agosto 27, 2013

EL CORTESANO GARCILASO DE LA VEGA

Nació en Toledo en 1503. Murió en Niza en 1536.

Poeta español, una de las figuras más relevantes de la literatura renacentista y renovador de las formas poéticas.

Perteneciente al linaje de los Santillana y Pérez de Guzmán se educó en la corte y entró muy joven (1520) al servicio del emperador Carlos V con el que permaneció hasta su temprana muerte.

Tomó parte en la defensa de la isla de Rodas contra los turcos y en la campaña de Francia de 1522, en Navarra y en Túnez.

Murió guerreando contra los franceses en el asalto de la fortaleza de Muy, en Provenza, al lanzarse sin coraza ni casco al frente de sus soldados. Fue herido en la cabeza y a consecuencia de ello murió unos días después en Niza, en compañía de Francisco de Borja.

_______________________________

Se casó en 1525 con doña Elena de Zuñiga, dama de la nobleza. Pero no hizo mucha vida familiar: la corte y las batallas, también las letras, ocuparon su tiempo. En su poesía jamás recuerda a su mujer, por lo que hay que suponer que no fue muy feliz en su matrimonio; pero sí a Isabel Freyre, dama portuguesa de la emperatriz de quien estuvo apasionadamente enamorado. Aparece nombrada en su poesía como Elisa. A causa de intrigas cortesanas fue confinado durante un tiempo en una isla del Danubio. Perdonado por mediación de un amigo fue enviado a Nápoles; de esta estancia se derivan influencias notables en su obra, además de la de su amistad con Boscán.

Garcilaso encarna el ideal del cortesano renacentista imaginado en El cortesano de Castiglione: fue hombre de mundo e inteligente, elegante, fusión de las letras y las armas. Conocía las lenguas griega, latina, toscana y francesa.

La obra poética de Garcilaso fue publicada por la viuda de Boscán, doña Ana Girón de Rebolledo en 1543 como cuarto volumen a continuación de las obras de Boscán, tal como dispuso su esposo. De esta manera se editaron durante muchos años, siendo el símbolo de la introducción del italianismo en nuestras letras.

En 1574 Francisco Sánchez el Brocense publicó la primera edición unitaria y anotada de las obras del poeta toledano añadiendo poemas no incluidos en la primera edición.

Esta obra poética consta de tres Églogas, dos Elegías, una Epístola, cinco Canciones, treinta y ocho Sonetos y varias composiciones breves de tipo tradicional.

Las tres Églogas han sido destacadas por la crítica como la obra cumbre de Garcilaso a pesar de que tiene composiciones más perfectas como algunos de los Sonetos de influencia petrarquista.

Su obra, donde muestra una gran capacidad para la expresión de la melancolía y la ternura, así como gran finura en el análisis de los afectos, gira en torno al amor. Canta al amor no correspondido y la muerte de la mujer amada, sentimientos expresados, a pesar del disfraz mitológico, con una gran sinceridad que testimonia un afecto auténtico, superador de los elementos retóricos y los procedimientos al uso de su tiempo.

En la expresión de esos sentimientos está el descubrimiento de la propia conciencia. Es curioso que el mundo bélico, que tan presente estuvo en su vida, sea ajeno a sus poemas. Tampoco escribió ningún poema religioso.

Es patente, junto a la influencia de Petrarca, el bucolismo grecolatino, a través del italiano Jacopo Sannazzaro: visión armónica, artificiosa y serena, tan del gusto del Renacimiento. En cuanto al estilo, con la obra de Garcilaso de la Vega la poesía española se abrió definitivamente hacia una nueva configuración formal gracias al acento personal que logró infundir a los préstamos señalados.

Su influencia ha sido decisiva en la tradición lírica española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario