octubre 21, 2014

LA VIRGEN DE ATOCHA DE LOPE DE VEGA

Nuestra Señora, de bulto, y todos de rodillas.

ALCAIDE ¡Virgen de Atocha morena,
pero aunque morena, hermosa,
que por Vos al suelo suena;
lirio, clavel, palma y rosa,
ciprés, oliva, azucena!
¡Protectora de Madrid,
capitán nuestro, adalid,
yo os presento los despojos
de cuatro pendones rojos
que he ganado en esta lid!

CELIMA Quien sabe qués amor y quien se queja
de sus terribles y ásperos extremos
ponga en primer lugar, como yo ahora,
ver en brazos ajenos lo que adora.
¿En qué podrá parar mi desventura?
¿Qué fin podrá tener mi pensamiento?
Si el alma es inmortal y el amor dura,
eternamente durará mi intento.
¡Cuán locamente el pecho se aventura
y el corazón amar sin fundamento!

ALCAIDE Virgen bella, recibid
sus almas. Ya aquesto es hecho.
Volverme quiero a la lid,
que amanece ya. Sospecho
que asalta el moro a Madrid.
Cerrad, manos, mi ventura,
la ermita, pues que no medra
tal sangre más sepultura,
servirá mi alma de piedra,
pues no es la piedra tan dura.

GAZUL ¿Cómo es esto, Alá cruel?
¡Cien moros para un cristiano
y no poder contra él!
Si le defiende tu mano,
¿quién ha de cortar en él?
¡Parece que las espadas
salen del golpe melladas,
aunque en la carne se dé!
ZAIDE Una doncella se ve
dentre las nubes doradas.
TARIFE ¿dONCELLA DICES?
zaide dONCELLA.
gazul ¿qUÉ ES ESO, SEÑOR?
TARIFE ¿Qué, Zaide?
He visto una dama bella
en defensa del alcaide,
y mil espadas con ella.
ZAIDE Alza los ojos, señor,
y mira aquel resplandor
que yo veo.
TARIFE Yo también.
ZAIDE ¿Quién es?
TARIFE No preguntes quién
a quien viene en tanto honor.

ALCAIDE ¡Victoria, hidalgos, victoria!
¡A Dios se debe la gloria! [Salen todos, y cúbrese la
imagen.]
¡La Virgen libró su villa!
LUIS Éste es milagro evidente.

FERNANDO ¡Oh, bárbaro venturoso,
que al cielo has visto en el suelo!
LOPE ¡Ah, señor; tanto callar!
¿Por qué no quieres hablar?
Alegre ese suelo y cielo
y no os queréis alegrar.

ALCAIDE ¿Qué os diré, Señora, a Vos?
¿Qué os diré?¿Qué os llamaré?
Mas cuanto alcanza mi fe
es que sois Madre de Dios.
Ni los santos hacen más,
que el más santo serafín,
ni el ques por siempre jamás
Dios, sin principio ni fin,
puede, Virgen, daros más.

ALCAIDE Hijo, labraré esta ermita.
LOPE ¿Cuándo, Virgen, será templo
el campo quel cielo habita?

ALCAIDE Haced la caja tocar,
que aquí alegra y allá anima,
y todos juntos decid:
¡Viva la que nos remedia!
TODOS ¡Viva!¡Viva!
ALCAIDE Así partid;
y aquí acaba la comedia
del Alcaide de Madrid.


El Alcaide de Madrid, Lope de Vega

No hay comentarios:

Publicar un comentario