julio 31, 2011

LA INSIGNIFICANTE ALMA

La conciencia se alarga como un chicle. Ahora no puedes con ello pero cuando venga el Espíritu Santo lo releerás y lo comprenderás por lo que Él te dará tiempo y te empujará a la tarea.

Todas las almas van al mismo banco de almas y cuando es necesario se invierte para que salgan a dar una vuelta. Tu talento es tu alma aunque nunca deba ser moneda de cambio.

Sabes los frutos que la verdad hizo en España, en sus plazas y en sus iglesias, en sus colegios y en sus estrados, y sabes que no sé cómo esta verdad evangélica está comprimida en nuestras almas para que alcancemos la satisfacción de nuestra búsqueda de la verdad.

He estado totalmente desconectado y en pecado y no era yo porque Dios no estaba conmigo y así la vida fue una insufrible modorra sin gozar de las brasas del Espíritu Vivo.

Desde lo alto se divisaba la labor y ésta era fácil porque en el hilo de la verdadera devoción al Espíritu de Jesús todo sale factible, cargadas las redes y con la mesura del tiempo, anda ven y ten fe en el espíritu de pobreza y de trabajo que no por menos limpio nos lleva a alcanzar las más altas metas y al descanso de los santos.

He querido reducir a Dios al conocimiento y lo he desvalorizado bajo las estrellas del Infinito, Eduardo Punset.

A ver dónde me llevará Dios, de tanto sufrimiento y dolor en la infancia que esperaba sin pasión el mañana, que no entendía de alegrías ni de felicidad, donde todo era feo y la tristeza y la melancolía se adentraban en mi casa hasta que llegó la adolescencia y el amor, sí la mujer hermosa y cariñosa fue mi salvación y el creer firmente en Dios que me había dado la vida para gozarme en ella sin pecar y el alma me la dio para avanzar en el conocimiento.

El alma está donde esté Dios, por respeto Punset no debo hablar de lo que es el alma, el alma es de Dios y está en nuestros cuerpos porque Él lo quiso así, al nacer nos dio el alma como luego nos dio el habla y el espíritu de hijos y el espíritu de paternidad para ser semejantes a Él, y el alma no almea porque es la memoria de la Verdad, y la verdad es relativa al proceder primero de Dios y el proceso lo hacen los humanos al valorar el no perderla y que esta semilla de Dios se metamorfosea en las nuevas vidas porque es de esencia incajonable y queda en suspensa existencia como Dios que en un soplo la llena de Espíritu Santo.

Si el cuerpo se desata y se destruye nuestra alma va al Cielo a gozar de la unión con la Santísima Trinidad así que esforcémonos en que vaya con menos mancha y purifiquémosla del cuerpo pecador para que su imagen nos muestre la gloria que se alcanza en vida y en muerte porque es eterna y nunca muere aunque la posea el mismo demonio y apague su brillo y su gracia.

No se es pobre de alma por no tener nada sino por escupir sobre las cosas sagradas y santas y por murmurar la gracia merecida de las buenas personas y por inquirir al amigo para condenarlo y aun ahorcarlo y se es pobre por estar a la zaga de dar rienda suelta a los deseos impuros y culminarlo todo en hacer un daño aún más inmenso.

Pasan los días y todo se va renovando, la carta que jugamos sale cada vez más triunfadora, mortificados los pecados éstos quedan perdonados, nuestros desvelos por el trabajo se realizan sin pena y con éxito, nuestros viajes transcurren con el reloj en punto del lugar y en la hora que se debía llegar para no perder la ocasión de lo magnífico, nuestra alma está más Unida a Dios y se nota en la adquisición de los dones del Espíritu Santo, el alma no nos cabe en el pecho ni en la cabeza, porque es un bien tan inmenso que necesitamos más superficie donde realizarlo.

De lo malo que tuvo la soledad fue no encontrar ayuda y buscar una pronta solución que por herida que estaba era errónea y sin camino de vuelta y sin poder detenerme siempre así porque habían abofeteado mi alma y yo la dejé de lado como si no fuera mía y así espera Jesús despertarla cuando en unas risas y alegría interior descubra la grandeza de ella que es eterna y goza de la visión de la Santísima Trinidad.

Es haciendo cosas buenas como nos olvidamos de nuestra paralización y de haber hecho el mal, es la satisfacción de lo bien hecho y de lo bien amado lo que nos hace ser felices y llevar el alma limpia hacia la unión con Dios y como se recupera nuestro presto natural de alma de niño que fue rasgada por las vanidades del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario