July 24, 2012

EL CUARTO DE ESTAR DE LA CALLE SANTIAGO BERNABÉU


Era en aquellas corrientes del colegio religioso donde mamé el espíritu evangélico de las puertas siempre abiertas a la libertad y a la luz del Cielo.

Me dijeron que tenía la campanilla partida y que no podría hablar.


Estamos más preocupados del callar,

que del hablar
Más preocupados del vestir
que del decir

que el miedo pase

no luche en contra
ni huya de él

Cada mañana me levanto como si no recordara,/ me he acostumbrado a vivir en Madrid como si no quedara piedra sobre piedra.


Mundo de pasatiempos hasta que la sangre llega a su cauce,/ mundo de cuevas hasta que el viento entra y te echa fuera,/ mundo de aburridos donde siempre se hace lo mismo/ miedo a mancharme.


Si tú no aguantas el tipo a primera hora de la mañana mira cómo lo aguantará un pobre moribundo con su madre por las calles de Madrid mientras ellos viven mudos y en silencio y tibios como si Dios no existiera y aún le retuercen el brazo a Cristo.


Ellos no me lo van a mostrar,/ Jesús era el que yo escuchaba y atendía/ era yo el que debía hablar.


Cuando cierras los ojos, ojos penosos que se sienten nada,/ que estamos y podemos no estar,/ y que para todos es lo mismo,/ siento pena cada noche cuando veo a toda la estirpe humana acostarse,/ todavía no estamos rendidos,/ ojos cansados y sin explicación,/ entonces dormir solo es un respiro,/ y que pase otro invierno.


Si fuera por la calle diciéndome me merezco todos los besos/ si fuera por la calle como queriendo tocar a todos para amarles/ pero no aislado y reservado a distancia/ y sin tierno contacto,/ donde la forma mental de la edad del ser no da más que la del físico,/ donde no te atrapen ni te enreden porque fácil es parasitar y dejarse.



Afortunadamente todos permanecemos estables y el imperialismo moral no entra en nuestra casa, las rarezas de la tele no nos parecen pesadillas que haya que llevarse a la cama, y las rarezas de la calle aunque nos atosigan y huelen mal, y parecen escandalosos modos de vida, y las oficinas de chanchulleros por la pieza apresada donde no cabe la educación.


Podemos tener amaneceres santos aunque viva en una humilde choza si Dios me da un día más y comprendo que mi mente está presa en el cuerpo limitado que no debe mermar.


No me creo que te mueras sin haber conocido a Dios.

No me atormentes con las penas del infierno, si tú tienes otra vida, te aseguro que es en esencia.
Nunca te pongas detrás de la puerta de Dios, porque puede abrirla y darte un golpe.

Dios es bueno y tiene misericordia y se deja conmover por la oración de sus amigos los santos y cuánto tiempo llevas tú sin cometer pecado.


Qué es el mal para que te acuerdes de él, un grito espantoso en la calle, un llanto en la casa triste.


Si no se tiene juventud

no se es nada.
Al creerme Dios
en un instante
todo perdido.

No hay nada en la calle,

y no esperemos nada,
no hay nada
de nada,
ya no hay nada
ni habrá nada.

Me desnudo

del nombre.
El nombre
que me pones
no lo quiero.

Debes mirar para conocer el mal y robarle su esencia al madrileño y espantar al demonio que lleva dentro pero debes hablar para golpear su puerta y sacarlo fuera y tomar su choza para que la persona entonces se tenga que buscar una nueva casa después de acudir a rezar al templo y reza para ayudar y para que descubra el daño.


Que todo se acaba y que todo es finito, sin vida y sin testimonio, que no sé a ciencia cierta si alguien recordará que he sido y si sacará provecho de ello, que no sé a ciencia cierta a qué tanatorio irán a parar mis huesos y que eso sí la muerte se lo llevará todo incluso mi recuerdo de las cosas.


Si yo fuera de otro país imaginario con otro aspecto físico y otra indumentaria, y si yo no estuviera aquí para siempre sino que tendría que regresar a mi lugar, tomaría cierta distancia a la hora de afrontar los hechos cotidianos en Madrid.



Refunfuñas como un niño/ cuando Dios no da una señal/ este es el signo de tu nacimiento/ y esto a Él le hace gracia y le gusta ver/ y para dejarte tranquilo y bien/ por tu mucha fe te la da/ tú mismo fuiste señalado por los demás/ en tu cruz de amor y esperanza/ tú mismo recorriste el mundo/ y empuñaron el arma/ y empuñaron la injusticia/ tú mismo fuiste crucificado/ y surgió el símbolo del llanto y del dolor/ y surgió la maldición de la muerte/ y esta es la señal/ que resucitó/ y nos dará la vida eterna.



No quiero tener en la cabeza los problemas de nadie,/ tengo los míos y son muy pocos,/ eso es que hago las cosas bien y Dios quiere que sea así,/ necesité poco y he consumido por necesidad,/ soy de centro cristiano ni burgués ni comunista,/ no me he dormido no he parado de luchar y hacer cosas,/ la Iglesia hizo mi clase media y me mantuve en ella a pesar de los socialistas,/ no tengo dependencias de nadie,/ no con quien naces sino con quien paces/ y dime con quién andas y te diré quién eres.

Todos los años que viviste arrastrándote por los largos inviernos y los calurosos veranos y que lo aguantó todo tu cuerpo durante diecisiete años y ahora me das pena, que tengas que seguir sin poder cambiar cuando no te llega el aire.


El ser no puede dar más de sí que el físico.


Si decidiera ser normal porque serlo es lo menos común de lo humano, ser un ciudadano normal y un pasajero normal de los transportes públicos, ser un normal visitante de la ciudad y un normal vecino de la comunidad.


Qué es un comportamiento moral, mantener al desconocido una mirada normal, no hacer aspavientos cuando te sientas al lado de alguien, no mostrar inquietud por lo que agobia y qué tareas productivas se realizan en casa.


Si no vas a la iglesia/ más te vale estar solo/ porque tu fe no te traicione/ y pueda seguir dándote muestras del Espíritu Santo/ quién sabe si al final/ no te convencerás de que lo que tenías/ era muy valioso/ y necesita la lumbre universal de la Iglesia/ porque ya el bautismo fue chispa/ y encendió a tu alma cristiana con la nube transformadora de Dios.


Esos jardines de la iglesia no me hacían daño cuando hacía frío/ los de las clases de filosofía sí que me lo hacían,/ porque no se puede tener por maestro a alguien que sea diferente a Jesús,/ ni por compañero a quien no sea mi hermano.


Porque no mencionáis a Dios,/ Dios también os despreciará a vosotros,/ y cargado de novedades pasará de largo/ y tocará dos veces en la puerta del portero,/ y no te coloques detrás de la puerta porque cuando la abra te golpeará,/ y si te colocaste al lado solo verás salir a la felicidad,/ y si te colocaste dentro con Dios/ será la Casa de la Gracia,/ tú mismo sentirás la invitación a estar con Él.


En el domingo se iluminaba el centro del tiempo de la semana que estaba siempre muerto.


Todo perdido por no ir a misa, quiero pasar mis ratos sentado en el banquillo de la iglesia, aunque no sea más que recibiendo los sacramentos con la vista y el sentir del despertar espiritual, quiero volar al salir fuera con el espíritu santo en el corazón y en la mente encendida con un sol que nadie puede parar.


Por qué se conserva tan buen espíritu al madrugar y durante el día a pesar de la caló y a pesar de no haber comido sino porque se tiene a Dios dentro.


Este movimiento de la sociedad no tiene cabeza, no hay nadie de pie, con voz clara y sin notas, porque el individuo es amorfo y cobarde, y que crezca la masa, patada y putada y nada...


No es normal que alguien silbe en el vagón del Metro, ni que unas marujas conversen que ya no quedan jóvenes caballerosos, no es normal tirar una mirada al suelo como si todos te fueran a hacer daño, es normal ir abrigado en invierno y esperar verlas pasar, y no es normal te vea mucha gente sin hacer nada.


A veces nos vendría bien no saber de la verdad más de la mitad y aunque anticipábamos los sucesos por finalizados, teníamos que remar a brazadas lo que nos costaba mucho porque sobrevivíamos y nadie nos había roto las piernas.


Nada hay imposible

para un joven
del estar consigo mismo
y con Dios.

Debiera intentarlo por ello

y conseguirlo.

Sabemos que este socialismo soberbio y prevaricador no ha tenido más que ver con el cristianismo que con el capitalismo.



Las cosas se hacen bien y los partidos se presentan para ser elegidos y la gente participa de las elecciones de sus representantes. Hay una diferencia entre tenerlo todo claro y pensar que no hay nada claro. Si nos equivocamos en nuestras verdades podemos rectificar y reparar la injusticia pero si dudamos de todo tampoco movemos un dedo.



No deberíamos de ver tantas imágenes y concentrarnos tanto en la televisión porque debiéramos disfrutar como en el cine de las impresiones que en los paisajes que conocemos nos da Dios a modo de fotografías o esencias pensativas que llevan en sus estelas todo un tesoro de significados de la vida a desenterrar de la caverna cerebral y a descubrir en el rastro de la memoria la sublime prestancia republicana que nos da.

La única recompensa que tenemos es el sexo, leer y tener una conversación amena no se estila en este verano de días de estampida, donde nos hacemos hornillos con los coches y las camas, y el viento de la sequedad de final de temporada nos devolverá a la casa sin muebles.


Esta familia está muy perdida en valores y aunque les pongan el papel de la salvación evangélica en la cara no lo firman y si lo escucharon y encima lo vieron en la visita de la persona de Jesús, doble es la condenación de sus vidas sin sal, triste e inanes.


Para salir de este hoyo habría que hacer un esfuerzo que supere nuestras fuerzas, ya no te achacaré tu incapacidad sino que me haré comprensivo con ella, no te regañaré ni amonestaré, espero que vayas reaccionando.


tenemos que dormir y dejar pasar el tiempo/ y levantarnos de nuevo,/ un niño altanero y vocero en el patio



cuando cierras los ojos,/ ojos penosos que se sienten nada,/ que estamos y podemos no estar,/ y que para todos es lo mismo,/ siento pena cada noche cuando veo a toda la estirpe humana acostarse,/ todavía no estamos rendidos,/ ojos cansados y sin explicación,/ pero si has triunfado de día,/ cuyo azar no se sabe si está en tus manos,/ entonces dormir solo es un respiro,/ y que pase otro invierno

Imagínate que mañana no tienes trabajo, que nunca lo vas a tener/


Las cosas ocurren porque tienen que suceder, porque están predispuestas por Dios en su hacer, porque sino no ocurrirían, porque Dios quiere que sean así, y solo cuando nos apartamos de Él ocurren de una manera nefasta. Así que cuando ocurre un incidente como un rayo, un trueno y una lluvia copiosa en Madrid no es porque sí de la naturaleza sino una señal de que Dios está ahí y de que no debemos tenerle ningún miedo porque verdaderamente es un padre cariñoso que no nos hará ningún daño.


Son las personas maravillosas lo que hace que la ciudad sea Maravillosa, pero esto no es Madrid, y nos reíamos cuando comentábamos que era nada para el pueblo con un partido pero cómo nos lo podíamos creer.



No puedo seguir adelante porque estoy pegado a mi estupidez, encharcado en las babas de mis palabras, porque pido ya que actúe Dios porque el mundo no tiene las letras suficientes ni el tiempo debido para cambiar de rumbo y pido que no sea demasiado lo que tengamos que dejar atrás sino que la vida permanezca y la amistad y el amor entre las personas y así dulcemente cese toda guerra y toda hambre y toda ideología pestilente y confusa y sin sentido y que no se abandonen los faros de los Padres de la Iglesia ni toda la luz generada por la Iglesia que pedimos ahora y la nueva realidad nos urge que no puede esperar ni quedar en vana materia alézica.

Que todo se acaba y que todo es finito, mi vida y mi testimonio, que no sé a ciencia cierta si alguien recordará lo que he sido y si sacará provecho de ello, que no sé a ciencia cierta adonde iré a parar con mis huesos y que eso sí la muerte se lo llevará todo incluso mi recuerdo porque no era más que una mota de polvo.

El tiempo no se retrocede/ para el que no cree/ que los sufrimientos pasaron/ y solo nos queda disfrutar/ la nueva compañía/ la nueva casa/ y el nuevo lugar,/ donde todo trabajo queda superado/ donde toda salud nos acompaña/ donde los hijos nos dan la felicidad/ y Dios está con nosotros/ para avanzar/ frente a todo mal.


Si yo pudiera rezar,/ si yo pudiera rezar los sábados por la mañana en una iglesia,/ qué pasa cuando rezas/ que te metes en el enjambre,/ en el lío,/ en lo real,/ a surcar los mares,/ a sacar provecho,/ con peligro,/ en el cerco de la caridad del día veinticinco,/ iba andando solo y me dije,/ pues no lo sé,/ no llego a fin de mes/ algo Dios hará.


Ser libre es tener una sociedad libre/ ser libre es tener esclavos alrededor,/ ser libre para quitar o para dar libertad a los demás,/ ser libre es no trabajar,/ ser libre significa trabajar en lo que te gusta y cuando te apetece,/ como jugar,/ tener dinero/ ganas tiempo/ ganas conocimiento/ ganas alimentación y salud/ una sociedad libre garantiza esto a todos.


Cómo vive la gente,/ cómo ha vivido la gente,/ y cómo espera vivir la gente,/ y cómo consideramos la pérdida del bienestar/ y los tiempos de la libertad


Pero yo no rezo/ porque no pido,/ pero Él se da cuenta de lo que percibo/ y de lo que quiero/ que es queremos/ y por eso le canto,/ porque estoy contento/ que esté presente en este enjambre de metomentodos.


Cuando te hacen el bien amas más/ y cuando todo sale bien estás contento para amar más/ bajando el listón de tus requisitos para amar/ y cuando la temperatura es grata deseas amar más/ y cuando alguien te asegura la vida todavía más.


La manera que tiene la gente de comer es que le duelen los dientes y el frotarse los ojos es que no ve con claridad y la manera de andar es que les molesta la pantorrilla, y la planta del cuerpo, lo que  me dice que en domingo no saldré sino para visitar el sagrario.


Hay una edad en que la gente ya no interesa si no tiene capital y solo vemos verdaderamente si su carne podría ser comestible y si al menos no hiede pero como ni eso se da y como el sexo con ese individuo resulta repugnante, dime qué es lo que queda ya.


Para las cosas de Dios debe haber siempre tiempo.

Tu Dios está sentado/ qué felicidad,/ mi Dios está crucificado,/ qué dolor. El que afirma estar unido a Jesús debe comportarse como él se comportó. La vida es, para mí, un camino ante los ojos de Dios. Tantos somos que yo no puedo ni debo importar nada.

No podemos estarnos quietos en casa sin consumir a todas horas aquello que lleva cartón, envoltorio y código de barras.


Menudo matadero de aves y carnes tenemos que preparar todos los días para dar de comer a toda la muchedumbre que se mueve desde la Castellana a Arganda.


La gente está muy mal físicamente, está fatal, no sé qué vida llevan, todos los días son raros y raros, está la gente muy preocupada, os están destrozando el panorama, no sé que os va a quedar sano.


Cómo acabar con las antojeras, caprichos e impetuosidades de los numerosos demonios, cucarachos y piojos de la sociedad española.


Cuando de pequeño acudí a la primera Eucaristía, descubrí que ya lo sabía todo, que eso era todo, y que no había nada más, que había descubierto toda la verdad.


Ahora no puedes con ello pero cuando venga el Espíritu Santo lo releerás y lo comprenderás.


La caridad con el inconsciente es la locura.

El Espíritu sopla donde quiere.

Conócete que el ego corporal es odioso porque quiere hacerse el centro de todo.


La naturaleza humana es tan pobre que no se la puede juzgar a una jugada.


Es muy triste pensar que puedo perderme como Pulgarcito sin los pedazos de pan de las diferentes Eucaristías que tuve.


Si fuera por la calle diciéndome me merezco todos los besos/ si fuera por la calle como queriendo tocar a todos para amarles.




Yo ya estoy entre los elegibles para la muerte,/ la misma Muerte que pasa por mi calle,/ si no fuera porque hay que ser respetuoso con el proceder de los pasos,/ te diría que me voy hoy mismo al juicio luminoso,/ y que mañana no me esperes,/ porque no me verás más.

Por qué las iglesias recogen a toda la escoria del mundo, para curarla y sanarla de los malos sentimientos y pensamientos, y devolverla al mundo con un carácter fuerte para que o lo derribe o con él nos ataque de nuevo pero esto es en el paciente una progresión del Espíritu Santo.

A mí me gustaría se bueno pero hay mucha gente que se empeña en decirme que no lo soy y que estoy en pecado.

Puede ser tremendamente desesperante moverse por las estrellas sin apenas ver vida como que te empujen por la tierra sin apenas naturaleza que nos haga disfrutar y rejuvenecer.

Cuando tengas dudas/ más Eucaristía/ y más fe/ que la sabiduría no la alcanza/ y se queda corta/ ante esta verdad.

Amándote a ti amo a Dios,
y amando a Dios te amo a ti.
El Amor es lo que amo.

Sabes que los frutos que la verdad hizo en España, en sus plazas y en sus iglesias, en sus colegios y en sus estrados, y sabes que no sé cómo esta verdad evangélica está comprimida en nuestras almas para que alcancemos la satisfacción de nuestra búsqueda de la verdad.

No lo digas,/ no cometas pecado/ en tu muy libre decir/ está el pecado/ porque lo dijiste/ ya no tiene remedio/ vino el demonio/ a tomar posesión/ de la palabra/ del lugar/ de los otros/ y de ti.

El ciego/ pide un milagro atisbando a Jesús en la Cruz y a la Virgen en la iglesia/ y como no os veo/ haced que vea.

Quieres perfumarte de la iglesia/ quédate después de misa un rato.






No comments:

Post a Comment