agosto 27, 2012

EL GOZO QUE NO ES SEGÚN DIOS NO LE PUEDE SABER BIEN AL ALMA

Me bañé en la playa, fui semidesnudo y perdí peso jugando a las palas con mi esposa en Sao Martinho.

Regresé a Madrid, fui veloz con el carro y lo fui llenando rápido de las estanterías del supermercado.

Llené el coche de gasolina, le añadí benzina, lo lavé, le hinché las ruedas y como estaba despierto disfruté conduciendo por la carretera a visitar a mi padre.

Probablemente las noticias de asesinatos me dejarían atontado, las discusiones con mi hijo mayor al que ya le otorgo otros dieciocho años para que él solo se encuentre fuera con la realidad y la verdad, el golpe de calor, el mal dormir, el trabajo que te quema, los desgastes de los excesos y las ligerezas del cuerpo me hagan sufrir la vida más de lo debido.

"Lo que nace de carne, carne es; y lo que nace del espíritu, espíritu es" (Io 3,6)

Si encima el niño pequeño de seis años se empeña en meterse en todos los peligros, y mi mujer pierde el culo por la moda y el perfume, y el cura me aburre en la misa dominical con un discurso insulso y zafio, la cosa empieza a agravarse y no encuentro respiro tras las vacaciones, al menos volver a respirar como en la costa portuguesa.

"Empachóse el amado y dio trancos hacia atrás. Empachóse, engrosóse y dilatóse. Dejó a Dios, su hacedor, y alejóse de Dios, su salud" (Deut. 32,15)


2012/ DÍA 1

Esta madrugada en el momento que soñé que iba a hacerme y arrebatar la bandera de Israel pasó una moto ruidosa bajo mi ventana abierta y me despertó y no puede hacer lo que el sueño me demandaba y fue como una polución mental.

"Que a ninguno se da espíritu sino para provecho de los demás" (1Cor, 12,7).

"Si hablare con lenguas de hombre y de ángeles y no tuviere caridad, hecho soy como el metal o la campana que suena. Y si tuviera profecía y conociere todos los misterios y toda ciencia, y si tuviere toda la fe, tanto que traspase los montes, y no tuviere caridad, nada soy" (1Cor 13,1-2).

"En esto no os queráis gozar porque los demonios se os sujetan, sino porque vuestros nombres están escritos en el libro de la vida" (Lc 10,20).

"Si no viéredes prodigios y señales, no creéis" (Io 4,48).

Más imposible es esto que dejar de dar el rayo del sol en lugar sereno y descumbrado; pues que, así como el sol está madrugando y dando en tu casa para entrar si destapas la ventana, así Dios, que "en guardar a Israel ni dormita" (Ps 120,4) ni menos duerme, entrará en el alma vacía y la llenará de bienes divinos.
¡Oh lámparas de fuego!... San Juan de la Cruz

Levántate, Señor, ¿por qué duermes?; levántate
nunca duerme el que guarda a Israel


(continuará...no sé por donde continuará?)


2012/ DÍA 2

La relación con los vecinos es penosa y con los extranjeros es hiriente, pero he dado con un funcionario llamado Fernando de la calle la Cruz 7 que es admirable su humildad y recogimiento en la personalidad, y a día de hoy viernes por la tarde tumbado en la cama pienso que no tengo demonios que adorar como el dinero y la lotería, ni deseo a ninguna mujer, vamos que no deseo nada ni estar cerca de nada, que entiendo el castigo que se inflinge a los judíos por declararse estar cerca de Dios, y a esto hemos llegado los españoles en vísperas de septiembre sin salir y sin gasolina, y los precios de todo por las nubes que con algo tendremos que contentarnos pero todavía no sé con qué pasados demonios.


2012/ DÍA 3

Hoy hacía buen tiempo sobre Madrid y todo el mundo estaba contento y los funcionarios habían olvidado lo de sus nóminas.


2012/ DÍA 4

A mí me gustaría ser bueno pero hay mucha gente que se empeña en decirme que no lo soy y que estoy en pecado, pero si el Metro está lleno de niños que se caen por las escaleras y que nadie les ayuda con los asientos, yo te digo que no se trata de emociones sino de soluciones, así que dime si estoy ágil para la sociedad o no soy más que una carga insumisa e inamovible como esos huevones que están ahí.


2012/ DÍA 5

Acabo de regresar de vacaciones y Dios me premia con cinco cosas, una enemiga que administraba la información en la empresa se va al quinto pino, unos de un banco que me trataban antipáticamente ahora están en penuria y me hacen la pelota, una tienda de material a la que era penoso ir por estar en un cruce de calles me lo ponen ahora debajo de mi casa y en mi calle, me encuentro un billete de diez euros en el paso de metro de Tres Olivos, y con mi perdida memoria Él me hace llegar las cosas de tal forma para que la recobre y no pierda el tiempo.

Me acuerdo ahora que cuando iba las pasadas navidades por el túnel by-pass de la M-30 anoté:

"La filosofía es nuestro mundo, un mundo de Dios, donde Dios puede meter las narices..."

"Todos los que son de Dios nos dicen feliz navidad".

"Porque no me doy cuenta de lo que tengo Dios me lo concede, porque es belleza, porque es más belleza que mi amor..."


2012/ DÍA 6


Si no te gusta la gente que te encuentras en la calle menos te gustaría descubrir lo vulgares que son los que conducen los coches y que te atosigan por detrás excediendo los límites de velocidad y así hemos ido todos por encima de nuestras posibilidades.

Si no fuera porque Dios me da una tregua para que le vuelva a alcanzar no sé qué sería de mí que vuelvo a morder el polvo de Marte estando en mi planeta y todo comenzó cuando reverencié al médico de mi ambulatorio antes que al párroco de mi iglesia porque hay un alimento que no nos deja de llegar y se trata de entrar con fuerza en la sociedad.

El Parque de Atracciones es un caldo de cultivo de las ideas infantiles que efluyen libremente y por eso se está tan a gusto porque las cabecitas de los niños están próximas a Dios. No me he querido montar en las sillas del aire porque tengo un buen recuerdo asociado a las del Tibidabo cuando era pequeñito.

Pienso ahora que tengo que luchar contra el conductismo de Pavlov que se te impone en la ciudad de Madrid cuando te obligan a meterte en un túnel del metro y cuando las administrativas de la oficina te quieren obligar a hacer una cosa contra toda razón.

Me asusta pensar que saltando esta noche en la discoteca Verdi me salte el corazón y tengo a veces mareos de cabeza y pienso que me voy a desmayar.

Mientras puedas escapar de la gente no sufres tanto lo malo es cuando te encierran en una cola de la atracción, en un centro de trabajo, en una espera de semáforo y de metro, en los pasillos de los supermercados, en la barra abultada de una cafetería y estás deseando espacios libres y vacíos de la masa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario