nuestro Dios,
para que entendamos cosas tan importantes,
plegue a que nos dé luz,
y no nos falte su favor,
para que de las mercedes que nos dé,
no le demos disgustos
como la Araña.

Las condiciones son libres y poco humildes y mal domadas
Tomamos libertad cuando somos malos,
y el demonio quiere ganar muchas almas,
y así cuando estamos buenos
ya no somos señores de nosotros mismos,
que éste es un ardid tremolar del demonio,
desatados a todas las pasiones,
criticamos las faltas de otros,
y nos holgamos con lo que nos da gusto,
que es gran locura actuar así,
y vivamos el purgatorio de Madrid para mejorar.

No entiendan las almas locas que han de salir con lo que quieren,
recuperémoslas con mañas del amor,
que por la fuerza estarán perdidas,
y acosejémoslas que tengan muchos ratos de oración,
y no pierdan la imaginación con los medios audiovisuales,
y si se pierde el juicio es morir,
para matar a todas las otras almas,
para mérito es resistir las tentaciones de todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario