julio 21, 2011

EL ZIMOSÍMETRO DEL ALMA

Y si a un niño le dices tú eres así de alegre e inteligente porque con este mismo agua recibiste el bautismo cuando tenías solo unos días de nacimiento y así recibiste a Dios en tu mente como si fuera tu casa pero tus primos no recibieron el bautismo para apartar todo mal futuro de sus vidas y por tanto les falta vida y no son alegres y hay que arreglarlos.

Qué hubiera sido de mí sin mis amigos y amigas que me abrieron la puerta del templo y de mi mente para que saliera a pasear y disfrutar de las delicias de Dios, que me indicaron el camino de la felicidad aunque ellos no lo tomaran y que se apartaron y se echaron a un lado para no pecar en lo sagrado y suavemente no hacerme pecar a mí, éstas son las verdaderas inteligencias auxiliares de Gracián que luego segurirán mis pasos.

Como si el cerebro fuera más inteligente que la fe, rechazas lo que habías aprendido del amor y la ética de Jesús en la escuela y que ya había madurado pero en el salto a las alturas de los milagros y del ser santo rechazas la fe por pereza y cobardía y sordo y ciego ya no quieres escuchar la Palabra de Dios y menos aún fructificarla dentro y así muchas almas mueren y van al innfierno si no fuera porque todavía su amor es mucho y no es más que una ignorancia de analfabetos sobrevenidos a los que buscamos reparo por ellos mismos.

Te pierdes en las galerías profundas de la mente con los pies descalzos en si Jesús fue solo hombre y solo Dios, y la fe te dice que lo que Él pensaba era divino y profundamente humano y lo que hacía está más allá de lo creíble pero algo hay de que pueda ser así si resucitó y nos trajo la vida eterna y la fe en él nos marca nuestro tiempo en décimas de fiebre de la razón y la fe alargada.

Sabes que nunca vas a ver la desgracia pero no quieres estar en la primera línea de la desgracia, no quieres estar con los que sufren, con los que son golpeados y con los que sufren desmayos ni con los que pueden morir y no haces nada porque estás absorto ante lo que pasa a tu alrededor.

El alma es particular como un patio personal, es alta y hermosa y dada por Dios, nunca muere y resucita en todo momento que Él lo quiera así, es parte de la sagrada forma más querida por Dios y que se recrea en el alma de los niños de Jesús, los jóvenes de los discípulos y los sabios de los viejos.

Cuáles son nuestros afanes que no nos llevan sino solo estar con Dios y cumplir su voluntad bien pensada y no tener miedo de nada ni de nadie y amar a todas horas a todos y rezar y perdonar, por los pecadores y no pecar con el cuerpo sino perderse en todo esto y no mirar por uno mismo para ganar el alma que resucitará en buena hora si seguimos así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario