septiembre 11, 2011

LA METAESPERA DE LOS EXILIADOS

Hay ropa que está gafada que da tan mal plante la tarde que te la has puesto que pronto la tendrás que desechar de tu fondo de armario porque te dejó en mal lugar y te trae malos recuerdos en que te rebajaste al hado funesto y ha otra que dura tanto como buen fario por dondequiera que anduvo y quizás debido a unas buenas vacaciones y un buen enamoramiento y un buen trabajo con ella.

Refunfuñas como un niño/ cuando Dios no da una señal/ este es el signo de tu nacimiento/ y esto a Él le hace gracia y le gusta ver/ y para dejarte tranquilo y bien/ por tu mucha fe te la da/ tú mismo fuiste señalado por los demás/ en tu cruz de amor y esperanza/ tú mismo recorriste el mundo/ y empuñaron el arma/ y empuñaron la injusticia/ tú mismo fuiste crucificado/ y surgió el símbolo del llanto y del dolor/ y surgió la maldición de la muerte/ y esta es la señal/ que resucitó/ y nos dará la vida eterna.

No permitas que te insulten y te agredan por el mal ambiente que dejas en el lugar, así aunque te hieran y tú no hieras, dile a los ojos del descarado que no te hace mal pero díselo mostrándole en tu perpleja mirada lo pobre que es y que tú le has sentido pero no le has escuchado, es él quien se escucha a sí mismo el insulto y le rebota en sus sienes porque al no hacerle aprecio se lo tiene que llevar a casa y no sabe dónde colocarlo y probablemente debajo de la almohada de la cama de su casa.

Tú pides el perdón, y exiges el perdón de todas las cosas, eres el mismo perdón de todo lo que existe, pero mi dolor de cabeza no puede quitarme el dolor de la afrenta y el acoso que no cesa de la humanidad, solo puedo perdonar estando junto al Perdón del que me lo ha perdonado todo y me alcanza a vivir y morir en paz porque todo enemigo que no perdona y no hace las paces es eliminado de la Creación y no veas cómo.

No quiero tener en la cabeza los problemas de nadie,/ tengo los míos y son muy pocos,/ eso es que hago las cosas bien y Dios quiere que sea así,/ necesité poco y he consumido por necesidad,/ soy de centro cristiano ni burgués ni comunista,/ no me he dormido no he parado de luchar y hacer cosas,/ la Iglesia hizo mi clase media y me mantuve en ella a pesar de los socialistas,/ no tengo dependencias de nadie,/ no con quien naces sino con quien paces/ y dime con quién andas y te diré quién eres.

Las cosas se hacen bien y los partidos se presentan para ser elegidos y la gente participa de las elecciones de sus representantes. Hay una diferencia entre tenerlo todo claro y pensar que no hay nada claro. Si nos equivocamos en nuestras verdades podemos rectificar y reparar la injusticia pero si dudamos de todo tampoco movemos un dedo.

El divorcio es correcto,/ porque esa persona puede hacernos un marcaje implacable,/ puede decirnos lo que tenemos que hacer y lo que no,/ bombardearnos para que no lo hagamos así,/ no dejarnos en paz,/ envenenarnos los oídos,/ agobiarnos con sus tonterías y vanidad,/ puede asustarnos y que persigamos a todo el mundo,/ por último puede meternos una gota de la regla en la comida.

Dios bendice a los tontos de derecha a izquierda y de arriba a abajo se carga a sus enemigos y de los chanchos hace embutidos para su pueblo.

Qué escribiría hoy de los rojos un prosista del Cancionero general del siglo XV como Diego de San Pedro que fue alcaide de Peñafiel y estuvo al servicio del maestre de Calatrava pues escribiría seguro con un gran éxito Tratado de amores con la República y Cárcel de amor de los rojos.

Todos los antirreligiosos y anticatólicos y en fe(defi)nitiva anticristos parece mentira que alguna vez en su vida sintieran la gracia y recuerden si luego pisoteada no fueron a parar al estercolero y si viven de las migajas de una leve conmiseración a su estupidez presumida, altanera y vocera de la nada increencia que no les llevara a ningún lugar seguro y como lo saben apenas se mueven porque Uno Diablo ya les ha ganado el alma y los otros ángeles les van a dar un espanto.

No deberíamos de ver tantas imágenes y concentrarnos tanto en la televisión porque debiéramos disfrutar como en el cine de las impresiones que en los paisajes que conocemos nos da Dios a modo de fotografías o esencias pensativas que llevan en sus estelas todo un tesoro de significados de la vida a desenterrar de la caverna cerebral y a descubrir en el rastro de la memoria la sublime prestancia republicana que nos da.

No hay comentarios:

Publicar un comentario