diciembre 29, 2014

EL CORAZÓN SEXUAL DE INVIERNO

Necesito un buen amor.

Necesito trabajar más que follar.

La Navidad socializa con el matrimonio y la familia a las personas.

Quién inventó la pareja.
La mujer.

Quién sentimentalizó la relación sexual.
La mujer.

Un amor efímero.

Un obsesivo amor perpetuo.

Se trata de no aburrirse.

Amor siempre en libertad.

Me aceptas, me recibes y me valoras.

El sexo es para el matrimonio.

Sino individuos egoístas que no protegen a nadie.

Y se deshace la sociedad.

También la religión trata de reprimir estos impulsos anarquistas de la sexualidad.

El amor edifica y es sagrado aunque no sea algo limpio porque el cuerpo no es puro.

Las mujeres están castradas de ahí todas sus manías.

Sigue la lucha de género.

A no ser que ella te sirva generosamente.

Porque tu generosamente la sirves.

De ahí a un paso olvidado todo es engaño.

En algunos casos el amor solo es un contrato.

El principal fin del matrimonio es la prole, el patrimonio y la herencia.

Machismo es no considerar que el placer del acto sexual es un regalo que hace la mujer y que hay que pagar.

Quién educó en los afectos sino la mujer.

El matrimonio es una asociación y una pyme.

Si el matrimonio tiene un hijo se llama familia.

Las empresas multinacionales no quieren que sus jóvenes ejecutivos guerreros tengan familias.

El sistema de la comunicación social está cambiando el acto familiar por otro interactivo e intersocial llegando a disolver la familia.

Está cambiando la cultura.
La religión y los colegios mantienen la tradición y las normas del Estado.

La procreación demuestra la virilidad de los hombres manteniendo su nombre apellido.

Solo la madre y los hijos están realmente unidos.
Los hombres vienen y van.
Ellas lo pueden decidir así.

La adolescencia es una amenaza y un tormento porque rompe esta unión de corazón a corazón.
Cada vez hay más núcleos familiares que están constituidos por madre e hija.

Puedo jugar al placer contigo.
Puedo tener comunicación de afectos contigo.
Podemos convivir.
Y tener hijos.

Se trata de crear felicidad.
Satisfacción.
Los amores perezosos buscan placer y comodidad.
Alegría.
Que algo bueno o bello o brillante exista.
Exige sacrificio.
El deseo.
Los seres humanos no quieren estar saciados.
Quieren tener sed.
Hay que desear lo deseable.
La satisfacción del deseo puede producir graves daños al sujeto o a otras personas.
El deseo puede llevar a la muerte.
Para ser rico hay que ser pobre en deseos.
El capitalismo estimula los deseos de los ciudadanos.
Nos vamos llenando de más cosas sustantivas y fatuas.
El deseo sexual o la lujuria es peligroso.

Valiente es el que es señor de sus pasiones.
La sabiduría libera el alma de las pasiones.

Yo escucho y bailo música por armonía.
Yo me enamoro por armonía.
Yo converso por armonía.

Eros, la manía o la locura.
El enfermo de amor, el enamorado o el enloquecido.
El sexo juego y diversión.
O el sexo familia y trabajo.

La mujer es fuego y el hombre estopa.

La libertad.
No nos salen las cuentas.
La relación amorosa es dependencia y compromiso.

La fe.
No espero nada del amor.
No espero nada de la relación afectiva.
Ni del sexo.
La lucha por la felicidad.

Deseo y juego.
La habituación en el habitáculo disminuye el podere incentivador del amor.
Las prostitutas saben de la variedad que exige su labor.

Una sexualidad moderna espontánea y sin vinculación.
Una sexualidad de la libertad.

Reforzar la autonomía.
Tenemos que aprender de ellas.
La autonomía masculina de la autosuficiencia e independencia.
La autonomía femenina de las relaciones y la colaboración.

Las mujeres están en contacto con las fuerzas que escapan al control del hombre.
Las mujeres quieren unirse a la fuerza del destino para anular la libertad.

Pero frente a la racionalidad del varón ella es un hervidero emocional.
Pero los hombres no son más perfectos por su razón ni más fuertes por su virtud.

Parece que el bien de la especie humana está en tener relaciones sexuales en todo tiempo.
La relación sexual nunca ha hecho bien a un hombre.
Y afortunados si no les ha hecho un mal.

No necesito follar.
Necesito querer y que me quieran.
Y acariciar y reírme y jugar y hacer el amor.
En un acto de amor es imprescindible el beso.

Cuando se ama con cuerpo, alma y espíritu se alcanza la felicidad.
Cuando se realiza el acto sexual con la mujer que se ama no solamente se experimenta ese rechazo de la cortesana prostituta sino que se siente más unido a ella.

Yo hoy he sentado la cabeza.
No tendré multideseos.
No se puede tener a tantas en la cabeza.
Lo que ha ganado ella desde que está con este chico.
Con el acto sexual recreas el don de la vida en la Tierra.
Siempre hay terremotos y maremotos en la vida.
Muchos por culpa del sexo.
Los besos de Navidad provocan huelgas.
Que nadie nos robe los besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario