julio 21, 2011

LA MISIÓN ADHIERE MADRILEÑOS

Si pensara que las virtudes son mías, quién me dio el día de abrir los ojos, toda mi vida ha sido pecado tras pecado, los pobres y los que sufren están esperando y yo tan regalado, el campo está lleno de abrojos y yo tan tranquilo, este mundo cansado y agobiado y no tiene donde reposar y yo lo miro sin comprensión, solo tener a Dios es mi pasión y es mi ejemplo por la vida gozarme en Él sin perder la paz y la tranquilidad, sin tener miedo a mis muchos enemigos y ayudando a mis hermanos en la fe pero dime qué más debo conquistar.

Dicen que los madrileños hablan claro y fino y que se les entiende en todas partes y que se hacen entender y que ya no son tan chulos y chisperos porque quieren ser trabajadores y santos como san Isidro y santa María de la Cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario