marzo 12, 2016

DOS AÑOS DE EXPERIENCIA COMO SEMISINGLE

Pasaron  cinco meses de mi divorcio y ya me decidí a caer en brazos del amor. Pero no sabía lo que eso era como single. Cuando Marga me dijo que lo mejor es ser solo amantes como hacen los jóvenes hoy porque eso era mucho mejor, pasé esa noche meditándolo con la almohada. A la mañana siguiente la llamé como un loco.

Ellas te miraban de abajo arriba y tiraban de ti/ por un no sé qué venían y se acercaban a mí. Graziela, Lourdes que me buscaron/ Paquita y Laura con las que bailé agarrado,/ por no ser demasiado carnal y entrar a matar,/ yo desaproveché la ocasión.

He tenido muy buenos amigos aunque hayan desaparecido de la escena como Chema y Andrés, que por cierto en una de sus borracheras me tocó a mí conducir el coche de noche, sin gafas y sin carné por la M-40 desde Colonial Norte.

En mi torre armilar de Alcobendas cuento con una Inteligencia Auxiliar Bea Eterna Bienaventuranza que es como mi prima y me da buenos consejos como tomar bicarbonato sódico cuando me den garrafón, tomar mucha fruta para que no acidificarse, y no irse a convivir con ninguna chorba ahora que tengo un bonito apartamento con terraza soleada, y pronto me puse  servir a una Reina.

La Reina se enteró que mi primer contacto fue una empresaria de aceites de Toledo, con la que no tuve relación, pero que seguía llamándome, y ni corta ni perezosa se fue a hacerla una visita al cigarral. Mi Reina llegó cuando ya estaba preparado, cuando invité a rabo de toro a Teresa en la Plaza de Santa Ana, y cuando otra Reina a jaque mate que acompañé a coger un taxi a la Puerta de Alcalá saliendo de Alegoría se quedó muda. 

También en los día preceptivos conocí a una chica que me quitó la amargura y me hizo enamorarme, y estar dispuesto para el amor. Pero ella que tenía nombre de Fiesta Judía Purim se pasó un fin de semana de retiro en Los Ángeles de San Rafael confesándose con tres curas, y yo la dije no quería se enterasen de lo nuestro que en mi misión me iba a dedicar a las malas, porque ella era buena y pura.

Desairado me decidí, entré en un chino y cogí varios objetos y me fabriqué un ídolo con un busto de una señora de pechos desnudos al que llamé Diosa Paloma, al que ponía en la cama y al que adoraba antes de las salidas de singles a ligar. Ni que decir que me daba todos los éxitos. Luego esparcía collares y pulseras en su busto que compraba a unos gitanos rumanos en una salida del metro La Elipa. La diosa estaba muy contenta y yo más.

También tuve unos buenos amigos como Ricardo y Oscar. Uno no se quitaba nunca la chaqueta, se apoyaba en la pared de Gayarre, apenas articulaba palabra, muy corpulento, y siempre ligaba, aunque lo que más le gustaba de ellas era el trasero.

Al año me dí cuenta de que nadie te daba su nombre verdadero, no es que te den el de pila, sino que alternaban varios nombres los miembros singles, y era peor cuando indagaba y me informaba, ya tenía tres nombres de una persona, así que mejor dejarlo y no tocar el tema que era marea brava.

Decíamos que las nuevas eran una oportunidad, que no estaban maleadas, que venían a Singles por primera vez para ver lo que eran los singles y que no volverían jamás, que era una ocasión si te dejaban el móvil, y quedabas en el patio de atrás.

Conocí a una pintora máxime que me informó que se podían ver los cuadros de los modelos desnudos a menos quarto de cada hora en la azotea del Bellas Artes. Sin que lo supiera mi Reina me dediqué a guasapear el día de los Santos Inocentes 28 dic a Cris, y a declarar mi amor por esta chica que no saldría jamás cuidando a su madre. Pero a la medianoche se acabó la escritura.

También conocí a una poetisa falangista y me dí cuenta de que había un red encubierta de golpistas dentro de los Singles. Y conocí a una relaciones públicas del Palace que tenía una empresa de turismo y me publicaba todas mis fotos del móvil que se me daba bien.

Haciendo gestiones de mi oficina descubrí que a una single llevaba las cuentas de grandes empresas bancarias de la Tesorería de la Seguridad Social. Otra single había trabajado en el aparato de los gobiernos socialistas. Y otra single trabajaba en la actualidad en la Moncloa. 

Una single era sastre de la Ópera, quería invitarme a comer rabo de toro a su casa, pero como nunca lo acodábamos, recuerdo su apreciación de que había muchos ricos y ricas en Singles, y que todos iban para dar el braguetazo.

Estaba tan mareado de tanta chica que casi pierdo la rueca. Un domingo con mi niño en el Retiro mientras una evangelista me hablaba del Apocalipsis yo estaba tratando de ligármela. Incluso no podía ir a las Colonias de Verano sin intentar ligarme a alguna mamá y hacer que ella llegara tarde al trabajo, incluso a la chica de la fotocopiadora de una Notaría no paraba de echarle los tejos.

Las viudas eran las que mejor se conservaban, y eran bellas hasta incluso pasado los sesenta, quizás porque nadie las mató la manera de amar.

Claro que también me hice mis enemigos como Miguel Ángel y Rafael, porque valiera que yo no me interesara por una,/ pero ella por mí,/ y ellos por ella,/ pero ella no por ellos.... y ya estaban los celos y el corte de amistad.

Conocí una muy graciosa como yo pero su cumpleaños era el de mi ex mujer un 26 de septiembre. Con mi amigo Martin una bailarina de ballet nos bailó para nosotros en Privé acariciándonos. Y una aventura de fin de semana con una Luzbel en una casa cerca de la Iglesia de la Virgen del Silencio me hizo cambiar de parecer y empecé a apreciar a las mujeres por sus piernas. Pero luego no me podía quitar el demonio o la sombra que me dejó, no sé cómo decirlo.

Una empresaria me llevó en coche a mi casa con la condición de que yo fuera un hombre de piedra, y lo fui. Y se repitió dos veces más la ocasión.

Conocí un abogado que después de treinta años me conocía del Colegio San Agustín, pero no recordaba ni me sonaba su apellido ni su fisonomía, pero sí me dio señas de que era cierto. También un buen amigo conductor de metro que me saturó el móvil de porno llegó a entretener el tren en una estación de la L3 para saludarme porque me adivinó por las cámaras incluso me llevó en la cabina por los bajos estrechos de la L4 del Barrio de Salamanca.

Yo introducía los currícula de los miembros de singles en mi empresa de RecursosHumanosconNombreInglésenlaCastellana.

Lo que me habré reído y divertido con Singles en esta travesía de soledad. Aunque había singles que estaban desesperados en principio por si se había "vendido todo el pescado" o "no había material" en la quedada de Reto. Y que había que rular.

La chica que más me gustaba era una divertida pelirroja con nombre de Flor pero mi Reina ya localizó que estaba en las mesas electorales de su circunscripción. Y llevábamos unos años de muchos plebiscitos.

Un broker de bolsa me aconsejaría que lo mejor era tener vista en Singles, y que creía que yo la tenía mucha. Una de sus amigas me dijo que yo era un peligro porque conocía la esencia femenina.

Y conocí a una chica cuyo nombre sonaba a Fortuna y que con todo el repertorio de normas de relacionarse de los singles que se lo sabía al dedillo, esperó, esperó, y esperó.. hasta que llegó su príncipe azul. Que por supuesto no soy yo ni la llego a la altura del betún.

El próximo año continuaré si Hermes quiere...

Bueno no hay que esperar a tanto ahora he conocido a una estrella nebulosa Benz cuyo padre consejero del BBVA se agenció 900 millones huyendo al Caribe y el que iba a ser su marido en San Francisco el Grande administraba financieramente tres burdeles en Alcobendas, y lo mató la mafia rusa. Hemos descubierto la tienda El Armario de la Moda y nos vestimos de marca original por quince euros. Nadie jamás hará mejor el amor como ella.

Y seguirá porque como dice mi amigo Antonio las niñas Piscis están locas y a ésta rubia no hay manera de cogerla, me monta pollos de celos y acusaciones de no cumplir maritalmente a diario ni que fuera Letizia que no cede al sorpaso en Ribadesella. ¡Valme Sancte Maria!

Será mi muerte lorquiana hacia las torres de Lisboa y Nazaré.


(continuará)








No hay comentarios:

Publicar un comentario