agosto 24, 2012

ANOTACIONES DE UN VIAJE DE VACACIONES POR PORTUGAL 2012

Siempre hay que obedecer a alguien y nuestros niños no obedecen a nadie.

Cuando mi mujer me da dinero para pagar los billetes del tren yo le devuelvo los billetes del cambio y me quedo con la calderilla porque esto es un matriarcado de verdad y como Dios manda.

En ese pueblo portugués me querían vender los zapatos más caros y los feos.

Hay gente que no sale de la tienda del chino de la playa en todas las vacaciones.

Algunos hartos de aguantar a sus niños en las vacaciones los dejan ahogarse en la piscina del hotel no sea que se los acaben cargando a ellos.

Me cansa tener tanto cuerpo que broncearme.

Los de Lisboa
están muy locos
peor que los de Madrid
pero que es por otra cosa

Después de ver el monasterio de Alcobaça
me da por madrugar y rezar
los aires que corren por aquí
entre los dos ríos
santifican el lugar

a Peniche
a asomar la nariz
desde la Nariz

¿Sabes a qué edad subió la muralla de Óbidos?
A los cinco años.

Aquí es como si nunca me hubiera ido
siempre me quedé junto al sepulcro de Inés de Castro

Las sillas de los restaurantes galaicoportugueses y del camino de Santiago son bajas para realzar la mesa y la servidumbre de los menesterosos.

Entre las dunas de Sao Martinho
el francés del camping
o va a mear
o es que ha visto un tiburón
y la niebla parece un muro

Están pescando
a la Reina de Inglaterra
la sacaron de aquí
y luego la llevaron para allí,
a la niñita inglesa
tócale la fiebre
a ver si tiene frente

Ves unos tios muy pijos de la duquesa y luego ves a unos tios guarros del camping que se mezclan por la noche en el paseo marítimo, y esto no lo veo mal y es democracia, pero yo no participo y no caso con ellos.

Los hombres célebres y políticos portugueses cuántas veces limpiaron sus casas.

Yo siempre veo el buen sitio para sentarse en la cafetería Oceano pero se lo cedo a mi pareja.

Tenemos que dormir ocho horas y el resto llenar los saquiños de dinero y miccionar varias veces al día en los cuartos de baño y no parar de ingerir alimentos que han de ser buenos si queremos ser felices, encima preocupados por los temitas del sexo y con una manía enferma por consumir lo que nos ponen a la vista, y no paramos de decir tonterías y de recluirnos en el silencio y en la desconfianza de nuestros semejantes, y quiero con esto en lo más noble hacer una oración a Dios y aun me sepa bien la música de las ondas por doquier.

Inventamos los móviles, los motores de gasolina, la electricidad, las bebidas gaseosas y el SPA y qué queremos más si nos seguimos muriendo al regresar a la ciudad.

Cuánto tarda el camarero
en venir a cobrarme
ahora cuando venga
le diré
no ves que me he puesto el pijama

Se pasea en plan guasón
canta canciones que conocen
la gente las deletrea

Tenía que venir Jesús
tocarlos con tanto 
adorno en las tiendas
y dejarlos como la higuera

Arfe la llama de tu espíritu maligno en la vela de la casa que tú me has prestado por vacaciones por el apagón general en el pueblo de tanto veraneante que ha llegado en sábado noche.

Este niño
me matará
porque tiene
la mirada de los ángeles

Cuando en Madrid hace 28 grados de noche,
en Sao Martinho se está muy a gusto,
y formidable
donde el invierno pasa el verano

No sé si es el calor
pero la gente está muy picada

Como tú vas pinchando
la gente te va a dar
en vez de rodearla con suavidad
y te vas a quedar sin punta,
pues vete ya Nicolás
porque aquí no pintas nada

Si te metes el dedo en el culo
y te lo hueles
te diré a lo que sabe el pueblo
que va a la playa,
afortunadamente
ahora utiliza toallitas
aunque las tira al inodoro

Ella cojeada del pie izquierdo
y él cojeaba del pie derecho,
pero iban agarrados
y abrazados,
Gascón y Cascán,
se casaron y tuvieron
una hija

Fátima
el supermercado de la Fe

En Caldas da Rainha
sujeto a aires judíos

Minimalismo a todas horas
quiero minimalismo en mi casa
fuera cosas
fuera fotos
fuera todo
y solo mi mente
con un poco de espacio

LA PALESTINA
En la playa
ella raqueteaba más fuerte
y yo le daba más suave
para que siguiera contestándome





No hay comentarios:

Publicar un comentario