julio 10, 2011

EL ROSTRO DEL ESPÍRITU SANTO












La exposición del Santísimo Sacramento Eucarístico durante todas las horas en Toledo significa que el ángel barredor de impurezas no duerme ni descansa dejando claras las noches y preparando los pasos de la mañana siguiente, dejando la mente vacía y borrada de todos nuestros anhelos carnales y el cuerpo desfallece de verse elevado a alcanzar las delicias del Cielo del Greco porque ya no es el cuerpo el que se mueve a sí mismo sino que lo mueve la persona del Espíritu Santo.

Si vistes al Padre, tu mirada refleja al Padre y puede dar mucho bien y mucho daño. Parece que das algo con tu mirada. Me gusta mirar a los ojos del sacerdote cuando comulgo aunque él más mire a la sagrada forma. Si crees en ello entonces todo se mueve.

Ya podría no saber yo y transcurrir por las calles nocturnas de Toledo, y no saber cómo se levantaron los edificios y las casas señoriales y las catedrales y aun las fuentes y empedrado de las calles cuesta abajo y cuesta arriba y por qué se hicieron así en silencio y sin saber nada como si los ángeles las levantaran y sus gentes transcurrieran por ellas en tránsito de gracia edificante así los populares pueden ver levantadas del día a la mañana todas sus propuestas para que permanezcan en el tiempo.

Él se extenderá sobre mí como una plaga/ y yo moriré o quedaré limpio con su Espíritu Santo/ para el nuevo amanecer/ en que se hayan retirado las tinieblas nocturnas socialistas/ y el día quede limpio y claro para hacer algo de provecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario